/ martes 7 de junio de 2022

Elecciones

Cuatro de seis gubernaturas alcanzó Morena en la jornada electoral del domingo 5 de junio, consolida avances y la oposición no avanza significativamente, incluso los pronósticos se cumplieron como se había adelantado con semanas de anterioridad. No hubo sorpresas.

Un rasgo para resaltar es que no hubo conflictos violentos durante los comicios dominicales aunque hubo quien los presagiaba, principalmente en Tamaulipas estado que fue ganado por Morena para fincar la alternancia porque dicha entidad es gobernada por el Partido Acción Nacional.

El Partido Revolucionario Institucional no puede presumir triunfos porque perdió sus otrora bastiones como Hidalgo y Oaxaca, si revisamos la historia reciente del tricolor se podría esperar la renuncia de su actual dirigente Alejandro Moreno que ha reportado números rojos y agrandó su colección de derrotas. Por menos renunció, en su momento, Manlio Fabio Beltrones.

El Revolucionario Institucional luce frágil, le quedan Coahuila y el Estado de México en donde el próximo año habrá comicios, algunos aventuran que perderá ambas plazas, de cumplirse el pronóstico seguro el ex partido hegemónico durante siete décadas podría variar su estatus hasta convertirse en uno con sello marginal. Aunque habría que señalar que algunos de los candidatos triunfantes el domingo 5 se formaron en el PRI.

El domingo una vez que concluyeron las elecciones los dirigentes de Morena y el PAN salieron presurosos, triunfalistas a proclamar triunfos no confirmados como suele suceder en este tipo de eventos, nada bien por dichas actitudes porque a esa hora no había números oficiales a través de las autoridades en la materia, en algunos dirigentes no se visualiza precisamente la voluntad democrática. Una democracia vigorizada ocupa justamente de más demócratas y no demagogos de discurso hueco.

Morena continúa con un récord a favor, la oposición requiere hacer cambios por ejemplo en sus dirigencias o irá rumbo a otras derrotas que pavimentarán el camino para que el partido en el poder ahí permanezca.

Los partidos políticos están en el auge del pragmatismo, las ideologías han quedado de lado o las han enviado de vacaciones, Morena va con el Partido Verde Ecologista de México y PT; el PRI hace causa común con el PAN y el PRD, hace algunos años todo ello sería impensable si revisamos la composición con el origen de cada una de las mencionadas formaciones.

Los partidos políticos se fundan con una causa última bien definida que es la búsqueda del poder, son opciones por la vía pacífica en donde la ideología es el cemento que une, aunque en la actualidad solo importa el corto plazo, ganar como sea al más puro estilo maquiavélico y las pruebas saltan a la vista.

Tamaulipas, Quintana Roo, Oaxaca así como el estado de Hidalgo serán gobernados por Morena; Aguascalientes por el PAN y Durango por la alianza, la participación de los electores no fue precisamente numerosa pero les alcanzó para ganar.

Bien por los órganos electorales que brinda certeza, la mirada futurista va hacia el 2024, seguramente pasarán muchas cosas de aquí a la elección y la historia ha comenzado a escribirse.

Cuatro de seis gubernaturas alcanzó Morena en la jornada electoral del domingo 5 de junio, consolida avances y la oposición no avanza significativamente, incluso los pronósticos se cumplieron como se había adelantado con semanas de anterioridad. No hubo sorpresas.

Un rasgo para resaltar es que no hubo conflictos violentos durante los comicios dominicales aunque hubo quien los presagiaba, principalmente en Tamaulipas estado que fue ganado por Morena para fincar la alternancia porque dicha entidad es gobernada por el Partido Acción Nacional.

El Partido Revolucionario Institucional no puede presumir triunfos porque perdió sus otrora bastiones como Hidalgo y Oaxaca, si revisamos la historia reciente del tricolor se podría esperar la renuncia de su actual dirigente Alejandro Moreno que ha reportado números rojos y agrandó su colección de derrotas. Por menos renunció, en su momento, Manlio Fabio Beltrones.

El Revolucionario Institucional luce frágil, le quedan Coahuila y el Estado de México en donde el próximo año habrá comicios, algunos aventuran que perderá ambas plazas, de cumplirse el pronóstico seguro el ex partido hegemónico durante siete décadas podría variar su estatus hasta convertirse en uno con sello marginal. Aunque habría que señalar que algunos de los candidatos triunfantes el domingo 5 se formaron en el PRI.

El domingo una vez que concluyeron las elecciones los dirigentes de Morena y el PAN salieron presurosos, triunfalistas a proclamar triunfos no confirmados como suele suceder en este tipo de eventos, nada bien por dichas actitudes porque a esa hora no había números oficiales a través de las autoridades en la materia, en algunos dirigentes no se visualiza precisamente la voluntad democrática. Una democracia vigorizada ocupa justamente de más demócratas y no demagogos de discurso hueco.

Morena continúa con un récord a favor, la oposición requiere hacer cambios por ejemplo en sus dirigencias o irá rumbo a otras derrotas que pavimentarán el camino para que el partido en el poder ahí permanezca.

Los partidos políticos están en el auge del pragmatismo, las ideologías han quedado de lado o las han enviado de vacaciones, Morena va con el Partido Verde Ecologista de México y PT; el PRI hace causa común con el PAN y el PRD, hace algunos años todo ello sería impensable si revisamos la composición con el origen de cada una de las mencionadas formaciones.

Los partidos políticos se fundan con una causa última bien definida que es la búsqueda del poder, son opciones por la vía pacífica en donde la ideología es el cemento que une, aunque en la actualidad solo importa el corto plazo, ganar como sea al más puro estilo maquiavélico y las pruebas saltan a la vista.

Tamaulipas, Quintana Roo, Oaxaca así como el estado de Hidalgo serán gobernados por Morena; Aguascalientes por el PAN y Durango por la alianza, la participación de los electores no fue precisamente numerosa pero les alcanzó para ganar.

Bien por los órganos electorales que brinda certeza, la mirada futurista va hacia el 2024, seguramente pasarán muchas cosas de aquí a la elección y la historia ha comenzado a escribirse.

ÚLTIMASCOLUMNAS
martes 05 de julio de 2022

La inseguridad

Golpe de Timón

Teodoro Barajas

sábado 18 de junio de 2022

El PRI en crisis

Golpe de Timón

Teodoro Barajas

martes 07 de junio de 2022

Elecciones

Golpe de Timón

Teodoro Barajas

martes 24 de mayo de 2022

Morelia

Golpe de Timón

Teodoro Barajas

martes 10 de mayo de 2022

Expresión en predicamentos

Golpe de Timón

Teodoro Barajas

martes 26 de abril de 2022

La inseguridad

Golpe de Timón

Teodoro Barajas

martes 12 de abril de 2022

La realidad

Golpe de Timón

Teodoro Barajas

martes 29 de marzo de 2022

Pandemia y lecturas

Golpe de Timón

Teodoro Barajas

martes 15 de marzo de 2022

La inseguridad

Golpe de Timón

Teodoro Barajas

miércoles 02 de marzo de 2022

La guerra

Golpe de Timón

Teodoro Barajas

Cargar Más