/ viernes 19 de julio de 2019

Kamishibai, teatro en papel que viene del pasado

Sakiko Yokoo, maestra en danza educativa, impartió un taller acerca de esta técnica de aprendizaje para niños mediante cuentos, que proviene del siglo XII en Japón y se popularizó en 1920

Morelia, Mich.- (OEM-Infomex).- Desde los antiguos templos budistas de Japón en el siglo XII proviene el Kamishibai, que significa “Teatro de papel” y es una manera de contar historias a través de imágenes y la oralitura, el cual se instala en el presente y en Morelia gracias a Sakiko Yokoo, maestra en danza educativa originaria de Tokio, Japón, quien impartió un taller sobre esta técnica en la Cafebrería El Traspatio, dirigido a personas del sector educativo.

“Desde niña fui espectadora, pero en 2003 ejecuté la técnica para la inclusión de niños con discapacidad en el Centro de Atención Múltiple de Hidalgo, México, también visitaba primarias donde había niños integrados para que a través de los cuentos comprendieran cómo había que ser inclusivos”, explicó Sakiko Yokoo en entrevista para El Sol de Morelia.

También relató que su misión en Chapantongo, Hidalgo, duró dos años, y se logró a través del programa titulado Jóvenes Voluntarios de la Agencia de Cooperación Internacional del Gobierno de Japón, en diciembre de 2003, el cual también formó parte del programa de inclusión de la Secretaría de Educación Pública. Sin embargo en 2010 regresó a su país natal para estudiar durante un año la técnica del kamishibai, ya que le había dado muy buenos resultados como proceso de enseñanza-aprendizaje.

Foto: Alejandra Hernández

Una vez que perfeccionó su empleo del kamishibai, regresó a México en enero de 2011, y en específico a Pátzcuaro donde trabajo algunos años en el Centro Dramático de Michoacán, donde, junto con su esposo, trajeron de Japón a varios artistas para que realizara estancias.

“Actualmente no sólo me dedico al kamishibai, sino a las artes escénicas en general, además soy gestora cultura y directora de la asociación civil llamada “México-Japón caminando juntos”, la cual se dedica al intercambio y difusión de la cultura entre ambos países”, afirmó la maestra del taller.

TEATRO ANTIGUO EN PEQUEÑO PARA PEQUEÑOS

En 1920, durante la época de crisis de económica tras la Primera Guerra Mundial, los vendedores de dulces emplearon el pequeño escenario llamado butai (teatro Kamishibai) de los monjes budistas, para atrapar al cliente, es decir, el kamishibai renació de la antigüedad por la necesidad de sobrevivir, así relató Sakiko Yokoo, previo a su taller.

Estos narradores de los que habló Sakiko, se caracterizaron por viajar a distintos lugares en su bicicleta para vender dulces a los niños, y llevaban el teatro diminuto teatro para atraer la atención de los compradores, esta era su forma de ganarse la vida después de la rimera Guerra Mundial.

Foto: Alejandra Hernández


El kamishibai cuenta con un instrumento llamado Hyoshigi, que son dos palos de manera, los cuales hacen sonar los narradores al iniciar la mini función ilustrativa. Éste a su vez, cuenta una historia mediante las imágenes para entretener al publico. La historia más conocida es la del creador de paletas, característica de la venta que hacían estos personajes de la antigua China. Con anterioridad los monjes lo utilizaban para explicar a los creyentes que no sabían leer algunas enseñanzas.

Morelia, Mich.- (OEM-Infomex).- Desde los antiguos templos budistas de Japón en el siglo XII proviene el Kamishibai, que significa “Teatro de papel” y es una manera de contar historias a través de imágenes y la oralitura, el cual se instala en el presente y en Morelia gracias a Sakiko Yokoo, maestra en danza educativa originaria de Tokio, Japón, quien impartió un taller sobre esta técnica en la Cafebrería El Traspatio, dirigido a personas del sector educativo.

“Desde niña fui espectadora, pero en 2003 ejecuté la técnica para la inclusión de niños con discapacidad en el Centro de Atención Múltiple de Hidalgo, México, también visitaba primarias donde había niños integrados para que a través de los cuentos comprendieran cómo había que ser inclusivos”, explicó Sakiko Yokoo en entrevista para El Sol de Morelia.

