imagotipo

El derecho al trabajo

  • Carlos Ceja Silva

En la Constitución se encuentran leyes que protegen a los trabajadores de México; en el artículo 5°: a nadie se le puede prohibir ejercer la profesión o trabajo, siempre y cuando sea legal, no se le puede obligar a trabajar sin previo acuerdo y sin recibir una justa retribución. El artículo 123 garantiza que “Toda persona tiene derecho al trabajo digno y socialmente útil”.

El Derecho al Trabajo incluye ejercerlo en las mejores condiciones sociales y laborales, con protección al bienestar, salud y vida de trabajadores y su familia; siendo fundamento para otras leyes especiales en materia laboral.

El Derecho al Trabajo tiene preceptos de orden público, regula las relaciones jurídicas, con el objeto de garantizar su desarrollo como persona humana; y a la comunidad la integración en el cuerpo social, y la regularización de los conflictos entre los sujetos de estas relaciones.

En México, los trabajadores no tienen la cultura de informarse sobre sus derechos laborales, derivando en abusos por algunos empleadores; se dan casos en los que no sabemos que existen tres tipos de trabajadores: sindicalizados, no sindicalizados y de confianza, por ley se debe tener un contrato por escrito en el que consten los términos y condiciones en los que se laborará.

En caso de no contar con el documento, el empleador acreditará las condiciones de trabajo en caso de conflicto. Es importante que sepamos cuáles son nuestros derechos al trabajo básicos, como las vacaciones, en las que cada trabajador tiene seis días de vacaciones por el primer año de servicio, incrementándose en dos días por cada año hasta el cuarto y, a partir de entonces, los días de vacaciones se aumentan dos días cada cinco años; además corresponde una prima vacacional equivalente a 25% del monto percibido durante los días de vacaciones; aguinaldo correspondiente a 15 días de sueldo; un máximo de 48 horas de trabajo semanales; un día de descanso por semana; goce de sueldo y percibir al menos el salario mínimo.

Debe existir un contrato laboral con información de la duración del empleo, servicios a ser prestados por el empleado, lugar en que se prestarán los servicios, información de salario, con la cantidad, términos a pagar, día y medio de pago, referencias de formación, vacaciones y condiciones de trabajo acordadas por las partes.

Se prohíbe la discriminación, por raza, nacionalidad, preferencia sexual, religión, estado civil, condición social, edad, género y/o discapacidad; si es víctima se puede denunciar.

El tratamiento, obtención, uso, divulgación o almacenamiento de datos personales está sujeto al consentimiento de la persona a la que pertenecen. Los patrones, como “controladores de los datos”, deben compartir el aviso de privacidad correspondiente con sus empleados.

En el periodo de maternidad en las mujeres, el salario, beneficios y derechos no deben afectarse.

El Instituto Mexicano del Seguro Social pagará a la madre trabajadora 100% de su salario diario como aporte de seguridad social. Si se prolonga el periodo de licencia de maternidad, tiene derecho a 50% del salario diario por un periodo de hasta 60 días.

Si la relación laboral se rescinde sin causa justificada, el empleador deberá indemnizar al trabajador mediante el pago correspondiente a tres meses de salario integrado, más 20 días por año de servicio, prima de antigüedad. Lo anterior independientemente del pago de las prestaciones y salarios devengados. Todos los trabajadores de una empresa tienen derecho a participar en las utilidades.

Será lo ideal en el Derecho al Trabajo el decir del filósofo Confucio: “Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día”. (–)