/ domingo 11 de octubre de 2020

Cantautores se adaptan al nuevo ritmo de la pandemia

Alberto León, Gabriel Jiménez, Heriberto Díaz y Moisés Bedolla cuentan sus experiencia y los esfuerzos que realizan ante el cierre de eventos musicales

Morelia, Michoacán (OEM-Infomex).- Mediante estrategias de “resiliencia” llevadas a cabo desde el inicio de la cuarentena hasta los días que corren, cuatro músicos morelianos, por adopción o nacimiento, han trabajado de manera individual en la composición de nuevos materiales musicales, la organización de tocadas vía streaming y trabajos que si bien están desvinculados de su quehacer artístico, les proveen del sustento para salir adelante durante esta crisis sanitaria.

Esta edición del Fin D explora las alternativas de que echaron mano Alberto León, Gabriel Jiménez, Heriberto Díaz y Moisés Bedolla, para subsistir en un ámbito que colapsó desde finales de marzo al cerrarse peñas, bares y foros culturales, sitios donde la mayoría de ellos generaban un ingreso económico.

La experiencia del guitarrista Alberto “Beto” León, ejemplifica cómo el corte de caja que supuso la pandemia se convirtió en una historia de dilaciones y planes cancelados, a pesar de tener agenda programada para varios meses y estar involucrado en diversos proyectos.

“Nos cortaron de tajo una gira que teníamos con Pedro Guerra, en la que yo estaba como ingeniero de audio y de ahí para acá, hemos tocado muy poco”, dijo el músico con 20 años de trayectoria que tiene en su haber un disco como solista y ha trabajado con el cantautor Pedro Aznar, además de pertenecer a la banda de blues “Red House”. Entre sus actividades, impartía clases en un programa de gobierno y estaba por irse a la Ciudad de México a estudiar en una escuela de la Sociedad de Autores y Compositores, lo cual también tuvo que postergar.

Foto: Fernando Maldonado | El Sol de Morelia

“Mi primer opción fue dejar la música por un tiempo y me fui tres meses a la tierra de mi madre que es en la Sierra Michoacana y estuve trabajando con mi familia en el campo, cultivo de aguacate y demás… hice un poco de todo y en mis ratos libres me puse a tocar y escribí una canción que se llama “El Pájaro azul” que incluiré en mi próximo disco y tiene que ver con la pandemia y toda esa sensación de frustración que yo tenía al haber perdido el trabajo”, dijo al señalar que también ha participado en conciertos en línea de manera individual y colectiva.

Cuestionado por cómo visualiza el regreso a los escenarios tras la “Nueva normalidad”, dijo que el futuro para las bandas y los cantautores con públicos minoritarios es poco promisorio de adaptarse la industria musical y los conciertos al streaming, en detrimento de los eventos en vivo: “corremos el riesgo de extinguirnos al no tener los medios suficientes para llegar a mucha gente en internet”. Sin embargo, señaló que de “desde nuestras trincheras, vamos a volver a tocar en vivo y esperar a que la gente vaya”.

Puede interesarte: Foros morelianos llevan arte a lo virtual

Al igual, el cantautor Gabriel Jiménez reconoció que “ha sido muy complicado este tiempo inédito”, en tanto él, en lo particular, no ha llevado a cabo alguna estrategia específica para sortear el mal tiempo para las presentaciones en vivo, a excepción de dar talleres de guitarra –ahora en línea– y colaborar con asesorías virtuales para el Ayuntamiento capitalino.

Foto: Fernando Maldonado | El Sol de Morelia

“Hice algunas cápsulas semanales que tenían que ver con la canción popular mexicana y otras sobre los cantautores o referentes a una canción en particular. Primero hacía una presentación, luego la cantaba y para finalizar les enseñaba a tocar la canción a quienes contaran con principios básicos de guitarra”, explicó el músico originario de la Ciudad de México con 34 años de trayectoria y 21 de residir en la capital michoacana.

Especializado en trova, bossa nova y canto latinoamericano, Jiménez dijo que al menos estuvo cuatro meses completos sin emplearse como músico y advirtió que en los días que corren se han reactivado las actividades en ese rubro tan sólo un 30 por ciento, razón por la cual trabaja esporádicamente en el giro gastronómico, además de impartir talleres.

