imagotipo

Lo que podemos aprender de Venezuela 4ª parte

  • Alejandra Pimentel

 

Siguiendo con el tema que nos ocupa, en esta cuarta parte queremos seguir analizando lo que el socialismo ha venido a traer a Venezuela, ya que como se mencionó en la introducción de esta serie, las voces socialistas en México que quieren lo mismo para este país, su mejor aliada siempre será la ignorancia de las personas, por eso es de vital importancia educarnos al respecto si queremos un mejor futuro para México y sus futuras generaciones.

Antes de que Chávez llegara al poder, la inseguridad que se vivía en el país captaba la preocupación de los venezolanos, quienes creyeron en las promesas de Chávez para eliminar la violencia, pero ¿qué ha pasado?

Desde 1999 que Chávez subió al poder a la fecha, el crimen ha crecido en espiral ascendente. Aunque el régimen socialista de Chávez y su heredero Maduro han querido ocultar la realidad de este crecimiento para no desprestigiar al sistema, ya que desde el 2002 los organismos de seguridad del gobierno de Venezuela dejaron de ofrecer información actualizada sobre la violencia en el país. No obstante organizaciones no gubernamentales como la OVV (Observatorio Venezolano de Violencia) han informado del crecimiento de la violencia en el país, mencionando que en el 2013 en Caracas hubo 79 homicidios por cada 100 mil habitantes, y para el 2016 la cifra ascendió a 91.8 homicidios por cada 100 mil habitantes, de ahí que algunas fuentes hablen que Venezuela se ha convertido en el segundo país más violento del mundo (1).

Pero estos resultados no son nuevos, al contrario, son repetitivos en la historia del socialismo, como muestra echemos un vistazo al crimen en la Ex Unión Soviética socialista que existió oficialmente de 1922 a 1991. Para 1989 el entonces ministro del Interior V.V. Bakatin habló sobre la contradicción entre lo que decían las estadísticas oficiales respecto a la disminución de la criminalidad y la realidad que se respiraba en el país. Cifras de principios de 1991 respecto a un año anterior mostraban los porcentajes de aumento en el crimen: asesinatos 26.5%, asaltos en propiedad privada 53%, violencia en las calles 83%. A principios de los años 90, el Ministerio del Interior declaraba que el sistema de transporte del país se había convertido en una zona delictiva, donde los asaltos a trenes, barcos y aviones aumentaban cada día (2). Por lo cual, resulta lógico que a las fechas de esas cifras, la Ex Unión Soviética ya se encontraba a un milímetro de su colapso final.

Y si somos investigadores serios del tema, vamos a encontrar el mismo patrón ascendente de la violencia en todos los regímenes socialistas, aunque muchas veces sea difícil encontrar cifras reales por la manipulación, corrupción, control y totalitarismo que se da con el socialismo.

Por lo cual es una gran mentira creer que el socialismo puede siquiera mejorar levemente el problema de la inseguridad y violencia en un país, pues su error parte precisamente de su ideología que culpa a la sociedad capitalista de generar delincuentes, negando la responsabilidad personal y familiar en el desarrollo del carácter moral, en otras palabras, la ideología socialista nunca culpará ni sancionará al criminal por su crimen, sino que culpará y sancionará a la sociedad por el crimen cometido por el criminal, lo cual crea injusticia, impunidad y anarquía, ¿qué sociedad puede aguantar indefinidamente un sistema con estas características? La historia nos dice que ninguna. (L)

 

Favor de enviar todo comentario a los siguientes sitios sociales, blog: metamorfosiscultural.wordpress.com; facebook, twitter, YouTube: Metamorfosis Cultural ó si deseas comentar más ampliamente puedes hacerlo al correo: metamorfosiscultural2016@gmail.com Gracias.

Licenciada en Ciencias de la Familia.

Referencias:

1)http://www.eltiempo.com/mundo/latinoamerica/paises-mas-violentos-del-mundo-en-el-2016-52529

2)http://www.nexos.com.mx/?p=6188