/ martes 9 de enero de 2024

Reformas, proyecto Colmena y el informe de la Dra Yarabí en la Casa de Hidalgo.

Dentro de lo acertado que planea el Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, para cerrar su sexenio a tambor batiente lo es, reformas constitucionales que ya había anunciado que serían presentadas durante lo que resta de su mandato, la del Poder Judicial y la de la Guardia Nacional, agregará dos más: una sobre el salario mínimo y otra para garantizar que los trabajadores se jubilen con su sueldo completo.

¿En qué consisten las nuevas reformas propuestas?

La primera es la más simple y solo quedaría en ley lo que ya ocurre en la realidad.

La propuesta es que los incrementos al salario mínimo estén por arriba de la inflación.

Desde el año 2014, el segundo del sexenio de Enrique Peña, el incremento del salario mínimo ha estado por arriba de la inflación del año previo.

Lo que AMLO pretende es que quede como texto constitucional algo que sucede desde hace casi una década.

El otro tema es completamente diferente.

No hay manera, en el corto plazo, de que las pensiones de los trabajadores afiliados al IMSS o a otros sistemas públicos, calculadas sobre la base de su ahorro individual, deriven en un monto equiparable al 100 por ciento del salario que percibía el trabajador.

Antes de la reforma del 2020 al sistema de pensiones, la llamada ‘tasa de reemplazo’, es decir, el porcentaje del salario que el trabajador obtendría con su pensión, en el esquema de ahorro individual, era del orden del 30 por ciento del último salario.

Cuando se haga efectiva plenamente la reforma del sistema de pensiones que condujo a un aumento de la aportación patronal de 1 punto porcentual cada año, hasta el 2030, ese porcentaje subirá al 70 por ciento aproximadamente.

Para asegurar que el trabajador reciba una pensión equiparable al 100 por ciento de su último salario habría dos opciones.

La primera sería elevar de manera muy sustantiva la aportación patronal o la del propio trabajador, para que el porcentaje de ahorro para el retiro resulte más elevado. O incluso agregar una mayor aportación del gobierno.

La otra opción es eliminar el esquema de ahorro individual y regresar a la condición que teníamos antes de 1997, con un sistema de retiro con beneficio definido, al margen de las aportaciones de los trabajadores.

En el caso de esta segunda opción, el costo fiscal sería gigantesco e inmanejable para el gobierno, además de crearse una crisis de confianza de grandes proporciones.

Las Afore ya manejan alrededor de 5.8 billones de pesos, que son ahorros de los trabajadores. Un cambio en su asignación generaría enorme inquietud.

En la medida que se trata de una reforma constitucional, la probabilidad de que sea aprobada es prácticamente nula, pues Morena y sus aliados no tienen los votos para conseguirlo.

¿Por qué entonces enviar las propuestas en este periodo previo a las elecciones federales?

Precisamente por su significado para el proceso electoral.

El presidente López Obrador seguramente desearía que las reformas se votaran en el periodo ordinario de sesiones que comienza en febrero y que fueran rechazadas por la oposición, para así poder construir una narrativa que señale que son los partidos opositores los que se oponen a reformas que beneficiarían a los trabajadores.

El cálculo es que el efecto electoral de este hecho sea significativo.

Para los opositores no sería sencillo explicar al elector promedio el efecto negativo que tendría en la economía del país y por lo tanto en el nivel de vida de la población, precisamente porque se trata de un tema complejo.

Hasta ahora no ha existido inquietud entre los inversionistas, ya que se considera que las iniciativas no tienen posibilidad de ser aprobadas, pero si se integran a la plataforma electoral de Morena y se asume que podría alcanzar la mayoría constitucional en las dos cámaras, entonces creo que sí estaríamos en el umbral de un terremoto financiero.

