/ sábado 2 de julio de 2022

Industria textil en el turismo

La mayor parte del tiempo vamos de viaje y solo nos maravillamos de las riquezas y bondades naturales y artesanías que ofrecen los destinos.

No obstante es imperante ver qué pasa con la industria textil, ya que siempre la terminamos ligando con pasarelas o bien ropa muy cara o también algo de temporada.

Pero aquí es donde podría cambiar la perspectiva del enfoque que se le pretende dar al turismo.

Ya que sí bien nos ponemos analizar más allá de qué diseñador o diseñadora de moda que esté en tendencia hizo o confeccionó la ropa ideal para mostrar en un destino.

También valdría la pena voltear la mirada a los destinos que viven de esto y muchas veces se han quedado en el olvido por la simple cuestión de figurar por otras cuestiones.

Es aquí donde me detendré en esta ocasión en un estado que tiene una riqueza en este rubro, pero que ha sobresalido por otras cosas.

Se trata del Estado de México, el cual normalmente nos remontaría a pensar en Valle de Bravo, que sí bien ya está posicionado, trae consigo mayores riquezas y bondades, entre ellas la textil.

Aquí me adentraré en Chiconcuac, demarcación que se ubica al noreste del EDOMEX, colinda con los municipios de Tezoyuca, Chiautla, San Salvador Atenco, Texcoco y Chiautla y está aproximadamente a 38 kilómetros de la Ciudad de México.

Lugar que también podría ubicarse de entrada por su turismo religioso, ya que cuenta con un importante número de iglesias para generar una ruta turística, entre las que sobresale la parroquia de San Miguel Arcángel.

Pero aquí, lo interesante, está en su industria textil, ya que más del 80 por ciento de la gente del lugar se dedica a este rubro.

Pero, ¿a qué se debe?

A que desde el siglo XVI se introdujeron en la comunidad las fábricas de tejidos, impulsando la elaboración de cobijas.

Siendo el virrey Antonio de Mendoza, aquel que promoviera los obrajes para tejer paño en la región.

Ya con este breve contexto, hoy este lugar se está teniendo un aprovechamiento interesante en este sentido, ya que su presidenta municipal Agustina Velasco Acuña está buscando impulsar esta industria de forma turística.

Esto se está llevando a cabo a través de visibilizar artesanos como Omar Rosales Cervantes que lleva 17 años impartiendo clases en el Centro Cultural de Chiconcuac usando la técnica de telar de pedal con la que elabora cobijas, jorongos, bufandas, rebozos entre otras prendas.

Además de buscar impulsar las pasarelas y trayendo a la mesa a nuevos diseñadores y diseñadoras que a pesar de que puedan o no tener una escuela por detrás, puedan impulsar su negocios y por tanto la economía local.

Pero a todo esto, ¿por qué es importante para el turismo y qué beneficios traerá sí se sabe llegar bien?

Fácil, cambiar la perspectiva del municipio, llevando lo tradicional con una perspectiva contemporánea, además de generar eventos que puedan atraer a más turistas por el simple hecho de tener una prenda única del lugar por los materiales y el proceso textil que tiene por detrás.

El reto también probablemente esté en no perder la pertenecía por querer innovar, además de la difusión digital llevada de una forma responsable.

La mayor parte del tiempo vamos de viaje y solo nos maravillamos de las riquezas y bondades naturales y artesanías que ofrecen los destinos.

No obstante es imperante ver qué pasa con la industria textil, ya que siempre la terminamos ligando con pasarelas o bien ropa muy cara o también algo de temporada.

Pero aquí es donde podría cambiar la perspectiva del enfoque que se le pretende dar al turismo.

Ya que sí bien nos ponemos analizar más allá de qué diseñador o diseñadora de moda que esté en tendencia hizo o confeccionó la ropa ideal para mostrar en un destino.

También valdría la pena voltear la mirada a los destinos que viven de esto y muchas veces se han quedado en el olvido por la simple cuestión de figurar por otras cuestiones.

Es aquí donde me detendré en esta ocasión en un estado que tiene una riqueza en este rubro, pero que ha sobresalido por otras cosas.

Se trata del Estado de México, el cual normalmente nos remontaría a pensar en Valle de Bravo, que sí bien ya está posicionado, trae consigo mayores riquezas y bondades, entre ellas la textil.

Aquí me adentraré en Chiconcuac, demarcación que se ubica al noreste del EDOMEX, colinda con los municipios de Tezoyuca, Chiautla, San Salvador Atenco, Texcoco y Chiautla y está aproximadamente a 38 kilómetros de la Ciudad de México.

Lugar que también podría ubicarse de entrada por su turismo religioso, ya que cuenta con un importante número de iglesias para generar una ruta turística, entre las que sobresale la parroquia de San Miguel Arcángel.

Pero aquí, lo interesante, está en su industria textil, ya que más del 80 por ciento de la gente del lugar se dedica a este rubro.

Pero, ¿a qué se debe?

A que desde el siglo XVI se introdujeron en la comunidad las fábricas de tejidos, impulsando la elaboración de cobijas.

Siendo el virrey Antonio de Mendoza, aquel que promoviera los obrajes para tejer paño en la región.

Ya con este breve contexto, hoy este lugar se está teniendo un aprovechamiento interesante en este sentido, ya que su presidenta municipal Agustina Velasco Acuña está buscando impulsar esta industria de forma turística.

Esto se está llevando a cabo a través de visibilizar artesanos como Omar Rosales Cervantes que lleva 17 años impartiendo clases en el Centro Cultural de Chiconcuac usando la técnica de telar de pedal con la que elabora cobijas, jorongos, bufandas, rebozos entre otras prendas.

Además de buscar impulsar las pasarelas y trayendo a la mesa a nuevos diseñadores y diseñadoras que a pesar de que puedan o no tener una escuela por detrás, puedan impulsar su negocios y por tanto la economía local.

Pero a todo esto, ¿por qué es importante para el turismo y qué beneficios traerá sí se sabe llegar bien?

Fácil, cambiar la perspectiva del municipio, llevando lo tradicional con una perspectiva contemporánea, además de generar eventos que puedan atraer a más turistas por el simple hecho de tener una prenda única del lugar por los materiales y el proceso textil que tiene por detrás.

El reto también probablemente esté en no perder la pertenecía por querer innovar, además de la difusión digital llevada de una forma responsable.

ÚLTIMASCOLUMNAS
sábado 13 de agosto de 2022

Turismo al estilo poblano

Roomservice

Héctor Meza

sábado 06 de agosto de 2022

La ruta de la vid

Roomservice

Héctor Meza

sábado 02 de julio de 2022

Industria textil en el turismo

Roomservice

Héctor Meza

sábado 18 de junio de 2022

Sector privado rescata turismo de CDMX

Roomservice

Héctor Meza

lunes 13 de junio de 2022

Tendencias y causas turísticas

Roomservice

Héctor Meza

sábado 04 de junio de 2022

Festivales gastronómicos

Roomservice

Héctor Meza

sábado 28 de mayo de 2022

Turismo playero y de convenciones

Roomservice

Héctor Meza

sábado 21 de mayo de 2022

La apuesta del Tianguis Turístico

Roomservice

Héctor Meza

sábado 14 de mayo de 2022

Turismo mexicano a la alza

Roomservice

Héctor Meza

sábado 07 de mayo de 2022

León recupera industria de reuniones

Roomservice

Héctor Meza

Cargar Más