/ martes 19 de febrero de 2019

Soluciones para pagar tu crédito

Hay ocasiones en las que perdemos de vista nuestro nivel de endeudamiento y no alcanza ya para pagar. Hay diversas soluciones, pero cada una tiene consecuencias diferentes.

Si estás teniendo complicaciones que te han llevado a presentar retrasos en el pago de tus créditos es importante que actúes pronto para corregir la situación y evitar un rápido aumento en el tamaño de tu deuda.

Supongamos que el mes pasado una persona no pudo hacer ni el pago mínimo en su tarjeta de crédito; se generarán intereses normales sobre el total de este adeudo y se asignarán intereses adicionales debido al retraso.

Si al siguiente mes esta persona tampoco realizara ningún pago, nuevamente se generarían intereses normales y adicionales sobre el total del adeudo. Esto puede hacer que su deuda aumente rápidamente. Por ello es necesario tomar acciones inmediatas.

Si has comenzado a tener retrasos o incumplimientos reorganiza tu presupuesto para enfocar los recursos a cubrir el adeudo, pues entre más tiempo dejes pasar sin hacer pagos, mayor será el adeudo que tendrás que cubrir al final.

El punto importante aquí es encontrar elementos que te permitan ahorrar cantidades que puedas dirigir al pago del adeudo. Para lograrlo, sigue la pista de tus gastos.

El segundo paso es no hacer más grande tu adeudo. Por el momento la prioridad es pagar el adeudo pendiente, así que añadir consumos con tu tarjeta de crédito a este adeudo puede desequilibrarte y evitar que te enfoques en reducirlo.

Un consejo útil es reenfocar la forma de ver las ofertas. Supongamos que vemos un anuncio que anuncia un producto con 30% de descuento. ¿Estás pensando “me puedo ahorrar 30%”? Seguramente sí, pero más bien habría que verlo como “me estoy gastando 70%”. Este cambio de enfoque te permitirá comprar, ya sea al contado o a crédito, de una forma más sabia y prudente.

Si los ahorros que la reorganización de tu presupuesto te permitió obtener no son suficientes, acércate a la institución otorgante para decirle que necesitas negociar un nuevo esquema de pago. Las opciones principales son:

Reestructura: Quiere decir que el total que debes lo partirán en pagos más pequeños y tal vez con una tasa de interés diferente. Esto tendrá un mejor impacto sobre tus finanzas personales y tu historial crediticio que seguir sin pagar.

Quita: Es un pago en una sola exhibición que no cubre el total del monto que debes. En este caso es importante considerar que tu historial crediticio reflejará que no fue liquidado el total del adeudo.

Obviamente esto generará que quienes prestan puedan ver este antecedente en tu historial crediticio. Por eso, en caso de no poder ponerte al corriente, la reestructura es mejor opción que la quita.

Recuerda que la peor decisión que puedes tomar es no pagar, ya que tu historial crediticio perderá brillo, tu deuda se hará más grande y, seguramente, te buscarán las áreas o despacho de cobranza.

Para evitar problemas de origen, lo mejor es presupuestar tu crédito antes de pedirlo, así siempre tendrás certeza de que te alcanzarán tus ingresos para ser un pagador puntual. (L)

Hay ocasiones en las que perdemos de vista nuestro nivel de endeudamiento y no alcanza ya para pagar. Hay diversas soluciones, pero cada una tiene consecuencias diferentes.

Si estás teniendo complicaciones que te han llevado a presentar retrasos en el pago de tus créditos es importante que actúes pronto para corregir la situación y evitar un rápido aumento en el tamaño de tu deuda.

Supongamos que el mes pasado una persona no pudo hacer ni el pago mínimo en su tarjeta de crédito; se generarán intereses normales sobre el total de este adeudo y se asignarán intereses adicionales debido al retraso.

Si al siguiente mes esta persona tampoco realizara ningún pago, nuevamente se generarían intereses normales y adicionales sobre el total del adeudo. Esto puede hacer que su deuda aumente rápidamente. Por ello es necesario tomar acciones inmediatas.

Si has comenzado a tener retrasos o incumplimientos reorganiza tu presupuesto para enfocar los recursos a cubrir el adeudo, pues entre más tiempo dejes pasar sin hacer pagos, mayor será el adeudo que tendrás que cubrir al final.

El punto importante aquí es encontrar elementos que te permitan ahorrar cantidades que puedas dirigir al pago del adeudo. Para lograrlo, sigue la pista de tus gastos.

El segundo paso es no hacer más grande tu adeudo. Por el momento la prioridad es pagar el adeudo pendiente, así que añadir consumos con tu tarjeta de crédito a este adeudo puede desequilibrarte y evitar que te enfoques en reducirlo.

Un consejo útil es reenfocar la forma de ver las ofertas. Supongamos que vemos un anuncio que anuncia un producto con 30% de descuento. ¿Estás pensando “me puedo ahorrar 30%”? Seguramente sí, pero más bien habría que verlo como “me estoy gastando 70%”. Este cambio de enfoque te permitirá comprar, ya sea al contado o a crédito, de una forma más sabia y prudente.

Si los ahorros que la reorganización de tu presupuesto te permitió obtener no son suficientes, acércate a la institución otorgante para decirle que necesitas negociar un nuevo esquema de pago. Las opciones principales son:

Reestructura: Quiere decir que el total que debes lo partirán en pagos más pequeños y tal vez con una tasa de interés diferente. Esto tendrá un mejor impacto sobre tus finanzas personales y tu historial crediticio que seguir sin pagar.

Quita: Es un pago en una sola exhibición que no cubre el total del monto que debes. En este caso es importante considerar que tu historial crediticio reflejará que no fue liquidado el total del adeudo.

Obviamente esto generará que quienes prestan puedan ver este antecedente en tu historial crediticio. Por eso, en caso de no poder ponerte al corriente, la reestructura es mejor opción que la quita.

Recuerda que la peor decisión que puedes tomar es no pagar, ya que tu historial crediticio perderá brillo, tu deuda se hará más grande y, seguramente, te buscarán las áreas o despacho de cobranza.

Para evitar problemas de origen, lo mejor es presupuestar tu crédito antes de pedirlo, así siempre tendrás certeza de que te alcanzarán tus ingresos para ser un pagador puntual. (L)

martes 19 de febrero de 2019

Soluciones para pagar tu crédito

martes 15 de enero de 2019

BURÓ DE CRÉDITO

martes 11 de diciembre de 2018

BURÓ DE CRÉDITO

martes 27 de noviembre de 2018

BURÓ DE CRÉDITO

martes 06 de noviembre de 2018

BURÓ DE CRÉDITO

miércoles 24 de octubre de 2018

BURÓ DE CRÉDITO

martes 09 de octubre de 2018

BURÓ DE CRÉDITO

martes 18 de septiembre de 2018

BURÓ DE CRÉDITO

martes 11 de septiembre de 2018

BURÓ DE CRÉDITO

Cargar Más