/ miércoles 7 de noviembre de 2018

Un llamado a los padres; Segunda parte

En el artículo de Walsh que mencionamos en la primera parte de este tema, la tercera cosa terrible de la que habla este autor y que está destruyendo a los niños en nuestra cultura es:


3.- El sistema educativo está diseñado para niñas. Aunque hay diferentes personalidades tanto en niñas como en niños, en una gran mayoría los niños suelen ser más inquietos que las niñas. El sistema educativo gubernamental y aún el de algunas escuelas privadas, encaja más con el comportamiento tranquilo que es más habitual en las niñas, el cual insta a quedarse quieto y a memorizar.

Pero los niños suelen ser más inquietos por naturaleza y no porque estén enfermos o funcionen mal. En muchos casos se comete el error de diagnosticarles que tienen problemas de atención, incluso se llega a medicarlos para mantenerlos tranquilos, como si el ser niños fuera una rara enfermedad.

4.- Por último, la cuarta cosa terrible que menciona Walsh es que la masculinidad es denigrada, es decir, la cultura actual no ayuda a que los niños varones desarrollen el valor de su masculinidad, en el buen sentido de la palabra. En muchos de los casos ni siquiera se tiene una comprensión correcta de lo que esto significa, sólo se tienen ideas erróneas de una virilidad deformada.

Estos cuatro aspectos que menciona Walsh, aunque podrían seguir enumerándose más, hacen más que evidente que la cultura actual no está ayudando a los niños varones a desarrollarse de manera adecuada, pero no son los únicos, qué decir de las niñas; de los y las jóvenes; de los hombres adultos y de las mujeres adultas, y de los ancianos varones y las ancianas mujeres, así que hay mucho por hacer.

Si eres padre o madre de familia te invito a que vuelvas a estos cuatro puntos mencionados por Walsh, los reflexiones y si estás de acuerdo, no te quedes de brazos cruzados.

Determínate a hacer algo al respecto, una de las primeras cosas que te puedo sugerir es que tomes la Biblia como tu manual para instruirte, e instruir a tus hijos, pero que te la tomes en serio, no como un libro religioso, ni sólo en tus ratos libres, sino de la manera como tomarías un manual para entender el funcionamiento y el cuidado de alguna cosa por la que has pagado mucho y no quieres descomponer, y de esta misma forma consideres el manual de la Biblia para comprender tu diseño y el de tus hijos, extrayendo de ella sus enseñanzas día con día y las apliques a tu situación actual, pues algo más que cosas materiales están en juego, es tu vida y la de tus hijos.

Debes considerar que no puedes esperar que la ayuda venga de la cultura, pues es más que evidente su decadencia moral, ya que en vez de ser un apoyo, echa abajo todo lo bueno que en casa se les llega a enseñar a los hijos.

Una segunda cosa que puedo sugerir es que consideraras seriamente educar a tus hijos en casa, ya que lejos de lo que muchos padres creen, es un movimiento que está tomando mucho interés en nuestro país, y donde ya existe mucha ayuda para padres e hijos que optan por este modelo, aún para madres o padres solos. La información, los recursos y la alternativa están ahí. Si este último punto es de tu interés, en el siguiente link puedes encontrar más información al respecto: https://educazion.net/sitio/


“Instruye al niño en el camino correcto, y aun en su vejez no lo abandonará”

(Proverbios 22:6 NVI)


Favor de enviar todo comentario a los siguientes sitios sociales, blog: metamorfosiscultural.wordpress.com; facebook, twitter, YouTube: Metamorfosis Cultural ó si deseas comentar más ampliamente puedes hacerlo al correo: metamorfosiscultural2016@gmail.com Gracias.

____________________________________________________

Artículo escrito por: Alejandra Pimentel Sánchez. Licenciada en Ciencias de la Familia.

Referencias:

https://www.dailywire.com/news/29311/walsh-boys-matt-walsh



En el artículo de Walsh que mencionamos en la primera parte de este tema, la tercera cosa terrible de la que habla este autor y que está destruyendo a los niños en nuestra cultura es:


3.- El sistema educativo está diseñado para niñas. Aunque hay diferentes personalidades tanto en niñas como en niños, en una gran mayoría los niños suelen ser más inquietos que las niñas. El sistema educativo gubernamental y aún el de algunas escuelas privadas, encaja más con el comportamiento tranquilo que es más habitual en las niñas, el cual insta a quedarse quieto y a memorizar.

