/ lunes 9 de noviembre de 2020

García Luna era más poderoso que Felipe Calderón: Jesús Lemus

En entrevista exclusiva, el periodista y escritor michoacano charla sobre su más reciente libro: El Licenciado, donde retrata al hombre fuerte en el sexenio 2006-2012

Morelia, Michoacán (OEM-Infomex).- Lo primero que recuerda Jesús Lemus cuando se le pregunta cuándo fue que comenzó a escribir El Licenciado. García Luna, Calderón y el narco, es su estadía en el penal de Puente Grande, entre mayo de 2008 y mayo de 2011. “Ahí me aventé tres años, inculpado falsamente por narcotráfico, pues como director de El Tiempo de La Piedad, me atreví a señalar los nexos de los Calderón con la Familia Michoacana”, señala.

La charla con este periodista y escritor, autor de otros títulos como Los Malditos (2013) es extensa y sucede en un hotel alejado del bullicio citadino. Dice que en el encierro de la cárcel “nace la idea no tanto de escribir un libro sobre Genaro García Luna, sino de averiguar quién era ese personaje, porque fue precisamente la Secretaría de Seguridad Pública (a su cargo) la que me armó el expediente, cuyos informes eran puro invento”.

Foto: Iván Villanueva | El Sol de Morelia

En el penal pudo tener largas conversaciones con distintos capos del crimen organizado; uno de ellos, Alfredo Beltrán Leyva, alias “El Mochomo”, así como con Sergio Enrique Villarreal Barragán, alias “El Grande”, su jefe de sicarios. Ambos le contaron santo y seña de ese súper policía en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, hombre al que describe como sumamente hábil para negociar con Dios y con el Diablo, con gobierno y con el narco. “Ellos me contaron cómo es que Estado y crimen estaban asociados, cuánto se pagaba, cómo se pagaba...”

En diciembre de 2019, cuando se dio la detención de Genaro García Luna en Estados Unidos, Lemus ya tenía muy avanzada la investigación para armar un libro, que no solo se nutre de testimonios de los presos en Puente Grande, sino de un arduo trabajo de investigación documental y de preguntarle a gente cercana al personaje, no solo mientras fue funcionario público, sino desde que era un joven habitante de la Ciudad de México.

Te puede interesar: “Tata” Felipe Chávez es recordado en homenaje póstumo

Para hacer un perfil del hombre fuerte en el calderonato, Lemus se reunió con agentes y exagentes del Cisen, la DEA, la CIA y el FBI; con gente del Cártel de Sinaloa, de la Familia Michoacana y de los Beltrán Leyva. “Me interesaba mucho saber cómo lo veían desde el subterráneo, quién era él para ellos, para los narcos”.

¿Ese hombre tartamudo, torpe en los micrófonos, era más poderoso que el presidente?, le preguntamos a Lemus. “¡Claro que lo era! Digo, cualquiera era más poderoso que ese pobre presidente... Yo lo describiría como el hombre más poderoso del narcotráfico en el gobierno, porque en este país, los narcos más poderosos de la historia han sido Rafael Caro Quintero y el Chapo Guzmán, pero ellos actuaron desde la clandestinidad. Desde el poder que da el gobierno, García Luna era el hombre más fuerte”.

Foto: Iván Villanueva | El Sol de Morelia

Otra hipótesis que Lemus plantea en El Licenciado es cómo un espía común y corriente fue escalando en las esferas gubernamentales hasta el punto de ser quien diseñaba las estrategias para enarbolar la guerra contra el narco, bandera en el sexenio de Calderón. Y en esa indagatoria halla algunos puntos de inflexión: “Aprovechó al máximo las circunstancias que le tocaron, una de las primeras fue, ya trabajando en el Cisen, infiltrar el movimiento del EZLN e informar quién lo encabezaba y cuándo se iban a dar a conocer. Después logró la liberación de Alfredo Harp Helú, el poderoso banquero a quien habían secuestrado en 1994; lo liberó sano y salvo, hizo un trabajo limpio, perfecto, que no podía salir mal porque tuvo la ayuda de Alcides Magaña, alias ´El Metro´, a la postre, líder del Cártel del Golfo”.

El Licenciado, como lo llamarían los jefes del narco, se convertía así en el hombre que, por un lado, brindaba servicios de seguridad privada a los hombres más ricos de México, y por el otro, en el funcionario que negociaba con uno y otro grupo del crimen organizado. Sin embargo, fue en el sexenio de Felipe Calderón cuando alcanzó la cumbre, cuando tendría más poder de decisión que el propio presidente.

Sobre ese periodo, Jesús Lemus se extiende en la segunda parte de esta entrega.


Morelia, Michoacán (OEM-Infomex).- Lo primero que recuerda Jesús Lemus cuando se le pregunta cuándo fue que comenzó a escribir El Licenciado. García Luna, Calderón y el narco, es su estadía en el penal de Puente Grande, entre mayo de 2008 y mayo de 2011. “Ahí me aventé tres años, inculpado falsamente por narcotráfico, pues como director de El Tiempo de La Piedad, me atreví a señalar los nexos de los Calderón con la Familia Michoacana”, señala.

La charla con este periodista y escritor, autor de otros títulos como Los Malditos (2013) es extensa y sucede en un hotel alejado del bullicio citadino. Dice que en el encierro de la cárcel “nace la idea no tanto de escribir un libro sobre Genaro García Luna, sino de averiguar quién era ese personaje, porque fue precisamente la Secretaría de Seguridad Pública (a su cargo) la que me armó el expediente, cuyos informes eran puro invento”.

