imagotipo

Roca Rey tiene lo que otros no

Único torero confirmado en dos tardes para los San Fermines; deuda pendiente en Morelia

Para triunfar hoy día mundialmente en los ámbitos de la fiesta brava se necesita mucho más que técnica, más que arte y más que ganas de agradar, inclusive más que mucho valor, por eso no son muchos los toreros latinoamericanos que aparecen entre las figuras que triunfan en el Viejo Continente. Y uno de ellos es el peruano Andrés Roca Rey, diestro que la rompe en serio.

Roca Rey tiene todo eso. Es decir que posee muy buena técnica, es un artista con muleta y capote, posee un valor sereno a toda prueba y sus ganas de agradar son cada día mayores, porque sale en cada tarde como si fuera la de su debut, igual que si se tratara de la de su toma de alternativa, lo mismo que si en ello se jugara toda su carrera taurina.

Es un torero con ansias que no se pierde ni un instante, que siempre está donde debe estar, que se atreve a lo que otros no y que su disposición para dar más cada vez no tiene límites. Y el mundo se lo reconoce, la gente se lo agradece y la crítica se rinde a sus pies.

Sus éxitos son constantes y sonantes de este lado y del otro del océano. Ha cortado apéndices en las plazas más importantes y ha tenido sus baños de sangre acá y allá porque se arrima, porque no se quita, porque se atraviesa, porque se juega la vida en cada pase.

Por eso no le faltan contratos, por lo mismo le llueven propuestas, de ahí que no deje de torear, por eso ahora mismo es el único torero del mundo anunciado dos tardes para los San Fermines. El único. Lidiará encierros de Jandilla y Núñez del Cuvillo. De esas tardes, en la del 11 de julio despachará toros de Jandilla, en alternancia con Miguel Ángel Perera y Cayetano. Enhorabuena.

Sin embargo también hay por allí algunos bemoles que deberá superar para que no le surjan peros que puedan empañar su carrera, porque ha trascendido que no siempre se cuida como debiera.

Por lo pronto, habrá que recordar que tiene una cuenta pendiente con la afición taurina de Morelia en particular y de Michoacán en general, habida cuenta que fue cancelada la corrida del 9 de diciembre de 2016, misma que estaba programada para el bello Coso del Poniente Moreliano.

En esa ocasión el inca Andrés Roca Rey alternaría con el rejoneador Rodrigo Santos, fecha en la que El Centauro Potosino se despediría de los ruedos michoacanos; a pie también torearía Fermín Rivera.

De los toreros mexicanos de la hora actual, solamente el hidrocálido Joselito Adame ha logrado el reconocimiento internacional a la altura o por encima del diestro peruano Andrés Roca Rey.

Ellos dos son los únicos latinoamericanos que actualmente se han ganado el respeto en todas partes. Así sea.