/ domingo 25 de julio de 2021

María Dueñas, referente literario con sensibilidad femenina

Con más de 70 ediciones y traducida a 40 idiomas, la primera novela de María Dueñas la convirtió en un referente literario

Antes de tener una protagonista y una trama, la española María Dueñas tenía un destino: El Protectorado español en Marruecos. Cuando la filóloga y hasta entonces profesora universitaria se lanzó a escribir su primera novela, El tiempo entre costuras, sólo quería indagar en los antepasados de su madre en aquel territorio. La trama, ambientada a finales de la Segunda Guerra Mundial y poco antes de la Guerra Civil española, se convirtió en un best-seller, adaptado años después a la televisión con Adriana Ugarte como Sira Quiroga, la joven costurera que se verá envuelta en intrigas internacionales.

"Vivimos un momento espléndido para las adaptaciones, con las nuevas plataformas y los servicios de streaming. Es un momento magnífico para que los libros cobren una segunda vida, es verdad que cuando El tiempo entre costuras se lanzó en televisión, ya había muchísimos lectores, pero también se ganaron muchos gracias a la serie", dice en entrevista con El Sol de México la escritora que acaba de publicar Sira, una novela que retoma a la protagonista de su primer libro, 12 años después.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Con el lanzamiento de su primera novela, "no es que tuviese que pedir perdón por tener una protagonista mujer y una mujer en la portada y ser yo mujer, pero casi, como que no era un gran motivo de orgullo decir que te leían muchas mujeres, que escribías con sensibilidad de mujer, pero todo esto ha dado la vuelta para bien, las mujeres que escribimos, lo decimos con un poco más de orgullo que antes, que te tenías que callar para que no se te encasillara como 'novela romántica', 'novela femenina' y aquellas cosas. Hoy puedes escribir libremente con tu sensibilidad de mujer, con tus inquietudes sin tener que dar tantas explicaciones", agrega.

Sira, su nueva entrega, sobre la cual conversará vía Facebook y en la plataforma de la 32 Feria Nacional del Libro de León, hoy a las 12:00 horas, no sólo retoma a la joven costurera 12 años después, sino que, por el contexto de la novela, se cruza en la trama Eva Perón y con ella, un Francisco Franco poco conocido.

"Estamos en el año 1947, en plena posguerra, el país está arruinado después de la Guerra Civil, todavía en el dolor, hay mucha represión, muchas necesidades y hambre en el país, no tiene recursos de ningún tipo, además Naciones Unidas le ha dado la espalda, están montones de gobiernos que rechazan el régimen de Franco, España está totalmente aislada y nadie le ayuda, el único país que le tiende una mano es Argentina, por el vínculo histórico, y sobre todo por la afinidad de los regímenes políticos", relata.

"Franco invita a Juan Domingo Perón, pero como no puede venir, invita a su mujer, que entonces es muy joven, con poca experiencia y decide tirar la casa por la ventana y agasajarla con una exageración que la pobre España de entonces no podía permitirse".

Aquella visita que fue "lo más apasionante que ocurrió en aquellos años", se narra en Sira y, al tiempo que tiene a una mujer en el centro de ese episodio, es un punto de vista sobre la casi intocable figura del dictador.

"Franco había ganado la guerra siete años antes y su régimen es todavía muy represivo, la cárceles estaban llenas, se mataba gente por cuestiones meramente políticas, es una España muy dura, que Franco estaba apretando con mano de hierro. En cambio ante Evita y esto me parece que es agridulce, por no decir otra cosa, se muestra muy sumiso, porque claro, sabe que de ella depende que se siga recibiendo ayuda y Evita que es muy lista, lo ve y decide abusar de esa situación como de poder que tiene sobre él, empieza a llegar tarde a los actos oficiales, le hace esperar dos y tres horas, dice lo que quiere, Franco está que se muerde los puños, porque tiene un poder absoluto y nadie osa retarlo y llega esta joven rubia, escotada, con abrigos de pieles en pleno verano y hace lo que le da la gana", concluye quien actualmente trabaja en la adaptación televisiva de otra de sus novelas, Las hijas del capitán y tiene planes para llevar Sira también a la pantalla, "pero todavía prefiero que la disfruten los lectores como lo que es", apunta.

Antes de tener una protagonista y una trama, la española María Dueñas tenía un destino: El Protectorado español en Marruecos. Cuando la filóloga y hasta entonces profesora universitaria se lanzó a escribir su primera novela, El tiempo entre costuras, sólo quería indagar en los antepasados de su madre en aquel territorio. La trama, ambientada a finales de la Segunda Guerra Mundial y poco antes de la Guerra Civil española, se convirtió en un best-seller, adaptado años después a la televisión con Adriana Ugarte como Sira Quiroga, la joven costurera que se verá envuelta en intrigas internacionales.

