imagotipo

“Chicharito” enamorado de México

Como una grata bendición califica Javier Hernández poder enfrentar a Alemania, ya que le guarda un gran cariño a este país debido a sus casi dos años en la Bundesliga con el Bayer Leverkusen. El ídolo mexicano lleva 40 días con el Tricolor, tiene puesto el chip mexicano y el alemán lo dejó en el seno del club de las aspirinas. “Yo no he jugado contra Alemania todavía, estoy con mi Selección, disfrutando de mis compañeros y comiendo comida mexicana”, abunda.

“CH14” ha dejado de ser el delantero punta en el combinado nacional, Osorio lo rotó a la pradera izquierda, una posición que no desconoce y le resulta “una bendición”.

“La realidad es que la posición que juegue, mientras me encuentre en el once titular, porque no hay futbolistas en el mundo que quieran estar en la banca. Todos queremos iniciar, deseamos tener los 90 minutos y sacar los resultados ya sea que se juegue bien o mal”, comenta en la ruda de prensa.

Abierto a los cambios, Hernández siempre busca aprender, hacerlo de la mejor manera y corresponder a la confianza que le brinda el profesor Osorio. “Nos lo plantea y hace entender que es una gran experiencia que te muevas a la izquierda o porque hay que adaptarse a su once ideal. Es más fácil para llevarlo a cabo dentro de la cancha”, dice.

“Llevo dos encuentros jugando de extremo izquierdo y otro de centro delantero, pero lo más importante es la cualidad de los 23 que tiene talento para cumplir esa labor”.
CERO PRETEXTOS

Así que no habrá líos para enfrentar a los alemanes. “Podemos jugar de tú a tú contra una gran selección como lo fue contra la campeona de Europa, Nueva Zelanda o Rusia”.

Y sí, será la primera ocasión de “Chicharito” frente a Alemania, ya que no acudió a Río de Janeiro y en 2005 era un niño, por lo que se saborea el juego. “Será un duelo muy bonito, estoy agradecido por la confianza que me brindan, queremos darle los mejores resultados al profe y a los mexicanos de nuestro país”.