/ lunes 30 de noviembre de 2020

IEM y TEEM en la aduana congresista

Uno de los elementos indispensables para poder realizar lo mejor posible un proceso electoral en Michoacán sin lugar a dudas es un adecuado recurso económico.

Por lo que hay que estar atentos en el presupuesto que al final de cuentas le destinará para el próximo año el Congreso del Estado a los órganos electorales.

Y es que en el proyecto citado dista mucha las cifras demandadas por el Instituto Electoral de Michoacán (IEM) y el Tribunal Electoral del Estado de Michoacán (TEEM).

Ante ello, los congresistas locales deberán citar a los titulares del IEM y del TEEM para conocer de primera mano sus necesidades encaminadas a las elecciones de junio 2021.

El IEM solicitó un presupuesto 740 millones de pesos; sin embargo, la propuesta que llegó a los legisladores es de 620 millones de pesos, 17 por ciento menos.

Hay que apuntar que de la cantidad demandada o la que finalmente se le autorice al órgano electoral local 332 millones están plenamente etiquetados a los partidos políticos.

Esa millonaria cifra hacia los institutos políticos está considerada para erogarse no solo en actividades específicas, en gasto ordinario, sino también en las campañas electorales.

Si, 332 millones de pesos corresponde al financiamiento partidista, una cifra que debe ser intocable, sin ninguna amera que pueda reducirse o incrementarse, es sagrada.

Por ello, en caso de que los llamados representantes populares, situados en el legislativo local, aprobasen tal cual el proyecto que poseen se vería afectado el proceso electoral.

De no modificarse, hacia arriba, la multicitada propuesta, el IEM deberá de ajustar sus gastos, principalmente en aquellos tópicos que considere no afectarán su funcionalidad.

Aunado a ello, será determinante establecer si el Instituto Nacional Electoral (INE) aportará recursos que compense la hasta hoy presunta reducción.

Y es que el presupuesto que estructuró el órgano electoral local señala más de 60 millones hacia el INE para hacer frente a tareas de responsabilidad compartida.

En el caso del TEEM, el presupuesto 2021 que solicitó fue de 229 millones de pesos, pero la propuesta que arribó a la mesa congresista es de 91 millones.

Sin lugar a dudas, una reducción es altamente significativa si se tiene en cuenta lo aprobado por las y los magistrados electorales, aunque también poco entendible.

Más si tomamos en cuenta que lo que se solicitó para el año de 2018 en que también hubo proceso electoral local, fue de 81 millones de pesos.

Es sí, que en manos del Congreso del Estado estará determinar cuánto corresponderá de presupuesto a ambos órganos electorales, aunque se espera sea con una visión realista.

La decisión que en ese sentido adopten los diputados será de gran trascendencia, porque en buena medida, dependerá de garantizar unas elecciones lo más confiables posibles.

Cantera

Veremos qué pasa con el arribo del hoy ex priísta Jesús Reyna García a Movimiento Ciudadano, toda vez que se especula que requiere un trampolín partidista, para fortalecer su grupo Crisol, y después a crear un instituto político estatal.

Canterita: De una larga lista, de la cual podrían salir dos equipos de futbol americano, ver cuántos morenistas se registran está semana como aspirantes a gobernador o gobernadora.

Goteo

Del debate congresista sobre la deuda pública, los diputados locales Antonio Soto, del PRD, y Alfredo Ramírez, dieron muestra de un debate de altura, pero de una confrontación partidista irreconciliable.


Uno de los elementos indispensables para poder realizar lo mejor posible un proceso electoral en Michoacán sin lugar a dudas es un adecuado recurso económico.

Por lo que hay que estar atentos en el presupuesto que al final de cuentas le destinará para el próximo año el Congreso del Estado a los órganos electorales.

Y es que en el proyecto citado dista mucha las cifras demandadas por el Instituto Electoral de Michoacán (IEM) y el Tribunal Electoral del Estado de Michoacán (TEEM).

Ante ello, los congresistas locales deberán citar a los titulares del IEM y del TEEM para conocer de primera mano sus necesidades encaminadas a las elecciones de junio 2021.

El IEM solicitó un presupuesto 740 millones de pesos; sin embargo, la propuesta que llegó a los legisladores es de 620 millones de pesos, 17 por ciento menos.

Hay que apuntar que de la cantidad demandada o la que finalmente se le autorice al órgano electoral local 332 millones están plenamente etiquetados a los partidos políticos.

Esa millonaria cifra hacia los institutos políticos está considerada para erogarse no solo en actividades específicas, en gasto ordinario, sino también en las campañas electorales.

Si, 332 millones de pesos corresponde al financiamiento partidista, una cifra que debe ser intocable, sin ninguna amera que pueda reducirse o incrementarse, es sagrada.

Por ello, en caso de que los llamados representantes populares, situados en el legislativo local, aprobasen tal cual el proyecto que poseen se vería afectado el proceso electoral.

De no modificarse, hacia arriba, la multicitada propuesta, el IEM deberá de ajustar sus gastos, principalmente en aquellos tópicos que considere no afectarán su funcionalidad.

Aunado a ello, será determinante establecer si el Instituto Nacional Electoral (INE) aportará recursos que compense la hasta hoy presunta reducción.

Y es que el presupuesto que estructuró el órgano electoral local señala más de 60 millones hacia el INE para hacer frente a tareas de responsabilidad compartida.

En el caso del TEEM, el presupuesto 2021 que solicitó fue de 229 millones de pesos, pero la propuesta que arribó a la mesa congresista es de 91 millones.

Sin lugar a dudas, una reducción es altamente significativa si se tiene en cuenta lo aprobado por las y los magistrados electorales, aunque también poco entendible.

Más si tomamos en cuenta que lo que se solicitó para el año de 2018 en que también hubo proceso electoral local, fue de 81 millones de pesos.

Es sí, que en manos del Congreso del Estado estará determinar cuánto corresponderá de presupuesto a ambos órganos electorales, aunque se espera sea con una visión realista.

La decisión que en ese sentido adopten los diputados será de gran trascendencia, porque en buena medida, dependerá de garantizar unas elecciones lo más confiables posibles.

Cantera

Veremos qué pasa con el arribo del hoy ex priísta Jesús Reyna García a Movimiento Ciudadano, toda vez que se especula que requiere un trampolín partidista, para fortalecer su grupo Crisol, y después a crear un instituto político estatal.

Canterita: De una larga lista, de la cual podrían salir dos equipos de futbol americano, ver cuántos morenistas se registran está semana como aspirantes a gobernador o gobernadora.

Goteo

Del debate congresista sobre la deuda pública, los diputados locales Antonio Soto, del PRD, y Alfredo Ramírez, dieron muestra de un debate de altura, pero de una confrontación partidista irreconciliable.