"Vivimos un momento espléndido para las adaptaciones, con las nuevas plataformas y los servicios de streaming. Es un momento magnífico para que los libros cobren una segunda vida, es verdad que cuando El tiempo entre costuras se lanzó en televisión, ya había muchísimos lectores, pero también se ganaron muchos gracias a la serie", dice en entrevista con El Sol de México la escritora que acaba de publicar Sira, una novela que retoma a la protagonista de su primer libro, 12 años después.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Con el lanzamiento de su primera novela, "no es que tuviese que pedir perdón por tener una protagonista mujer y una mujer en la portada y ser yo mujer, pero casi, como que no era un gran motivo de orgullo decir que te leían muchas mujeres, que escribías con sensibilidad de mujer, pero todo esto ha dado la vuelta para bien, las mujeres que escribimos, lo decimos con un poco más de orgullo que antes, que te tenías que callar para que no se te encasillara como 'novela romántica', 'novela femenina' y aquellas cosas. Hoy puedes escribir libremente con tu sensibilidad de mujer, con tus inquietudes sin tener que dar tantas explicaciones", agrega.

Sira, su nueva entrega, sobre la cual conversará vía Facebook y en la plataforma de la 32 Feria Nacional del Libro de León, hoy a las 12:00 horas, no sólo retoma a la joven costurera 12 años después, sino que, por el contexto de la novela, se cruza en la trama Eva Perón y con ella, un Francisco Franco poco conocido.

"Estamos en el año 1947, en plena posguerra, el país está arruinado después de la Guerra Civil, todavía en el dolor, hay mucha represión, muchas necesidades y hambre en el país, no tiene recursos de ningún tipo, además Naciones Unidas le ha dado la espalda, están montones de gobiernos que rechazan el régimen de Franco, España está totalmente aislada y nadie le ayuda, el único país que le tiende una mano es Argentina, por el vínculo histórico, y sobre todo por la afinidad de los regímenes políticos", relata.

"Franco invita a Juan Domingo Perón, pero como no puede venir, invita a su mujer, que entonces es muy joven, con poca experiencia y decide tirar la casa por la ventana y agasajarla con una exageración que la pobre España de entonces no podía permitirse".

Aquella visita que fue "lo más apasionante que ocurrió en aquellos años", se narra en Sira y, al tiempo que tiene a una mujer en el centro de ese episodio, es un punto de vista sobre la casi intocable figura del dictador.

"Franco había ganado la guerra siete años antes y su régimen es todavía muy represivo, la cárceles estaban llenas, se mataba gente por cuestiones meramente políticas, es una España muy dura, que Franco estaba apretando con mano de hierro. En cambio ante Evita y esto me parece que es agridulce, por no decir otra cosa, se muestra muy sumiso, porque claro, sabe que de ella depende que se siga recibiendo ayuda y Evita que es muy lista, lo ve y decide abusar de esa situación como de poder que tiene sobre él, empieza a llegar tarde a los actos oficiales, le hace esperar dos y tres horas, dice lo que quiere, Franco está que se muerde los puños, porque tiene un poder absoluto y nadie osa retarlo y llega esta joven rubia, escotada, con abrigos de pieles en pleno verano y hace lo que le da la gana", concluye quien actualmente trabaja en la adaptación televisiva de otra de sus novelas, Las hijas del capitán y tiene planes para llevar Sira también a la pantalla, "pero todavía prefiero que la disfruten los lectores como lo que es", apunta.

Local

Hipertensos contagiados de Covid superan los 18 mil 400

Al iniciar 2022, en Michoacán esta comorbilidad se mantiene en primera posición en casos positivos confirmados y en decesos

Local

Impiden bloqueo de normalistas en la Morelia-Pátzcuaro

Además de solicitar cuota a conductores, los estudiantes lanzaron “cohetes” y rocas contra policías: SSP

Local

FGR, con pruebas suficientes para investigar "negro sexenio" de Silvano: Morena

La dirigente estatal de Morena asegura que las denuncias contra Silvano Aureoles no quedarán únicamente en medios de comunicación

Política

Hugo Eric Flores mete las manos al fuego por el Cuauh

El fundador de los desaparecidos partidos Encuentro Social y Encuentro Solidario (PES), Hugo Eric Flores Cervantes, afirmó que metería las manos al fuego con los ojos cerrados por el gobernador de Morelos

Sociedad

Repunta la violencia y renuncia titular de la policía de investigación en SLP

El general en retiro, Miguel Amado Jiménez, dejó el cargo que tomó apenas en septiembre de 2021

Gossip

Alex Ibarra vuelve a casa

El actor se reencuentra con Vaselina, la obra que lo ha acompañado desde antes de nacer, con un personaje que nunca antes había interpretado 

Círculos

Toma en cuenta estás cuatro tendencias para renovar tu espacio

Combinación de texturas, uso de tonalidades oscuras, e influencias de los años 70, serán el must en diseño de interiores

Mundo

Inflación en Argentina crea riesgo de "colapso de Estado"

El prolongado estancamiento, la falta de trabajos y la constante alza de precios aceleran la crisis en el país

Finanzas

No solo el limón, ahora el huevo se vende en más de 50 pesos

El kilogramo más barato se encontró en 35.70 pesos en un empaque de 18 huevos blancos marca el Calvario