/ viernes 8 de julio de 2022

Educación: sin soltar el timón

Existe un factor que ha contribuido enormemente a sumergir a nuestro sistema educativo en crisis eterna, parasitado, incapaz de valerse por sí mismo, requiriendo ayuda externa y superior para poder subsistir cada ejercicio presupuestal: se trata de la voluntad política con la cual se aborda el caso de Michoacán de Ocampo.

El inmenso déficit financiero, la deuda pública, la problemática en materia de gobernabilidad, de recursos humanos y de clima laboral al interior del gobierno estatal es prácticamente explicable partiendo de analizar los causales que parten de ser originados en el sistema educativo michoacano.

No estamos recibiendo el respaldo institucional de la federación, mientras en la entidad se hace lo que se puede con los recursos existentes. El ciclo escolar 2021-2022 oficialmente terminará el 28 de julio en Michoacán; pero ya hay muchos planteles que lo han dado por finiquitado, habiéndose celebrado incluso diversas ceremonias de clausura con la presencia de autoridades educativas.

Las clases presenciales en Michoacán comenzaron tarde y se están acabando antes. Partiendo de los días en los cuales hubo paro generalizado, mínimamente las afectaciones al ciclo escolar estarán entre los 30 y 40 días no laborados en las escuelas públicas. El llamado a sostener las labores en las escuelas no resuelve la situación por no contarse con una propuesta de valor para los 15 días de clases restantes. Las escuelas que sigan abriendo, inaceptablemente no cuentan con un programa establecido para el aprovechamiento del tiempo. Esto no es una situación que provenga de parte de los maestros, ni de los directivos, sino que tiene su origen en la Secretaría de Educación Pública, máxima dependencia educativa en la nación que no acertó a establecer actividades específicas a realizarse durante julio, con lo cual intenta infructuosamente deslindar su responsabilidad en las comunidades escolares.

Particularmente, hacer diagnósticos individuales en lo socioemocional y en materia de aprendizajes fue una asignatura pendiente, así como establecer un programa de recuperación. A manera de oscura envoltura ante las omisiones y descuidos de las autoridades en torno a garantizar los derechos de la infancia y juventud mexicanas, se regalaron calificaciones y el pase de año para todos.

Insertos como estamos en una quinta ola de contagios en una pandemia que parece no tener fin, se requieren mejores protocolos que permitan tomar las mejores medidas de bioseguridad en cada comunidad escolar, que exista infraestructura, equipamiento, consumibles, agua potable, vacunación universal y la reconstrucción integral de la red escolar que permita revertir las consecuencias del confinamiento.

Las consecuencias sociales como la pobreza, la desigualdad, la migración, el rezago educativo, la violencia y la delincuencia son también correlacionables con la escasa efectividad del sistema educativo michoacano nos acechan inmisericordes y sus efectos sobrevendrán en cascada en cuanto se claudique respecto a las responsabilidades educativas, en perjuicio de las generaciones en formación, las más vulnerables y las más marginadas, en quienes se suelen acentúan los efectos de los fenómenos más cruentos.

Para evitar el inminente tsunami, es tiempo de que hablemos del sistema educativo michoacano ante la federación con la emergencia que amerita el caso, logrando coordinación y despertando allá la voluntad de resolver definitivamente las circunstancias que aquejan al sistema educativo local. Si no se salva la circunstancia michoacana, más temprano que tarde las malas prácticas cundirán por las demás entidades federativas, como ya se empieza a vislumbrar.

La SEP no puede ser omisa, ni puede seguir dejando a la deriva el cumplimiento de sus responsabilidades con los sistemas educativos locales, de entre los cuales destaco el michoacano por añejo, irresuelto, complejo y desatendido: desde educación inicial hasta doctorado hay temas que requieren atención e intervención inmediata, urgente y con apego a la ley para ser solucionados desde las más altas esferas del poder educativo en la nación.

En suma, por encima del cálculo político y de los intereses electorales, siempre debe priorizarse atender las responsabilidades gubernamentales. Específicamente, como dolorosa lección, producto de lo acontecido desde el gobierno federal en materia educativa, hemos aprendido colectivamente que no se debe soltar el timón y se deben de redoblar esfuerzos para sobreponerse a las circunstancias heredadas, creadas y las externalidades como la pandemia. La educación nunca debería de estar a la deriva.

Sus comentarios son bienvenidos en eaviles@mexicanosprimero.org y en Twitter en @Erik_Aviles

*Doctor en ciencias del desarrollo regional y Director General de Mexicanos Primero capítulo Michoacán.

Existe un factor que ha contribuido enormemente a sumergir a nuestro sistema educativo en crisis eterna, parasitado, incapaz de valerse por sí mismo, requiriendo ayuda externa y superior para poder subsistir cada ejercicio presupuestal: se trata de la voluntad política con la cual se aborda el caso de Michoacán de Ocampo.

