/ martes 27 de abril de 2021

La perversa reforma electoral morenista

Sin querer queriendo, en la capital del país, en la presentación de su libro Nulidades y Procedimientos Sancionadores en Materia Electoral, el coordinador de Morena en el Senado, Ricardo Monreal Ávila, habló de la urgencia de una reforma electoral en territorio mexicano, claro, después de los comicios federales y locales del próximo 6 de junio.

Y, como previo a lo anterior, puntualizó en lo indispensable que resulta un obligado análisis juicioso de los órganos electorales, refiriéndose específicamente al Instituto Nacional Electoral (INE) y al Tribunal Electoral del poder Judicial de la Federación (TEPJF) y de quienes los dirigen, de Lorenzo Córdova Vianello y José Luis Vargas Valdez, respectivamente.

Para él, dicha reforma electoral es inevitable sobre todo de la venidera Cámara de Baja del Congreso de la Unión, bajo, en una primera instancia, dos argumentos: son los más costosos del mundo y que últimamente hay más desconfianza ciudadana hacia las instituciones de carácter electoral, ante lo cual “es hora de darles una revisión”.

Por todo lo anterior el integrante senatorial dio a conocer un mero bosquejo de los puntos que debe contener una eventual reforma electoral:

1.- Las redes sociales y su impacto en el desarrollo de la contienda electoral. En la campaña negativa frente a la pandemia se pagan cantidades millonarias para “pautar redes sociales sin control, ejércitos de bots que construyen guerra sucia en contra de candidatos y partidos”.

2.- Revisión del principio de legalidad de los órganos electorales.

3.- Mecanismos para asegurar la independencia de las autoridades electorales.

4.- Replantear la propaganda gubernamental porque nadie la observa.

5.- Revisar y replantear los esquemas de fiscalización e infracciones.

6.- Incorporación al sistema electoral del voto electrónico,

7.- Incluir el sufragio de las personas privadas de la libertad, sujetas a proceso penal pero no condenadas con una sentencia firme.

Más allá de eso, para el senador “no puede ser que por la firma de un suplente se eliminen planillas completas o que, por el gasto desproporcionado de 14 mil pesos, se cancelen registros; la justicia electoral tiene que ser proporcional sin que haya impunidad para quienes infraccionan y violan las leyes”.

Por eso, considera necesario mayor precisión legislativa, para no permitir interpretaciones amplias, groseras y violatorias del principio de legalidad.

El asunto es que dicha propuesta de reforma electoral es tendenciosamente perversa con evidente dedicatoria a los consejeros electorales federales que cancelaron las candidaturas a gobernador de Raúl Morón Orozco, por Michoacán, y de Félix Salgado Macedonio, por Guerrero, aunque también que ya no hay condiciones para destituirlos u obligarlos a renunciar.

Cantera

La lucha por la alcaldía de Morelia inicia con pronósticos reservados, no hay una delantera de preferencias electorales definida para candidato alguno, solo que, a diferencia de la de gobernador, aquí se puede visualizar que será de tercios, entre el morenista petista Iván Pérez Negrón, el panista perredista e independiente Alfonso Martínez Alcázar y el priísta Guillermo Valencia Reyes; bueno, hay quienes dicen que es de par, veremos.

Canterita

Urge la definición en torno a regresarle o no la candidatura a gobernador de Michoacán a la coalición MORENA-PT, porque ya se les agota el discurso incendiario a los corifeos de ambos partidos políticos, bueno, más al primero.

Goteo

En Michoacán, los “chapulines”, mayoritariamente ex perredistas, se apropiaron de las más importantes candidaturas a alcaldías y a diputados locales del instituto político de color Pantone 1805...

Sin querer queriendo, en la capital del país, en la presentación de su libro Nulidades y Procedimientos Sancionadores en Materia Electoral, el coordinador de Morena en el Senado, Ricardo Monreal Ávila, habló de la urgencia de una reforma electoral en territorio mexicano, claro, después de los comicios federales y locales del próximo 6 de junio.

Y, como previo a lo anterior, puntualizó en lo indispensable que resulta un obligado análisis juicioso de los órganos electorales, refiriéndose específicamente al Instituto Nacional Electoral (INE) y al Tribunal Electoral del poder Judicial de la Federación (TEPJF) y de quienes los dirigen, de Lorenzo Córdova Vianello y José Luis Vargas Valdez, respectivamente.

Para él, dicha reforma electoral es inevitable sobre todo de la venidera Cámara de Baja del Congreso de la Unión, bajo, en una primera instancia, dos argumentos: son los más costosos del mundo y que últimamente hay más desconfianza ciudadana hacia las instituciones de carácter electoral, ante lo cual “es hora de darles una revisión”.

Por todo lo anterior el integrante senatorial dio a conocer un mero bosquejo de los puntos que debe contener una eventual reforma electoral:

1.- Las redes sociales y su impacto en el desarrollo de la contienda electoral. En la campaña negativa frente a la pandemia se pagan cantidades millonarias para “pautar redes sociales sin control, ejércitos de bots que construyen guerra sucia en contra de candidatos y partidos”.

2.- Revisión del principio de legalidad de los órganos electorales.

3.- Mecanismos para asegurar la independencia de las autoridades electorales.

4.- Replantear la propaganda gubernamental porque nadie la observa.

5.- Revisar y replantear los esquemas de fiscalización e infracciones.

6.- Incorporación al sistema electoral del voto electrónico,

7.- Incluir el sufragio de las personas privadas de la libertad, sujetas a proceso penal pero no condenadas con una sentencia firme.

Más allá de eso, para el senador “no puede ser que por la firma de un suplente se eliminen planillas completas o que, por el gasto desproporcionado de 14 mil pesos, se cancelen registros; la justicia electoral tiene que ser proporcional sin que haya impunidad para quienes infraccionan y violan las leyes”.

Por eso, considera necesario mayor precisión legislativa, para no permitir interpretaciones amplias, groseras y violatorias del principio de legalidad.

El asunto es que dicha propuesta de reforma electoral es tendenciosamente perversa con evidente dedicatoria a los consejeros electorales federales que cancelaron las candidaturas a gobernador de Raúl Morón Orozco, por Michoacán, y de Félix Salgado Macedonio, por Guerrero, aunque también que ya no hay condiciones para destituirlos u obligarlos a renunciar.

Cantera

La lucha por la alcaldía de Morelia inicia con pronósticos reservados, no hay una delantera de preferencias electorales definida para candidato alguno, solo que, a diferencia de la de gobernador, aquí se puede visualizar que será de tercios, entre el morenista petista Iván Pérez Negrón, el panista perredista e independiente Alfonso Martínez Alcázar y el priísta Guillermo Valencia Reyes; bueno, hay quienes dicen que es de par, veremos.

Canterita

Urge la definición en torno a regresarle o no la candidatura a gobernador de Michoacán a la coalición MORENA-PT, porque ya se les agota el discurso incendiario a los corifeos de ambos partidos políticos, bueno, más al primero.

Goteo

En Michoacán, los “chapulines”, mayoritariamente ex perredistas, se apropiaron de las más importantes candidaturas a alcaldías y a diputados locales del instituto político de color Pantone 1805...