/ viernes 16 de noviembre de 2018

LUZ COMPARTIDA

“¿Cuál es tu deber?: ¡La exigencia del día!”

Johann Wolfgang von Goethe


Los niveles de exigencia y de calidad en el trabajo marcarán la competitividad de los años por venir.

En el caso de las instituciones educativas, el docente está obligado a establecer esos niveles de exigencia y de calidad; a redoblar esfuerzos, a volver a intentar un mejor resultado, una mejor exposición, un portafolio de experiencias más amplio y completo, siempre contando con la guía, el respaldo y con los apoyos directivos procedentes.

La razón es sencilla: ese es el mundo real al que se enfrentan ya desde hoy.

La nueva relación docente-estudiante, basada en la comunicación, la confianza, el interés del profesor por la persona (que es su pupilo y mucho más que un número en la lista de asistencia), no debe afectarse por los niveles de calidad y de exigencia planteados. Al contrario, estos preceptos ayudarán a fortalecer esa postura cercana y confiable del profesor, en virtud de que los límites y los sistemas de trabajo serán cada vez más demandantes y los estudiantes deben estar habilitados para responder a ellos.

“Las exigencias crean la habilidad necesaria para cumplirlas y conquistarlas”, afirmó Wendell Phillips.

La educación del siglo XXI no se abstrae de la realidad, ni se ofrece de forma aislada y desconectada.

Por años, los sistemas de enseñanza repetían con programas y temarios, una serie de elementos teóricos que no tenían conexión directa con la realidad. Esto produjo deserción, ineficacia, abandono escolar, desinterés por parte de los estudiantes, improductividad y apatía, a veces generalizada.

El profesor debe dominar su entorno; saber qué hay y qué pasa; a qué tipo de problemas se enfrentan los estudiantes. Problemas que van desde el transporte, el vestido, el acceso a Internet, la conectividad en su zona, la existencia de una computadora en casa o el acceso a un café cibernético o a una biblioteca. Asuntos que es preciso atender para que les permitan proyectarse en mejores escenarios de crecimiento.

Rehuir a la exigencia y a la calidad es sumamente peligroso. Existe el riesgo de no contar con niveles de competitividad y propiciar con ello cadenas de mediocridad, conformismo y pasividad.

Someterse al rigor de las evaluaciones en cualquier campo laboral aportará elementos para mantener e impulsar las buenas prácticas; identificar las áreas de oportunidad para hacer los ajustes y correcciones, a partir de planes de mejora continua que incentiven a los protagonistas del proceso educativo a asumir retos.

James Hunter sentenció: “El líder tiene la responsabilidad de exigir responsabilidades a su gente. Hay muchas formas de respetar la dignidad de la gente sin pasar por alto sus deficiencias”.

Los estímulos y el reconocimiento seguramente serán consecuencias de la superación. (F)


“¿Cuál es tu deber?: ¡La exigencia del día!”

Johann Wolfgang von Goethe


Los niveles de exigencia y de calidad en el trabajo marcarán la competitividad de los años por venir.

En el caso de las instituciones educativas, el docente está obligado a establecer esos niveles de exigencia y de calidad; a redoblar esfuerzos, a volver a intentar un mejor resultado, una mejor exposición, un portafolio de experiencias más amplio y completo, siempre contando con la guía, el respaldo y con los apoyos directivos procedentes.

La razón es sencilla: ese es el mundo real al que se enfrentan ya desde hoy.

La nueva relación docente-estudiante, basada en la comunicación, la confianza, el interés del profesor por la persona (que es su pupilo y mucho más que un número en la lista de asistencia), no debe afectarse por los niveles de calidad y de exigencia planteados. Al contrario, estos preceptos ayudarán a fortalecer esa postura cercana y confiable del profesor, en virtud de que los límites y los sistemas de trabajo serán cada vez más demandantes y los estudiantes deben estar habilitados para responder a ellos.

“Las exigencias crean la habilidad necesaria para cumplirlas y conquistarlas”, afirmó Wendell Phillips.

La educación del siglo XXI no se abstrae de la realidad, ni se ofrece de forma aislada y desconectada.

Por años, los sistemas de enseñanza repetían con programas y temarios, una serie de elementos teóricos que no tenían conexión directa con la realidad. Esto produjo deserción, ineficacia, abandono escolar, desinterés por parte de los estudiantes, improductividad y apatía, a veces generalizada.

El profesor debe dominar su entorno; saber qué hay y qué pasa; a qué tipo de problemas se enfrentan los estudiantes. Problemas que van desde el transporte, el vestido, el acceso a Internet, la conectividad en su zona, la existencia de una computadora en casa o el acceso a un café cibernético o a una biblioteca. Asuntos que es preciso atender para que les permitan proyectarse en mejores escenarios de crecimiento.

Rehuir a la exigencia y a la calidad es sumamente peligroso. Existe el riesgo de no contar con niveles de competitividad y propiciar con ello cadenas de mediocridad, conformismo y pasividad.

Someterse al rigor de las evaluaciones en cualquier campo laboral aportará elementos para mantener e impulsar las buenas prácticas; identificar las áreas de oportunidad para hacer los ajustes y correcciones, a partir de planes de mejora continua que incentiven a los protagonistas del proceso educativo a asumir retos.

James Hunter sentenció: “El líder tiene la responsabilidad de exigir responsabilidades a su gente. Hay muchas formas de respetar la dignidad de la gente sin pasar por alto sus deficiencias”.

Los estímulos y el reconocimiento seguramente serán consecuencias de la superación. (F)


viernes 18 de enero de 2019

LUZ COMPARTIDA

sábado 12 de enero de 2019

LUZ COMPARTIDA

viernes 21 de diciembre de 2018

LUZ COMPARTIDA

viernes 14 de diciembre de 2018

LUZ COMPARTIDA

viernes 07 de diciembre de 2018

LUZ COMPARTIDA

viernes 23 de noviembre de 2018

LUZ COMPARTIDA

viernes 16 de noviembre de 2018

LUZ COMPARTIDA

viernes 09 de noviembre de 2018

LUZ COMPARTIDA

viernes 26 de octubre de 2018

LUZ COMPARTIDA

sábado 20 de octubre de 2018

LUZ COMPARTIDA

Cargar Más