Asimismo, aseguró que “no debe pararse la actividad” y señaló que la presente administración municipal “ha hecho bien en permitir que comience la actividad en nuestro sector”, debido a los ingresos que el movimiento de foros culturales, peñas y bares –sin contar los festivales del último trimestre del año– genera para la economía local.

Por su parte, Heriberto Díaz Hierro, alias “Heriko”, quien tiene 22 años dedicado a la música y estudió en el Conservatorio de las Rosas y en el Conservatorio de Buenos Aires, dijo que “por fortuna” él cuenta con otro empleo de donde “paga las facturas” y puede dedicarse a la música sin las limitaciones de andar al día.

Versátil en géneros, de la música folklórica al rock pasando por la trova, Heriko es parte de la banda “Durazno Sangrante”, con la cual grabó un disco en el 2012 y están por presentar un nuevo material.

Foto: Fernando Maldonado | El Sol de Morelia

“Afortunadamente el estar a distancia ha propiciado el poder grabar con otros amigos, cosas propias y algunos covers también. Con “Durazno sangrante” estamos por sacar un video y ni siquiera nos hemos presentado”, dijo al reflexionar sobre la existencia de internet y las redes sociales para hacer posible este tipo de acercamientos en una crisis sanitaria como la actual.

Te recomendamos: Patrick Llored y un virus llamado Antropocentrismo

Otras colaboraciones que ha realizado durante esta cuarentena extendida, son el proyecto de rock progresivo “Carmesí”, al lado del músico Héctor Maldonado, con quien grabó y publicó un par de canciones en plataformas digitales. De igual manera, adelantó que se encuentra preparando con otros colegas un Tributo a Caifanes, a presentarse en el Festival de Velas de Uruapan.

A pregunta expresa sobre la diferencia entre presentarse en línea o tener un concierto en vivo, aseguró que “el sentimiento y la vibración del cuerpo experimentada no tiene parangón con aquello que vemos a distancia en las pantallas”.

Foto: Fernando Maldonado | El Sol de Morelia

Sin embargo, reconoció que el distanciamiento “es un puente para que en algún momento podamos volver a juntarnos, aunque sea en pequeños grupos” y advirtió que “la parte buena de todo esto es poder valorar la presencia física”.

“A mucha gente le puede pasar lo mismo con los eventos de teatro y los conciertos, pues la sensación de estar ahí y sentirse en otro mundo, no es igual en línea porque somos humanos y animales, requerimos de esa parte… todavía no llegamos a conectarnos viéndolo de lejos nada más. Entonces, esto puede ser un buen aliciente para cuidarnos y poder regresar”, señaló.

“Trovándaro” en edición virtual

Con un programa de 25 músicos confirmados para presentarse del 27 al 29 de marzo en Moroleón, Guanajuato, el encuentro “Trovándaro” 2020 tuvo que cancelarse a sólo una semana de que el Gobierno federal suspendiera actividades públicas para evitar contagios por el Covid-19.

El antecedente inmediato había tenido lugar en esta capital, cuando a principios de diciembre del 2019 se llevó a cabo el V Encuentro Nacional de Cantautores “Trovándaro” en el Poliforum Morelia, del cuál surgió la comunidad “Trovándaro. La canción vive”, explica en entrevista para El Sol de Morelia Moisés Bedolla, cantautor e intérprete con 24 años de trayectoria, además de organizador del evento.

“En Morelia estábamos trabajando una vez al mes haciendo conciertos con un cantautor de fuera y un cantautor local, haciendo trabajo comunitario, pues era un concierto remunerado y el otro destinado a alguna colonia de la ciudad, con el fin de descentralizar los eventos”, dijo al explicar que “todo se vino abajo” en relación a sus tocadas individuales y a las salidas programas con la comunidad “Trovándaro”.

Foto: Fernando Maldonado | El Sol de Morelia

Además de música, el librero de oficio dijo que desde el inicio de la cuarentena hasta el mes de junio no obtuvo ningún ingreso de ambos trabajos, por lo que recurrió a vender comida los fines de semana con el apoyo de su familia, para salir avante.