Por otro lado, el Proyecto Colmena, esto es que, una empresa espacial llamada United Launch Alliance (ULA) –entre decenas que ya hay en el mercado global– es conformada por las bien conocidas Boeing y Lockheed

y lanzaron el lunes 8 de Enero de este año desde Florida un cohete llamado Vulcan Centaur en el que transportó una nave llamada Peregrine, propiedad de Astrobotic, basada en Pittsburgh. Ésta es una compañía relevante para los mexicanos, al menos durante este año.

Peregrine se despegó mismo del Vulcan, y dentro de ésta viajan ya rumbo a la Luna cinco robots de 53 gramos y del tamaño de una tortilla, parecidos a un engrane con un panel solar y ruedas.

Fueron construidos por 250 estudiantes de la UNAM, dentro del Laboratorio de Instrumentación Espacial (LINX), del Instituto de Ciencias Nucleares.

Ese equipo es encabezado por Gustavo Medina Tanco, un físico por la Universidad Nacional de Tucumán, nacido en Argentina, quien desde 2006 trabaja como profesor en la máxima casa de estudios mexicana.

Una vez que recorran 384 mil kilómetros y lleguen a la Luna al final del mes, los robots mexicanos deberán salir disparados de la nave y encontrarse entre sí como una ‘colmena’ de abejas, a lo que debe su nombre la misión mexicana llamada, justamente, Colmena.

Todo debe ocurrir después de que esos dispositivos hayan estudiado el polvo lunar.

¿Para qué?

A esta primera misión lunar mexicana deben seguir otras dos y con eso la UNAM subirá de lleno al país y a Iberoamérica a una comunidad creciente de millonarios, empresas e individuos que involucran a la humanidad en la nueva era de su historia económica.

Es una carrera global. En Norteamérica es la NASA la que reúne esfuerzos en torno al programa Artemisa, en el que participan todos, principalmente con recursos privados, para regresar posiblemente este mismo año a la humanidad a la Luna.

El cohete de ULA no habría superado la atmósfera sin los motores elaborados por Blue Origin, de Bezos, quien apuesta a que próximamente, los recursos necesarios para la manufactura provengan de asteroides y del satélite natural más próximo.

Solamente la Luna, cuya superficie es más o menos del tamaño de África, contiene agua y elementos raros esenciales para la electrónica y la energía renovable. También abundan el sílice, útil para fabricar vidrio y paneles solares, y metales como hierro, titanio y aluminio.

El fundador de Amazon vaticina que la manufactura terrestre terminará migrando al espacio, propiciando que la Tierra se convierta en un territorio protegido, como fuente de recursos biológicos universales.

El gobierno de México explicó así la meta del proyecto Colmena: “Generar un sector espacial vibrante y desarrollar empresas unicornios mexicanos en lo denominado ‘Nuevo Espacio’ (New Space), con un enfoque más centrado en los beneficios de desarrollar tecnología propia, que en la mera espectacularidad de un viaje espacial en sí”.

¿Qué instituciones gubernamentales son el contacto de la UNAM? la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT) y la Agencia Espacial Mexicana.

Ésta última opera con apenas unos 73 millones de pesos anuales que le brindan los diputados.

Finalmente y para regocijo de la comunidad académica, la Dra. Yarabí Ávila Rectora de la Umsnh rinde ante el pleno del Consejo Universitario su primer informe anual de labores, apegada a la transparencia, sano manejo de recursos, ajustes en las áreas, misión y visión de servicio, proyección de nuevas licenciaturas, ejecución de obras en los campus y cercanía a la comunidad, es un mandato que marca diferencia para bien, pues de continuar así, no solo se fortalece la vida universitaria, se fortalece el Estado de Michoacán y la Rectora se convierte en la profesionista más notable en la Vida pública en la entidad.

Con el anhelo de ser leído por ustedes, dejo hasta aquí mis líneas de análisis.