El inmenso déficit financiero, la deuda pública, la problemática en materia de gobernabilidad, de recursos humanos y de clima laboral al interior del gobierno estatal es prácticamente explicable partiendo de analizar los causales que parten de ser originados en el sistema educativo michoacano.

No estamos recibiendo el respaldo institucional de la federación, mientras en la entidad se hace lo que se puede con los recursos existentes. El ciclo escolar 2021-2022 oficialmente terminará el 28 de julio en Michoacán; pero ya hay muchos planteles que lo han dado por finiquitado, habiéndose celebrado incluso diversas ceremonias de clausura con la presencia de autoridades educativas.

Las clases presenciales en Michoacán comenzaron tarde y se están acabando antes. Partiendo de los días en los cuales hubo paro generalizado, mínimamente las afectaciones al ciclo escolar estarán entre los 30 y 40 días no laborados en las escuelas públicas. El llamado a sostener las labores en las escuelas no resuelve la situación por no contarse con una propuesta de valor para los 15 días de clases restantes. Las escuelas que sigan abriendo, inaceptablemente no cuentan con un programa establecido para el aprovechamiento del tiempo. Esto no es una situación que provenga de parte de los maestros, ni de los directivos, sino que tiene su origen en la Secretaría de Educación Pública, máxima dependencia educativa en la nación que no acertó a establecer actividades específicas a realizarse durante julio, con lo cual intenta infructuosamente deslindar su responsabilidad en las comunidades escolares.

Particularmente, hacer diagnósticos individuales en lo socioemocional y en materia de aprendizajes fue una asignatura pendiente, así como establecer un programa de recuperación. A manera de oscura envoltura ante las omisiones y descuidos de las autoridades en torno a garantizar los derechos de la infancia y juventud mexicanas, se regalaron calificaciones y el pase de año para todos.

Insertos como estamos en una quinta ola de contagios en una pandemia que parece no tener fin, se requieren mejores protocolos que permitan tomar las mejores medidas de bioseguridad en cada comunidad escolar, que exista infraestructura, equipamiento, consumibles, agua potable, vacunación universal y la reconstrucción integral de la red escolar que permita revertir las consecuencias del confinamiento.

Las consecuencias sociales como la pobreza, la desigualdad, la migración, el rezago educativo, la violencia y la delincuencia son también correlacionables con la escasa efectividad del sistema educativo michoacano nos acechan inmisericordes y sus efectos sobrevendrán en cascada en cuanto se claudique respecto a las responsabilidades educativas, en perjuicio de las generaciones en formación, las más vulnerables y las más marginadas, en quienes se suelen acentúan los efectos de los fenómenos más cruentos.

Para evitar el inminente tsunami, es tiempo de que hablemos del sistema educativo michoacano ante la federación con la emergencia que amerita el caso, logrando coordinación y despertando allá la voluntad de resolver definitivamente las circunstancias que aquejan al sistema educativo local. Si no se salva la circunstancia michoacana, más temprano que tarde las malas prácticas cundirán por las demás entidades federativas, como ya se empieza a vislumbrar.

La SEP no puede ser omisa, ni puede seguir dejando a la deriva el cumplimiento de sus responsabilidades con los sistemas educativos locales, de entre los cuales destaco el michoacano por añejo, irresuelto, complejo y desatendido: desde educación inicial hasta doctorado hay temas que requieren atención e intervención inmediata, urgente y con apego a la ley para ser solucionados desde las más altas esferas del poder educativo en la nación.

En suma, por encima del cálculo político y de los intereses electorales, siempre debe priorizarse atender las responsabilidades gubernamentales. Específicamente, como dolorosa lección, producto de lo acontecido desde el gobierno federal en materia educativa, hemos aprendido colectivamente que no se debe soltar el timón y se deben de redoblar esfuerzos para sobreponerse a las circunstancias heredadas, creadas y las externalidades como la pandemia. La educación nunca debería de estar a la deriva.

Sus comentarios son bienvenidos en eaviles@mexicanosprimero.org y en Twitter en @Erik_Aviles

*Doctor en ciencias del desarrollo regional y Director General de Mexicanos Primero capítulo Michoacán.

ÚLTIMASCOLUMNAS
lunes 08 de agosto de 2022

Educación: elegir a los mejores

Hablemos de Michoacán

Horacio Erik Avilés Martínez

lunes 01 de agosto de 2022

A mejorar La Escuela Es Nuestra

Hablemos de Michoacán

Horacio Erik Avilés Martínez

lunes 18 de julio de 2022

¡Exijamos educación científica!

Hablemos de Michoacán

Horacio Erik Avilés Martínez

viernes 08 de julio de 2022

Educación: sin soltar el timón

Hablemos de Michoacán

Horacio Erik Avilés Martínez

viernes 24 de junio de 2022

¡No al cierre de las escuelas!

Hablemos de Michoacán

Horacio Erik Avilés Martínez

viernes 10 de junio de 2022

Luchemos por la salud escolar

Hablemos de Michoacán

Horacio Erik Avilés Martínez

Cargar Más