También relató que su misión en Chapantongo, Hidalgo, duró dos años, y se logró a través del programa titulado Jóvenes Voluntarios de la Agencia de Cooperación Internacional del Gobierno de Japón, en diciembre de 2003, el cual también formó parte del programa de inclusión de la Secretaría de Educación Pública. Sin embargo en 2010 regresó a su país natal para estudiar durante un año la técnica del kamishibai, ya que le había dado muy buenos resultados como proceso de enseñanza-aprendizaje.

Foto: Alejandra Hernández

Una vez que perfeccionó su empleo del kamishibai, regresó a México en enero de 2011, y en específico a Pátzcuaro donde trabajo algunos años en el Centro Dramático de Michoacán, donde, junto con su esposo, trajeron de Japón a varios artistas para que realizara estancias.

“Actualmente no sólo me dedico al kamishibai, sino a las artes escénicas en general, además soy gestora cultura y directora de la asociación civil llamada “México-Japón caminando juntos”, la cual se dedica al intercambio y difusión de la cultura entre ambos países”, afirmó la maestra del taller.

TEATRO ANTIGUO EN PEQUEÑO PARA PEQUEÑOS

En 1920, durante la época de crisis de económica tras la Primera Guerra Mundial, los vendedores de dulces emplearon el pequeño escenario llamado butai (teatro Kamishibai) de los monjes budistas, para atrapar al cliente, es decir, el kamishibai renació de la antigüedad por la necesidad de sobrevivir, así relató Sakiko Yokoo, previo a su taller.

Estos narradores de los que habló Sakiko, se caracterizaron por viajar a distintos lugares en su bicicleta para vender dulces a los niños, y llevaban el teatro diminuto teatro para atraer la atención de los compradores, esta era su forma de ganarse la vida después de la rimera Guerra Mundial.

Foto: Alejandra Hernández


El kamishibai cuenta con un instrumento llamado Hyoshigi, que son dos palos de manera, los cuales hacen sonar los narradores al iniciar la mini función ilustrativa. Éste a su vez, cuenta una historia mediante las imágenes para entretener al publico. La historia más conocida es la del creador de paletas, característica de la venta que hacían estos personajes de la antigua China. Con anterioridad los monjes lo utilizaban para explicar a los creyentes que no sabían leer algunas enseñanzas.

Local

Recibe Legislativo propuesta para venta de bienes inmuebles del estado

Este día fue presentado ante el Congreso el proyecto de decreto para autorizar al gobierno de Michoacán la enajenación de diez predios públicos

Cine

El FICM revela la Selección Oficial de su 17ª edición

Morelia recibirá del 18 al 27 de octubre al Festival Internacional del Cine de Morelia con un total de 94 películas

Local

OOAPAS, al borde de la quiebra; continúan problemas financieros

El subdirector de distribución del organismo Francisco Servín, apuntó que el mayor problema es el clandestinaje del servicio, las fugas de agua y la ciudadanía morosa que se niega a pagar por el servicio de agua potable

Sociedad

Cancela Segob diálogo con las autodefensas

Olga Sánchez afirma que la intención era buena, pero acatan la orden de AMLO

Deportes

Sorpresa "vikinga", Monarcas vence 2-0 a Pumas

Es la primera vez que Morelia gana como local en el torneo y de esta manera Pablo Guede inicia con el pie derecho su proceso

Local

Recibe Legislativo propuesta para venta de bienes inmuebles del estado

Este día fue presentado ante el Congreso el proyecto de decreto para autorizar al gobierno de Michoacán la enajenación de diez predios públicos

Cultura

Promueven desarrollo cultural en San Bernabé

La Escuela Primaria Narciso Mendoza es la sede en la que cada jueves se realizarán clases de danza para niños, niñas, jóvenes y adultos de la ranchería

República

Se vendían niños a través del DIF de Puebla: Barbosa

El gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, reveló las serias irregularidades

Local

Ofrece becas a hijos de pescadores en Lázaro Cárdenas

Los 400 pescadores demandan indemnización por 300 millones de pesos por contaminación ambiental que señalan merma la pesca