Al verse inactivo y contar con la experiencia de haber participado en el Festival Acústico, organizado por el músico Nicho Hinojosa, el “Moy Bedolla” –como se hace llamar en el ambiente– tomó la iniciativa junto a su pareja Yunuén Caballero de hacer el festival virtual –dijo– “un poco para no perder la continuidad”.

Sigue leyendo: Negocios veganos sobreviven a pandemia

Fue así como la edición de “Trovándaro” para plataformas digitales se materializó durante las últimas dos semanas de mayo y la primera de junio, para después continuar difundiendo las presentaciones de varios cantautores, coordinados con “Churro Cruz”, fundador del movimiento “Trovándaro”.

Foto: Fernando Maldonado | El Sol de Morelia

“A partir de esto, se inició una dinámica que se llama “Rolando rolas”, en la que participamos varios de los que integramos la comunidad, haciendo una sesión cada lunes, consistente en presentarnos con una canción propia y con una canción de otro compañero, mediante nominaciones por semana”, dijo al señalar que la mayoría de los eventos en línea fueron sin afán de lucro.

El también integrante de la banda de blues Red House, aseguró que gracias al éxito logrado al difundir tocadas en vivo y al público cautivo que gusta de la trova y la canción latinoamericana, retomarán actividades a partir de febrero del 2021 en Morelia, Ciudad de México y Quintana Roo, para darle seguimiento al encuentro y convenir con productores musicales una agenda de presentaciones en vivo.

Morelia, Michoacán (OEM-Infomex).- Mediante estrategias de “resiliencia” llevadas a cabo desde el inicio de la cuarentena hasta los días que corren, cuatro músicos morelianos, por adopción o nacimiento, han trabajado de manera individual en la composición de nuevos materiales musicales, la organización de tocadas vía streaming y trabajos que si bien están desvinculados de su quehacer artístico, les proveen del sustento para salir adelante durante esta crisis sanitaria.

Esta edición del Fin D explora las alternativas de que echaron mano Alberto León, Gabriel Jiménez, Heriberto Díaz y Moisés Bedolla, para subsistir en un ámbito que colapsó desde finales de marzo al cerrarse peñas, bares y foros culturales, sitios donde la mayoría de ellos generaban un ingreso económico.

La experiencia del guitarrista Alberto “Beto” León, ejemplifica cómo el corte de caja que supuso la pandemia se convirtió en una historia de dilaciones y planes cancelados, a pesar de tener agenda programada para varios meses y estar involucrado en diversos proyectos.

“Nos cortaron de tajo una gira que teníamos con Pedro Guerra, en la que yo estaba como ingeniero de audio y de ahí para acá, hemos tocado muy poco”, dijo el músico con 20 años de trayectoria que tiene en su haber un disco como solista y ha trabajado con el cantautor Pedro Aznar, además de pertenecer a la banda de blues “Red House”. Entre sus actividades, impartía clases en un programa de gobierno y estaba por irse a la Ciudad de México a estudiar en una escuela de la Sociedad de Autores y Compositores, lo cual también tuvo que postergar.

Foto: Fernando Maldonado | El Sol de Morelia

“Mi primer opción fue dejar la música por un tiempo y me fui tres meses a la tierra de mi madre que es en la Sierra Michoacana y estuve trabajando con mi familia en el campo, cultivo de aguacate y demás… hice un poco de todo y en mis ratos libres me puse a tocar y escribí una canción que se llama “El Pájaro azul” que incluiré en mi próximo disco y tiene que ver con la pandemia y toda esa sensación de frustración que yo tenía al haber perdido el trabajo”, dijo al señalar que también ha participado en conciertos en línea de manera individual y colectiva.

Cuestionado por cómo visualiza el regreso a los escenarios tras la “Nueva normalidad”, dijo que el futuro para las bandas y los cantautores con públicos minoritarios es poco promisorio de adaptarse la industria musical y los conciertos al streaming, en detrimento de los eventos en vivo: “corremos el riesgo de extinguirnos al no tener los medios suficientes para llegar a mucha gente en internet”. Sin embargo, señaló que de “desde nuestras trincheras, vamos a volver a tocar en vivo y esperar a que la gente vaya”.

