imagotipo

Cómo disfrutar y compartir a Dios

  • John Spyker

Primero hay que establecer en nuestras mentes que Dios nos creó por amor y con el plan de darnos vida en abundancia para disfrutar. Jesucristo dijo (Juan 10:10) “Yo he venido para que tengan vida y para que la tengan en abundancia”. Observa la manera en que el salmista David disfrutaba a Dios: (Salmos 16:11) “Me mostrarás la senda de la vida. En tu presencia hay plenitud de gozo; delicias a tu diestra para siempre”. Piensa un momento en estas tres poderosas verdades: 1. Tú puedes disfrutar plenamente a Dios. En él está el amor más grande, el gozo más libertador y la paz más profunda. 2. Tú puedes compartir a Dios, pero únicamente será efectivo tu compartir si vives disfrutando a Dios. 3. Para disfrutar y compartir a Dios es necesario que tengas su Espíritu activo dentro de ti. ¿Cómo se pueden vivir estas poderosas verdades? ¿Dónde está la respuesta? Está en el interior de toda persona que ha creído en Cristo Jesús. Fuimos creados para deleitarnos en Dios y Dios en nosotros. El fin del hombre es disfrutar de amistad con Dios. Cristo dijo a sus discípulos, ya no les llamaré siervos sino amigos. ¿Cómo disfrutar a Dios? Pues, aprende a amar y gozar la vida que él te ha dado. El fruto del Espíritu de Dios es amor, gozo, paz… Dios quiere que tú disfrutes de estas virtudes. El ser humano siempre ha necesitado esto. El mundo hoy está en muy mal estado. El odio, el crimen y la desintegración de las familias son aceptados por la mayoría como algo normal y común. La pérdida de valores espirituales y morales pareciera no preocupar a la mayor parte de la población, por lo menos no tanto como el dinero y las posesiones materiales. Las guerras tan destructivas y sin “justificación de peso” alguna, aunque han formado parte de la vida humana desde el inicio de su historia, ahora se han aumentado. La política está en crisis por todos lados y, por otro lado, muchas veces pareciera que los malos prosperan y los buenos sufren. La única y verdadera respuesta para el ser humano hoy está en Dios. El poder más grande del universo es el amor de Dios. Toda persona que comienza a conocer el amor de Dios es transformada con su poder. Camina con Dios todos los días, amigo. Conócelo mejor. Así tú podrás sonreír todos los días; podrás cantar todos los días; podrás reír todos los días; podrás asombrarte todos los días y podrás anticipar continuamente nuevas experiencias con Dios. Dios te quiere llenar de canciones, de alegría, de danza, de gozo verdadero y profundo, de libertad asombrosa y de satisfacción profunda. Salomón dijo en el libro de Proverbios: (15:13) “El corazón alegre hermosea el rostro, más por el dolor del corazón el espíritu se abate”. Y, además, (15:15) “Todos los días del afligido son difíciles, mas el de corazón contento tiene un banquete continuo”. Y también, (17:22) “El corazón alegre constituye buen remedio, mas el espíritu triste seca los huesos”. La vida sin gozo no es vida, es sólo existencia. Las obras de Dios se realizan dentro de un ambiente de gozo y alegría. La parte más céntrica de Dios es su amor y donde hay amor verdadero siempre hay gozo. Triunfar en la vida para muchos quiere decir que ganaron mucho dinero, pero el que tiene el conocimiento de Dios sabe que triunfar en la vida es haber aprendido a vivir contento y alegre. (L)