imagotipo

Agradecimiento vs Desagradecimiento

  • Alejandra Pimentel

¿Qué porcentaje de la población en este país, consideras vive en un continúo agradecimiento, y qué porcentaje vive en un continúo desagradecimiento?, ¿cómo te contesta esta pregunta el paisaje social que observas en el país?

La definición de agradecimiento que encontramos en un diccionario común dice: gratitud por algo recibido. Así que la pregunta que te invito a hacerte es la siguiente:

¿Cuándo fue la última vez que con profundo agradecimiento diste gracias por lo que muchas veces damos por sentado? Como por ejemplo: la vida, los hijos, tu esposo, tu esposa, por contar con un trabajo remunerativo, por el sustento de cada día, por contar con un techo donde vivir, etc.

Algunos antónimos de la palabra agradecimiento son: desagradecimiento, olvido, ingratitud. Una actitud de agradecimiento es contraria a una actitud de desagradecimiento.

El agradecimiento trae positivismo a nuestra mente y nos ayuda a poner un escudo contra el desagradecimiento que trae negativismo y  fatalismo por aquello que nos llena de amargura y resentimiento contra la vida, y esa amargura nos lleva a convertirnos en células cancerosas que enferman nuestra vida, nuestros hogares y nuestra sociedad.

Sin lugar a duda, todos tenemos algo por qué estar agradecidos, aunque muchos lleguen a pensar que no tienen nada que agradecer, la realidad es que más de lo que nos imaginamos, cada ser humano viene a esta vida para cumplir un propósito muy especial que debe ir descubriendo en su Creador, y esto en sí, ya es motivo para vivir agradecidos.

Independientemente de cuál sea tu condición actual física, intelectual, espiritual, económica, familiar, etc. Tu vida tiene un valor muy especial, que ni siquiera tus progenitores pueden determinar el alcance que tu vida puede traer de beneficio a la humanidad conforme al plan de tu Creador para ti, y la historia esta repleta de ejemplos.

En el documento bíblico también encontramos cantidad de ejemplos, como el del apóstol Pablo que mantuvo una actitud de agradecimiento que le permitió desarrollar una mente positiva en medio de la adversidad y el sufrimiento que le tocó vivir, fue así porque aceptó a Jesucristo en su vida como el verdadero modelo a seguir, reconociendo que Jesucristo es el Hijo de Dios enviado a la tierra para que comprendamos a través de él  nuestro verdadero diseño y propósito de nuestra vida, por eso Pablo pudo comprender que nada de lo que nos pase en esta vida tiene despropósito alguno, al contrario, todo debe obrar para nuestro bien, aún las cosas difíciles, y esto es motivo de un profundo agradecimiento a Dios; estas fueron las palabras que escribió este apóstol: “Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito” (Romanos 8:28).

Solo tenemos dos opciones en esta vida, vivir en un continuo agradecimiento que llena nuestra mente de positivismo y nos hace caminar en esperanza en esta vida, o vivir en un desagradecimiento continuo que nos llena de negativismo que nos amarga la vida.  A cada uno nos toca elegir entre estas dos opciones.

“Estén siempre alegres, oren sin cesar, den gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús.” (1 Tesalonicenses 5:16-18 NBD)

Favor de enviar todo comentario a los siguientes sitios sociales, blog: metamorfosiscultural.wordpress.com; facebook, twitter, YouTube: Metamorfosis Cultural ó si deseas comentar más ampliamente puedes hacerlo al correo: metamorfosiscultural2016@gmail.com  Gracias.

____________________________________________________

Artículo escrito por: Alejandra Pimentel Sánchez. Licenciada en Ciencias de la Familia.