Puede interesarte: Foros morelianos llevan arte a lo virtual

Al igual, el cantautor Gabriel Jiménez reconoció que “ha sido muy complicado este tiempo inédito”, en tanto él, en lo particular, no ha llevado a cabo alguna estrategia específica para sortear el mal tiempo para las presentaciones en vivo, a excepción de dar talleres de guitarra –ahora en línea– y colaborar con asesorías virtuales para el Ayuntamiento capitalino.

Foto: Fernando Maldonado | El Sol de Morelia

“Hice algunas cápsulas semanales que tenían que ver con la canción popular mexicana y otras sobre los cantautores o referentes a una canción en particular. Primero hacía una presentación, luego la cantaba y para finalizar les enseñaba a tocar la canción a quienes contaran con principios básicos de guitarra”, explicó el músico originario de la Ciudad de México con 34 años de trayectoria y 21 de residir en la capital michoacana.

Especializado en trova, bossa nova y canto latinoamericano, Jiménez dijo que al menos estuvo cuatro meses completos sin emplearse como músico y advirtió que en los días que corren se han reactivado las actividades en ese rubro tan sólo un 30 por ciento, razón por la cual trabaja esporádicamente en el giro gastronómico, además de impartir talleres.

Asimismo, aseguró que “no debe pararse la actividad” y señaló que la presente administración municipal “ha hecho bien en permitir que comience la actividad en nuestro sector”, debido a los ingresos que el movimiento de foros culturales, peñas y bares –sin contar los festivales del último trimestre del año– genera para la economía local.

Por su parte, Heriberto Díaz Hierro, alias “Heriko”, quien tiene 22 años dedicado a la música y estudió en el Conservatorio de las Rosas y en el Conservatorio de Buenos Aires, dijo que “por fortuna” él cuenta con otro empleo de donde “paga las facturas” y puede dedicarse a la música sin las limitaciones de andar al día.

Versátil en géneros, de la música folklórica al rock pasando por la trova, Heriko es parte de la banda “Durazno Sangrante”, con la cual grabó un disco en el 2012 y están por presentar un nuevo material.

Foto: Fernando Maldonado | El Sol de Morelia

“Afortunadamente el estar a distancia ha propiciado el poder grabar con otros amigos, cosas propias y algunos covers también. Con “Durazno sangrante” estamos por sacar un video y ni siquiera nos hemos presentado”, dijo al reflexionar sobre la existencia de internet y las redes sociales para hacer posible este tipo de acercamientos en una crisis sanitaria como la actual.

Te recomendamos: Patrick Llored y un virus llamado Antropocentrismo

Otras colaboraciones que ha realizado durante esta cuarentena extendida, son el proyecto de rock progresivo “Carmesí”, al lado del músico Héctor Maldonado, con quien grabó y publicó un par de canciones en plataformas digitales. De igual manera, adelantó que se encuentra preparando con otros colegas un Tributo a Caifanes, a presentarse en el Festival de Velas de Uruapan.

A pregunta expresa sobre la diferencia entre presentarse en línea o tener un concierto en vivo, aseguró que “el sentimiento y la vibración del cuerpo experimentada no tiene parangón con aquello que vemos a distancia en las pantallas”.

Foto: Fernando Maldonado | El Sol de Morelia

Sin embargo, reconoció que el distanciamiento “es un puente para que en algún momento podamos volver a juntarnos, aunque sea en pequeños grupos” y advirtió que “la parte buena de todo esto es poder valorar la presencia física”.

“A mucha gente le puede pasar lo mismo con los eventos de teatro y los conciertos, pues la sensación de estar ahí y sentirse en otro mundo, no es igual en línea porque somos humanos y animales, requerimos de esa parte… todavía no llegamos a conectarnos viéndolo de lejos nada más. Entonces, esto puede ser un buen aliciente para cuidarnos y poder regresar”, señaló.

“Trovándaro” en edición virtual

Con un programa de 25 músicos confirmados para presentarse del 27 al 29 de marzo en Moroleón, Guanajuato, el encuentro “Trovándaro” 2020 tuvo que cancelarse a sólo una semana de que el Gobierno federal suspendiera actividades públicas para evitar contagios por el Covid-19.

