/ jueves 28 de febrero de 2019

Golpe de Timón

Alfonso Cuarón rompe esquemas para ganar premios y visibilizar los afanes clasistas y racistas de la sociedad mexicana, la que, en muchas ocasiones, porta una bandera de la doble moral que desnuda diversos defectos, entre ellos la mezquindad.

Cuarón ha sido destacado en su trabajo, anteriormente a los tres premios Oscar ya había obtenido uno por Gravity en 2018. Se trata de una generación dorada con Alejandro González Iñárritu, Guillermo del Toro y Alfonso Cuarón, que son el reflejo fiel del talento, creatividad y personalidad de cineastas mexicanos.

Roma, el exitoso filme de Cuarón, se ubica a principios de la década de los años 70. Los signos de aquellos tiempos tenían vinculación con la guerra fría, aquella polarización entre dos bandos que disputaban la hegemonía en una deplorable carrera armamentista con los efectos geopolíticos, algunos exportaban guerrillas y otros patrocinaban golpes de Estado. Estados Unidos y la Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas eran los dueños del mundo, digamos por mitad.

En los inicios de los años 70 en nuestro país el gobierno federal ejecutaba una siniestra guerra sucia que socavaba a los grupos disidentes, desaparecía personas y se apoltronaba en una democracia negada desde las cúpulas. La hegemonía de un partido casi único fue la realidad política.

Roma muestra pasajes de aquella aciagatarde del 10 de junio de 1971, en que un grupo de golpeadores denominado “Los Halcones”arremetieron contra contingentes de estudiantes que protestaban. Los agresores fueron entrenados desde el gobierno, se asegura que el legendario profesor Zovek, artemarcialista, escapista y mago, adiestró a los citados para militares como lo ilustra la película Roma. El luchador profesional Latin Lover personifica al ya desaparecido Zovek.

Roma tiene su contexto, probablemente quien no lo sepa no entenderá la cadena de acontecimientos. Aunque uno de los temas que se han desprendido del filme reconocido y ganador en la ceremonia del Oscar del domingo 24 de febrero es la visibilización de las trabajadoras domésticas,como lo encuadra la actuación de Yalitza Aparicio, joven profesora, ahora actriz, que brindó viento nuevo.

Indígena de origen, Yalitza fue criticada con dureza, más que por argumentos, por mezquindad, Sergio Goyri es una muestra evidente de ello, porque arremetió con un discurso infamante que proyecta sólo amargura para levantar una obvia bandera racista.

Integrante del catálogo de las bellas artes, el cine es cultura porque teje historias, las recrea y las proyecta. El gobierno federal anunció, recientemente, que habría seguridad social para las trabajadoras domésticas.

Alfonso Cuarón debe estar satisfecho porque su película ha concitado el interés internacional, no sólo es la ganadora de tres premios Oscar, ha despertado conciencia y ha generado el debate acerca del mexicano.

El clasismo y el racismo salieron del clóset en muchos que esgrimen críticas y cuestionamientos que parecen de otro siglo. La doble moral en muchos mexicanos es ostensible por más que traten de comportarse políticamente correctos.

La diversidad es un componente dela democracia, la pluralidad está presente y además tenemos un origen definido en los pueblos raíz. (F)

Alfonso Cuarón rompe esquemas para ganar premios y visibilizar los afanes clasistas y racistas de la sociedad mexicana, la que, en muchas ocasiones, porta una bandera de la doble moral que desnuda diversos defectos, entre ellos la mezquindad.

Cuarón ha sido destacado en su trabajo, anteriormente a los tres premios Oscar ya había obtenido uno por Gravity en 2018. Se trata de una generación dorada con Alejandro González Iñárritu, Guillermo del Toro y Alfonso Cuarón, que son el reflejo fiel del talento, creatividad y personalidad de cineastas mexicanos.

Roma, el exitoso filme de Cuarón, se ubica a principios de la década de los años 70. Los signos de aquellos tiempos tenían vinculación con la guerra fría, aquella polarización entre dos bandos que disputaban la hegemonía en una deplorable carrera armamentista con los efectos geopolíticos, algunos exportaban guerrillas y otros patrocinaban golpes de Estado. Estados Unidos y la Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas eran los dueños del mundo, digamos por mitad.

En los inicios de los años 70 en nuestro país el gobierno federal ejecutaba una siniestra guerra sucia que socavaba a los grupos disidentes, desaparecía personas y se apoltronaba en una democracia negada desde las cúpulas. La hegemonía de un partido casi único fue la realidad política.

Roma muestra pasajes de aquella aciagatarde del 10 de junio de 1971, en que un grupo de golpeadores denominado “Los Halcones”arremetieron contra contingentes de estudiantes que protestaban. Los agresores fueron entrenados desde el gobierno, se asegura que el legendario profesor Zovek, artemarcialista, escapista y mago, adiestró a los citados para militares como lo ilustra la película Roma. El luchador profesional Latin Lover personifica al ya desaparecido Zovek.

Roma tiene su contexto, probablemente quien no lo sepa no entenderá la cadena de acontecimientos. Aunque uno de los temas que se han desprendido del filme reconocido y ganador en la ceremonia del Oscar del domingo 24 de febrero es la visibilización de las trabajadoras domésticas,como lo encuadra la actuación de Yalitza Aparicio, joven profesora, ahora actriz, que brindó viento nuevo.

Indígena de origen, Yalitza fue criticada con dureza, más que por argumentos, por mezquindad, Sergio Goyri es una muestra evidente de ello, porque arremetió con un discurso infamante que proyecta sólo amargura para levantar una obvia bandera racista.

Integrante del catálogo de las bellas artes, el cine es cultura porque teje historias, las recrea y las proyecta. El gobierno federal anunció, recientemente, que habría seguridad social para las trabajadoras domésticas.

Alfonso Cuarón debe estar satisfecho porque su película ha concitado el interés internacional, no sólo es la ganadora de tres premios Oscar, ha despertado conciencia y ha generado el debate acerca del mexicano.

El clasismo y el racismo salieron del clóset en muchos que esgrimen críticas y cuestionamientos que parecen de otro siglo. La doble moral en muchos mexicanos es ostensible por más que traten de comportarse políticamente correctos.

La diversidad es un componente dela democracia, la pluralidad está presente y además tenemos un origen definido en los pueblos raíz. (F)

jueves 28 de marzo de 2019

Golpe de Timón

jueves 21 de marzo de 2019

Golpe de Timón

jueves 14 de marzo de 2019

Golpe de Timón

jueves 07 de marzo de 2019

Golpe de Timón

jueves 28 de febrero de 2019

Golpe de Timón

jueves 14 de febrero de 2019

Más partidos

jueves 07 de febrero de 2019

Golpe de Timón

jueves 31 de enero de 2019

Golpe de Timón

jueves 24 de enero de 2019

Golpe de Timón

jueves 17 de enero de 2019

Golpe de Timón

Cargar Más