Licenciado en Derecho por la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), Maestro en Docencia en Ciencias Sociales por el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación (IMCED) y Doctor en Derecho por el Instituto de Formación e Investigaciones Jurídicas de Michoacán y la Universidad de Guanajuato. email: hugolex@yahoo.com.mx

Dentro de lo acertado que planea el Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, para cerrar su sexenio a tambor batiente lo es, reformas constitucionales que ya había anunciado que serían presentadas durante lo que resta de su mandato, la del Poder Judicial y la de la Guardia Nacional, agregará dos más: una sobre el salario mínimo y otra para garantizar que los trabajadores se jubilen con su sueldo completo.

¿En qué consisten las nuevas reformas propuestas?

La primera es la más simple y solo quedaría en ley lo que ya ocurre en la realidad.

La propuesta es que los incrementos al salario mínimo estén por arriba de la inflación.

Desde el año 2014, el segundo del sexenio de Enrique Peña, el incremento del salario mínimo ha estado por arriba de la inflación del año previo.

Lo que AMLO pretende es que quede como texto constitucional algo que sucede desde hace casi una década.

El otro tema es completamente diferente.

No hay manera, en el corto plazo, de que las pensiones de los trabajadores afiliados al IMSS o a otros sistemas públicos, calculadas sobre la base de su ahorro individual, deriven en un monto equiparable al 100 por ciento del salario que percibía el trabajador.

Antes de la reforma del 2020 al sistema de pensiones, la llamada ‘tasa de reemplazo’, es decir, el porcentaje del salario que el trabajador obtendría con su pensión, en el esquema de ahorro individual, era del orden del 30 por ciento del último salario.

Cuando se haga efectiva plenamente la reforma del sistema de pensiones que condujo a un aumento de la aportación patronal de 1 punto porcentual cada año, hasta el 2030, ese porcentaje subirá al 70 por ciento aproximadamente.

Para asegurar que el trabajador reciba una pensión equiparable al 100 por ciento de su último salario habría dos opciones.

La primera sería elevar de manera muy sustantiva la aportación patronal o la del propio trabajador, para que el porcentaje de ahorro para el retiro resulte más elevado. O incluso agregar una mayor aportación del gobierno.

La otra opción es eliminar el esquema de ahorro individual y regresar a la condición que teníamos antes de 1997, con un sistema de retiro con beneficio definido, al margen de las aportaciones de los trabajadores.

En el caso de esta segunda opción, el costo fiscal sería gigantesco e inmanejable para el gobierno, además de crearse una crisis de confianza de grandes proporciones.

Las Afore ya manejan alrededor de 5.8 billones de pesos, que son ahorros de los trabajadores. Un cambio en su asignación generaría enorme inquietud.

En la medida que se trata de una reforma constitucional, la probabilidad de que sea aprobada es prácticamente nula, pues Morena y sus aliados no tienen los votos para conseguirlo.

¿Por qué entonces enviar las propuestas en este periodo previo a las elecciones federales?

Precisamente por su significado para el proceso electoral.

El presidente López Obrador seguramente desearía que las reformas se votaran en el periodo ordinario de sesiones que comienza en febrero y que fueran rechazadas por la oposición, para así poder construir una narrativa que señale que son los partidos opositores los que se oponen a reformas que beneficiarían a los trabajadores.

El cálculo es que el efecto electoral de este hecho sea significativo.

Para los opositores no sería sencillo explicar al elector promedio el efecto negativo que tendría en la economía del país y por lo tanto en el nivel de vida de la población, precisamente porque se trata de un tema complejo.

Hasta ahora no ha existido inquietud entre los inversionistas, ya que se considera que las iniciativas no tienen posibilidad de ser aprobadas, pero si se integran a la plataforma electoral de Morena y se asume que podría alcanzar la mayoría constitucional en las dos cámaras, entonces creo que sí estaríamos en el umbral de un terremoto financiero.