El antecedente inmediato había tenido lugar en esta capital, cuando a principios de diciembre del 2019 se llevó a cabo el V Encuentro Nacional de Cantautores “Trovándaro” en el Poliforum Morelia, del cuál surgió la comunidad “Trovándaro. La canción vive”, explica en entrevista para El Sol de Morelia Moisés Bedolla, cantautor e intérprete con 24 años de trayectoria, además de organizador del evento.

“En Morelia estábamos trabajando una vez al mes haciendo conciertos con un cantautor de fuera y un cantautor local, haciendo trabajo comunitario, pues era un concierto remunerado y el otro destinado a alguna colonia de la ciudad, con el fin de descentralizar los eventos”, dijo al explicar que “todo se vino abajo” en relación a sus tocadas individuales y a las salidas programas con la comunidad “Trovándaro”.

Foto: Fernando Maldonado | El Sol de Morelia

Además de música, el librero de oficio dijo que desde el inicio de la cuarentena hasta el mes de junio no obtuvo ningún ingreso de ambos trabajos, por lo que recurrió a vender comida los fines de semana con el apoyo de su familia, para salir avante.

Al verse inactivo y contar con la experiencia de haber participado en el Festival Acústico, organizado por el músico Nicho Hinojosa, el “Moy Bedolla” –como se hace llamar en el ambiente– tomó la iniciativa junto a su pareja Yunuén Caballero de hacer el festival virtual –dijo– “un poco para no perder la continuidad”.

Sigue leyendo: Negocios veganos sobreviven a pandemia

Fue así como la edición de “Trovándaro” para plataformas digitales se materializó durante las últimas dos semanas de mayo y la primera de junio, para después continuar difundiendo las presentaciones de varios cantautores, coordinados con “Churro Cruz”, fundador del movimiento “Trovándaro”.

Foto: Fernando Maldonado | El Sol de Morelia

“A partir de esto, se inició una dinámica que se llama “Rolando rolas”, en la que participamos varios de los que integramos la comunidad, haciendo una sesión cada lunes, consistente en presentarnos con una canción propia y con una canción de otro compañero, mediante nominaciones por semana”, dijo al señalar que la mayoría de los eventos en línea fueron sin afán de lucro.

El también integrante de la banda de blues Red House, aseguró que gracias al éxito logrado al difundir tocadas en vivo y al público cautivo que gusta de la trova y la canción latinoamericana, retomarán actividades a partir de febrero del 2021 en Morelia, Ciudad de México y Quintana Roo, para darle seguimiento al encuentro y convenir con productores musicales una agenda de presentaciones en vivo.

Local

[Video] Con bloqueos, normalistas endurecen protestas

En Morelia, sobre la calzada La Huerta, un grupo de normalistas cerró la circulación, según reportes de la propia SSP

Local

Urgen servidores con perspectiva de género: CEDH

En el marco del Día Internacional en Contra de la Violencia contra las Mujeres, la comisión realizará una conferencia sobre sororidad

Local

En Michoacán, nuevos impuestos a bebidas y apuestas

El secretario de Finanzas y Administración detalló el Paquete Fiscal 2021, que incluye estímulos para empresas que incrementen su nómina

Policiaca

Fiscalía detiene a policía de Quiroga implicado en homicidio

El pasado abril, el servidor público disparó contra un motociclista que se negó a detenerse en un retén

Policiaca

En Zinapécuaro, 2 hombres fueron baleados en parada de camiones

En el lugar, personal de la FGE aseguró una mochila que portaba una de las víctimas

Municipios

Comuneros de Arantepacua retienen a 5 policías y 20 vehículos

Exigen libertad de normalista de esa localidad detenido por los hechos en las casetas de Panindícuaro

Local

Urgen servidores con perspectiva de género: CEDH

En el marco del Día Internacional en Contra de la Violencia contra las Mujeres, la comisión realizará una conferencia sobre sororidad

Sociedad

México, el país que peor enfrenta a la pandemia: Bloomberg

México tiene 37.6 de calificación de adaptación, en contraste con los índices de Nueva Zelanda (85.4.) que es considerado el país mejor adapatado

Local

[Video] Con bloqueos, normalistas endurecen protestas

En Morelia, sobre la calzada La Huerta, un grupo de normalistas cerró la circulación, según reportes de la propia SSP