imagotipo

Marbella Romero está de regreso; ya se bajó al ruedo

La poderosa matadora moreliana tiene invitación para torear en Ecuador

Marbella Romero, la dama rubia del toreo, nuevamente se bajó al ruedo después de 9 años de no torear más que las cotidianeidades de este México nuestro tan lindo y complejo.

Fue el domingo próximo pasado en la ganadería La Victoria, allá en Coroneo, Guanajuato, en una tarde en la que también tentaron los toreros Arturo Saldívar Santiago Frausto.

La matadora moreliana que está por cumplir 10 de alternativada no quería dar la nota, se resistía, desde hace unas semanas regresó a los entrenamientos, todo lo ha hecho muy tapada, sin embargo ayer finalmente nos confió porque recurrí a la amistad y, finalmente, se abrió de capa “sí, tengo ganas de torear un festival que se cocina en Morelia”.

Sí, en Morelia, pero también espera que le crezca el entusiasmo de aquí hasta octubre porque tiene una invitación para torear en Ecuador, para la que no dijo sí, pero tampoco que no, “veremos qué pasa de aquí hasta entonces, hay que trabajar mucho, tomar sitio, adquirir una buena condición física y todo lo que se necesita para salirle al toro”.

Marbella Romero es una torera temperamental, con un par de valores enormes como no he visto a otra torera, por eso le hace falta hoy día a la fiesta más bella de todas las fiestas, que es la fiesta de los toros. Es decir, que no hay en el firmamento mexicano en estos tiempos una matadora con sus tamaños, ni con sus alcances.

Anda motivada, se le ven las ganas, el mal de montera le volvió a calar hondo, pasa por buen momento de su vida personal, por eso es que ha vuelto a tomar capote y muleta, por ello se metió ya al campo bravo de La Victoria, por lo mismo toreó una becerra ante la que se dejó ver bien, muy bien.

En sus palabras se notan claramente las ganas de volver a vestirse de corto y, claro, de luces, porque de manera muy natural expresó que el toreo de salón lo domina, ese está allí, “aquí lo importante es volver a estar en la cara del toro”.

Y como es una diestra que gusta de  ir directamente de las palabras a los hechos, el domingo venidero volverá al campo bravo, a la ganadería, irá a que le corra la adrenalina en Tequisquiapan, a pararse frente a lo que le salga, a abrirse de capa, a pronunciarse con derechazos, naturales y todos los adornos de muleta que se ocupen.

Marbella Romero tiene en su historial tardes memorables, como aquella en la que hizo historia al ser parte del cartel Internacional Femenil del 10 de octubre en la Monumental Plaza de Toros México. Tarde en la que se alzó como la gran triunfadora con una oreja ante Hilda Tenorio y Raquel Sánchez que se fueron con las manos vacías. Así, la matadora moreliana entró de lleno a la historia de la plaza que da y quita porque fue la primera torera mexicana vestida de luces en cortar un apéndice allí. Después, en la novillada de triunfadores, el 30 de enero de 2004, ganó la Oreja de Plata en Puebla.

La bellísima matadora moreliana cortó orejas y rabo el 24 de febrero en Pino, Zacatecas, y poco después inició un largo receso en su carrera porque se dieron acontecimientos familiares muy dolorosos para ella.

Hoy, 9 años después, la dama rubia del toreo ha vuelto al campo bravo, se bajó a la plaza de toros y está de regreso. Enhorabuena y… Así sea.