Foto: Iván Villanueva | El Sol de Morelia

En el penal pudo tener largas conversaciones con distintos capos del crimen organizado; uno de ellos, Alfredo Beltrán Leyva, alias “El Mochomo”, así como con Sergio Enrique Villarreal Barragán, alias “El Grande”, su jefe de sicarios. Ambos le contaron santo y seña de ese súper policía en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, hombre al que describe como sumamente hábil para negociar con Dios y con el Diablo, con gobierno y con el narco. “Ellos me contaron cómo es que Estado y crimen estaban asociados, cuánto se pagaba, cómo se pagaba...”

En diciembre de 2019, cuando se dio la detención de Genaro García Luna en Estados Unidos, Lemus ya tenía muy avanzada la investigación para armar un libro, que no solo se nutre de testimonios de los presos en Puente Grande, sino de un arduo trabajo de investigación documental y de preguntarle a gente cercana al personaje, no solo mientras fue funcionario público, sino desde que era un joven habitante de la Ciudad de México.

Te puede interesar: “Tata” Felipe Chávez es recordado en homenaje póstumo

Para hacer un perfil del hombre fuerte en el calderonato, Lemus se reunió con agentes y exagentes del Cisen, la DEA, la CIA y el FBI; con gente del Cártel de Sinaloa, de la Familia Michoacana y de los Beltrán Leyva. “Me interesaba mucho saber cómo lo veían desde el subterráneo, quién era él para ellos, para los narcos”.

¿Ese hombre tartamudo, torpe en los micrófonos, era más poderoso que el presidente?, le preguntamos a Lemus. “¡Claro que lo era! Digo, cualquiera era más poderoso que ese pobre presidente... Yo lo describiría como el hombre más poderoso del narcotráfico en el gobierno, porque en este país, los narcos más poderosos de la historia han sido Rafael Caro Quintero y el Chapo Guzmán, pero ellos actuaron desde la clandestinidad. Desde el poder que da el gobierno, García Luna era el hombre más fuerte”.

Foto: Iván Villanueva | El Sol de Morelia

Otra hipótesis que Lemus plantea en El Licenciado es cómo un espía común y corriente fue escalando en las esferas gubernamentales hasta el punto de ser quien diseñaba las estrategias para enarbolar la guerra contra el narco, bandera en el sexenio de Calderón. Y en esa indagatoria halla algunos puntos de inflexión: “Aprovechó al máximo las circunstancias que le tocaron, una de las primeras fue, ya trabajando en el Cisen, infiltrar el movimiento del EZLN e informar quién lo encabezaba y cuándo se iban a dar a conocer. Después logró la liberación de Alfredo Harp Helú, el poderoso banquero a quien habían secuestrado en 1994; lo liberó sano y salvo, hizo un trabajo limpio, perfecto, que no podía salir mal porque tuvo la ayuda de Alcides Magaña, alias ´El Metro´, a la postre, líder del Cártel del Golfo”.

El Licenciado, como lo llamarían los jefes del narco, se convertía así en el hombre que, por un lado, brindaba servicios de seguridad privada a los hombres más ricos de México, y por el otro, en el funcionario que negociaba con uno y otro grupo del crimen organizado. Sin embargo, fue en el sexenio de Felipe Calderón cuando alcanzó la cumbre, cuando tendría más poder de decisión que el propio presidente.

Sobre ese periodo, Jesús Lemus se extiende en la segunda parte de esta entrega.


Policiaca

Queman vehículo con 3 cuerpos dentro en Ario de Rosales

Los cadáveres estaban en la parte trasera de una camioneta Honda CR-V sobre un camino de terracería

Local

IEM retoma sesión y valida consultas de Zitácuaro

Cresencio Morales, Donaciano Ojeda y Janitzio tendrán gobiernos autónomos

Local

Denuncian acto de discriminación a mujer trans en una universidad de Morelia

La universidad lamentó los hechos y pidió asesoría a una organización civil para evitar este tipo de actos discriminatorios

Policiaca

Queman vehículo con 3 cuerpos dentro en Ario de Rosales

Los cadáveres estaban en la parte trasera de una camioneta Honda CR-V sobre un camino de terracería

Virales

¿Qué fue lo más buscado en Google durante 2020?

"¿Cómo sanar?" fue lo más consultado en 2020 y 2021 en el buscador de Google

Gossip

Yalitza se reúne en Querétaro con las protagonistas de Noche de Fuego

Durante la charla, las jóvenes compartieron cómo fue la realización de sus respectivos papeles y revelaron detalles detrás de cámaras

Local

IEM retoma sesión y valida consultas de Zitácuaro

Cresencio Morales, Donaciano Ojeda y Janitzio tendrán gobiernos autónomos

Local

Aplicarán refuerzo contra Covid-19 en 5 municipios

Este jueves y viernes suministrarán dosis única a mayores de 60 en Apatzingán, Lázaro Cárdenas, Morelia, Uruapan y Zitácuaro

Justicia

Firma Durazo convenio para proteger derechos de periodistas y activistas en Sonora

Con esta medida el gremio periodístico podrá contar con protección especial tanto de las autoridades como de organizaciones en favor de los derechos humanos