Por otro lado, el Proyecto Colmena, esto es que, una empresa espacial llamada United Launch Alliance (ULA) –entre decenas que ya hay en el mercado global– es conformada por las bien conocidas Boeing y Lockheed

y lanzaron el lunes 8 de Enero de este año desde Florida un cohete llamado Vulcan Centaur en el que transportó una nave llamada Peregrine, propiedad de Astrobotic, basada en Pittsburgh. Ésta es una compañía relevante para los mexicanos, al menos durante este año.

Peregrine se despegó mismo del Vulcan, y dentro de ésta viajan ya rumbo a la Luna cinco robots de 53 gramos y del tamaño de una tortilla, parecidos a un engrane con un panel solar y ruedas.

Fueron construidos por 250 estudiantes de la UNAM, dentro del Laboratorio de Instrumentación Espacial (LINX), del Instituto de Ciencias Nucleares.

Ese equipo es encabezado por Gustavo Medina Tanco, un físico por la Universidad Nacional de Tucumán, nacido en Argentina, quien desde 2006 trabaja como profesor en la máxima casa de estudios mexicana.

Una vez que recorran 384 mil kilómetros y lleguen a la Luna al final del mes, los robots mexicanos deberán salir disparados de la nave y encontrarse entre sí como una ‘colmena’ de abejas, a lo que debe su nombre la misión mexicana llamada, justamente, Colmena.

Todo debe ocurrir después de que esos dispositivos hayan estudiado el polvo lunar.

¿Para qué?

A esta primera misión lunar mexicana deben seguir otras dos y con eso la UNAM subirá de lleno al país y a Iberoamérica a una comunidad creciente de millonarios, empresas e individuos que involucran a la humanidad en la nueva era de su historia económica.

Es una carrera global. En Norteamérica es la NASA la que reúne esfuerzos en torno al programa Artemisa, en el que participan todos, principalmente con recursos privados, para regresar posiblemente este mismo año a la humanidad a la Luna.

El cohete de ULA no habría superado la atmósfera sin los motores elaborados por Blue Origin, de Bezos, quien apuesta a que próximamente, los recursos necesarios para la manufactura provengan de asteroides y del satélite natural más próximo.

Solamente la Luna, cuya superficie es más o menos del tamaño de África, contiene agua y elementos raros esenciales para la electrónica y la energía renovable. También abundan el sílice, útil para fabricar vidrio y paneles solares, y metales como hierro, titanio y aluminio.

El fundador de Amazon vaticina que la manufactura terrestre terminará migrando al espacio, propiciando que la Tierra se convierta en un territorio protegido, como fuente de recursos biológicos universales.

El gobierno de México explicó así la meta del proyecto Colmena: “Generar un sector espacial vibrante y desarrollar empresas unicornios mexicanos en lo denominado ‘Nuevo Espacio’ (New Space), con un enfoque más centrado en los beneficios de desarrollar tecnología propia, que en la mera espectacularidad de un viaje espacial en sí”.

¿Qué instituciones gubernamentales son el contacto de la UNAM? la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT) y la Agencia Espacial Mexicana.

Ésta última opera con apenas unos 73 millones de pesos anuales que le brindan los diputados.

Finalmente y para regocijo de la comunidad académica, la Dra. Yarabí Ávila Rectora de la Umsnh rinde ante el pleno del Consejo Universitario su primer informe anual de labores, apegada a la transparencia, sano manejo de recursos, ajustes en las áreas, misión y visión de servicio, proyección de nuevas licenciaturas, ejecución de obras en los campus y cercanía a la comunidad, es un mandato que marca diferencia para bien, pues de continuar así, no solo se fortalece la vida universitaria, se fortalece el Estado de Michoacán y la Rectora se convierte en la profesionista más notable en la Vida pública en la entidad.

Con el anhelo de ser leído por ustedes, dejo hasta aquí mis líneas de análisis.


Licenciado en Derecho por la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), Maestro en Docencia en Ciencias Sociales por el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación (IMCED) y Doctor en Derecho por el Instituto de Formación e Investigaciones Jurídicas de Michoacán y la Universidad de Guanajuato. email: hugolex@yahoo.com.mx