Pero los niños suelen ser más inquietos por naturaleza y no porque estén enfermos o funcionen mal. En muchos casos se comete el error de diagnosticarles que tienen problemas de atención, incluso se llega a medicarlos para mantenerlos tranquilos, como si el ser niños fuera una rara enfermedad.

4.- Por último, la cuarta cosa terrible que menciona Walsh es que la masculinidad es denigrada, es decir, la cultura actual no ayuda a que los niños varones desarrollen el valor de su masculinidad, en el buen sentido de la palabra. En muchos de los casos ni siquiera se tiene una comprensión correcta de lo que esto significa, sólo se tienen ideas erróneas de una virilidad deformada.

Estos cuatro aspectos que menciona Walsh, aunque podrían seguir enumerándose más, hacen más que evidente que la cultura actual no está ayudando a los niños varones a desarrollarse de manera adecuada, pero no son los únicos, qué decir de las niñas; de los y las jóvenes; de los hombres adultos y de las mujeres adultas, y de los ancianos varones y las ancianas mujeres, así que hay mucho por hacer.

Si eres padre o madre de familia te invito a que vuelvas a estos cuatro puntos mencionados por Walsh, los reflexiones y si estás de acuerdo, no te quedes de brazos cruzados.

Determínate a hacer algo al respecto, una de las primeras cosas que te puedo sugerir es que tomes la Biblia como tu manual para instruirte, e instruir a tus hijos, pero que te la tomes en serio, no como un libro religioso, ni sólo en tus ratos libres, sino de la manera como tomarías un manual para entender el funcionamiento y el cuidado de alguna cosa por la que has pagado mucho y no quieres descomponer, y de esta misma forma consideres el manual de la Biblia para comprender tu diseño y el de tus hijos, extrayendo de ella sus enseñanzas día con día y las apliques a tu situación actual, pues algo más que cosas materiales están en juego, es tu vida y la de tus hijos.

Debes considerar que no puedes esperar que la ayuda venga de la cultura, pues es más que evidente su decadencia moral, ya que en vez de ser un apoyo, echa abajo todo lo bueno que en casa se les llega a enseñar a los hijos.

Una segunda cosa que puedo sugerir es que consideraras seriamente educar a tus hijos en casa, ya que lejos de lo que muchos padres creen, es un movimiento que está tomando mucho interés en nuestro país, y donde ya existe mucha ayuda para padres e hijos que optan por este modelo, aún para madres o padres solos. La información, los recursos y la alternativa están ahí. Si este último punto es de tu interés, en el siguiente link puedes encontrar más información al respecto: https://educazion.net/sitio/


“Instruye al niño en el camino correcto, y aun en su vejez no lo abandonará”

(Proverbios 22:6 NVI)


Favor de enviar todo comentario a los siguientes sitios sociales, blog: metamorfosiscultural.wordpress.com; facebook, twitter, YouTube: Metamorfosis Cultural ó si deseas comentar más ampliamente puedes hacerlo al correo: metamorfosiscultural2016@gmail.com Gracias.

____________________________________________________

Artículo escrito por: Alejandra Pimentel Sánchez. Licenciada en Ciencias de la Familia.

Referencias:

https://www.dailywire.com/news/29311/walsh-boys-matt-walsh



miércoles 03 de abril de 2019

Una sociedad paranoica

miércoles 20 de marzo de 2019

¿ A quién imitar?

miércoles 06 de marzo de 2019

La acción humana

miércoles 27 de febrero de 2019

¿Cuál ley?

miércoles 20 de febrero de 2019

Los tiempos exigen al cristianismo

miércoles 13 de febrero de 2019

Democracia: ¿El camino hacia la felicidad?

miércoles 06 de febrero de 2019

La crisis moral

miércoles 30 de enero de 2019

¿México “neutral”?

Cargar Más