/ lunes 1 de noviembre de 2021

¿Y las denuncias?

Dad crédito a las obras y no a las palabras

El Quijote

Desde el accidentado proceso de Entrega-Recepción; los señalamientos de un lado y otro no han cesado. Los hoy funcionarios y servidores públicos señalan a través de los medios de comunicación que encuentran hallazgos lamentables y lastimosos en un Estado -como institución, no como territorio- con cada vez menos recursos y cada vez menos trámites y servicios efectivos.

Sin embargo, desde el Comité de Participación Ciudadana y desde el Sistema Estatal Anticorrupción esperamos la acción legal de estos nuevos funcionarios. Son ellos quienes tienen en sus manos la información que se necesita para presentar las denuncias y para brindar los elementos que las autoridades de investigación requieran.

Al momento, he detectado al menos cuatro señalamientos importantes sobre los que habría que iniciar acciones legales: los sobrecostos en el Sector Salud; la renta de helicópteros; la adquisición de bienes inmuebles al final de la pasada administración y el presunto desfalco de miles de millones de pesos en diversas dependencias, recurso que no se encuentra en las arcas del estado ni se ha justificado su gasto.

El Sistema Estatal Anticorrupción agrupa a las instancias de control, investigación y sanción; así que quienes han hecho estos señalamientos públicos puede, a través de una sola ventanilla que es la Secretaría Ejecutiva del Sistema, presentar las denuncias correspondientes para que las reciba y de seguimiento la Auditoría Superior de Michoacán, el Tribunal de Justicia Administrativa o la Fiscalía Estatal Anticorrupción.

Además, el Gobierno del Estado cuenta con una silla dentro del Sistema a través de la Secretaría de la Contraloría; así que la coordinación entre las instituciones se puede realizar de manera directa.

Por ello, confío en que, a la brevedad, la presente administración estatal hará uso de las vías institucionales y legales para evitar que haya más impunidad y que se logre sancionar a los responsables e, incluso, recuperar recursos públicos.

Dad crédito a las obras y no a las palabras

El Quijote

Desde el accidentado proceso de Entrega-Recepción; los señalamientos de un lado y otro no han cesado. Los hoy funcionarios y servidores públicos señalan a través de los medios de comunicación que encuentran hallazgos lamentables y lastimosos en un Estado -como institución, no como territorio- con cada vez menos recursos y cada vez menos trámites y servicios efectivos.

Sin embargo, desde el Comité de Participación Ciudadana y desde el Sistema Estatal Anticorrupción esperamos la acción legal de estos nuevos funcionarios. Son ellos quienes tienen en sus manos la información que se necesita para presentar las denuncias y para brindar los elementos que las autoridades de investigación requieran.

Al momento, he detectado al menos cuatro señalamientos importantes sobre los que habría que iniciar acciones legales: los sobrecostos en el Sector Salud; la renta de helicópteros; la adquisición de bienes inmuebles al final de la pasada administración y el presunto desfalco de miles de millones de pesos en diversas dependencias, recurso que no se encuentra en las arcas del estado ni se ha justificado su gasto.

El Sistema Estatal Anticorrupción agrupa a las instancias de control, investigación y sanción; así que quienes han hecho estos señalamientos públicos puede, a través de una sola ventanilla que es la Secretaría Ejecutiva del Sistema, presentar las denuncias correspondientes para que las reciba y de seguimiento la Auditoría Superior de Michoacán, el Tribunal de Justicia Administrativa o la Fiscalía Estatal Anticorrupción.

Además, el Gobierno del Estado cuenta con una silla dentro del Sistema a través de la Secretaría de la Contraloría; así que la coordinación entre las instituciones se puede realizar de manera directa.

Por ello, confío en que, a la brevedad, la presente administración estatal hará uso de las vías institucionales y legales para evitar que haya más impunidad y que se logre sancionar a los responsables e, incluso, recuperar recursos públicos.