/ domingo 5 de julio de 2020

Covid-19 trunca el sueño americano a migrante Hondureño

De Tocamacho a Estados Unidos, la mudanza que quedó varada en Morelia

Morelia, Michoacán (OEM-Infomex).- A Isidro la pandemia le jodió todo el plan. Cuando en enero tomó la decisión de dejar Tocamacho, su pueblo natal en Honduras, lo hizo pensando en una sola cosa: llegar sí o sí a los Estados Unidos. Pero el virus se le anticipó a medio camino y no estuvo ni cerca de lograrlo. Ahora vive varado en Morelia, en la incertidumbre, planeando cómo conseguir los 5 mil quetzales que lo lleven de nuevo junto a su esposa y sus cinco hijos.

Viste con una camisa a cuadros color beige, bermudas, calcetines grises y unas sandalias. Se ha tomado unos minutos para descansar debajo de un árbol, no muy alejado de las vías que se encuentran a la altura de Guadalupe Victoria. Ahí se siente medianamente seguro, ha hecho de este espacio una guarida diaria y una oportunidad de movilidad.

Isidro no revela su apellido, tampoco le gustan las fotografías y mucho menos que lo graben. Dice que todo es por una cuestión de seguridad. Pero le gusta conversar, no tiene ningún problema en hablar de las condiciones y circunstancias que lo llevaron a elegir el éxodo como método de sobrevivencia.

Tocamacho es una comunidad rodeada de la riqueza natural que se encuentra a por lo menos 15 horas de la capital de Honduras y a casi nada de la frontera con Nicaragua. Presumen de ser el pueblo más amigable de todo el país, pero también es uno de los más marginados. Con todo y eso, Isidro asegura haber tenido una infancia feliz llena de baloncesto y pesca en el río.

Foto: Iván Villanueva | El Sol de Morelia

Hijo de jornaleros, sabe que en el pueblo no se tienen dificultades para producir sus propios alimentos, pero “también queremos tener algo en la bolsa”. Con 36 años de edad partió porque no hay futuro, porque dice que en su país todo cambió a raíz del golpe de Estado de 2009, cuando las Fuerzas Armadas detuvieron y expulsaron al presidente Manuel Zelaya.

La gasolinera donde trabajaba hizo recorte de personal y fue cuando se quedó con las manos vacías. Lo pensó, le dio vueltas al asunto, tomó como referencia los pocos amigos que lograron hacer vida en los Estados Unidos y se decidió. Abordó el autobús y después de incontables horas, ya se encontraba arriba de “La Bestia”.

Nunca llegó a la frontera. Pasó de estado a estado, pero siempre en el sur. Coincidió con Michoacán, primero en Uruapan y luego en Morelia. Vende dulces para sacar las monedas del día y aunque sus referencias del mexicano son mayoritariamente positivas, también relata las veces que ha sido objeto de discriminación: “¡Vete a tu país!” y “¡Ponte a trabajar!”.

Asegura que todos los días paga un hotel de muy bajo costo, pero el cuarto donde vive tiene un televisor y eso ya es ganancia. Ha aprendido algunas palabras mexicanas y gusta de decir “chingón”. Bromea sobre el picante y afirma que ya no puede comer nada sin chile. “Cuando regrese a mi país, ése va ser un serio problema”.

Foto: Iván Villanueva | El Sol de Morelia


Es un convencido de que la economía mexicana es más privilegiada que la de Honduras. Habla de cosas materiales en todo momento y ejemplifica que suena más realista hacerse de un automóvil aquí que en Centroamérica.

El Instituto Nacional de Migración (INM) no dice tener datos al respecto. Ni cuántos son, cuál es su situación, cómo se les apoya y sobre todo por qué están varados en Morelia. Es una fuente interna de la dependencia quien desglosa un poco más el asunto: “No se les deporta porque cuentan con una visa humanitaria que se les entrega en las oficinas del estado de Chiapas, pero es complicado tener un número preciso de los migrantes que actualmente se encuentran en la capital”.

Por una lógica de defensa natural, los centroamericanos no suelen acercarse al INM, pero si han llegado a pedir apoyo a través de la Secretaría del Migrante. El titular de la dependencia estatal, José Luis Gutiérrez, explica que cumplen con darles orientación, informarles sobre sus derechos y ofrecerles hospedaje por un máximo de tres días en un albergue que es propiedad del Instituto de Asistencia Privada Cáritas.

“En nuestro módulo de bienvenida e inclusión, también cabe la atención a los migrantes centroamericanos, pero no tenemos mayores facultades, los contactamos con su consulado y embajada y es todo, no nos gusta meternos más porque es un tema del Gobierno Federal” refiere el funcionario, quien asegura que durante la pandemia mundial por Covid-19 se ha registrado una disminución considerable de casos de extranjeros que acuden a pedir ayuda.

Foto: Iván Villanueva | El Sol de Morelia

El albergue de Cáritas que se ubica cerca del Hospital de la Mujer está a la disposición en el tema de movilidad humana, pero a decir del sacerdote y coordinador pastoral social de la organización, Miguel Gaona, el uso que se le ha dado para dar hospedaje a migrantes centroamericanos ha sido esporádico. “Se les da una sola noche, solamente cuando son casos extremos podemos dejarlos hasta tres noches y no más”.

Con un temple firme y mirada desgastada, Isidro considera que la paciencia y la cabeza fría son sus cartas fuertes. Cuando se puede, se comunica con su esposa y le hace saber que todo estará bien, la convence de que ahora mismo no es el momento de regresar. Argumenta que los costos de viaje son elevados y ni siquiera son seguros.

Lo deja claro. Va a volver a Tocamacho pero sólo para intentarlo de nuevo. El destino ahora será Colombia y espera tener una mejor suerte. “En una de ésas y la pego allá, hermano” expresa entusiasmado. Desde ahora habla de Honduras en pasado y confiesa que ya no siente amor ni orgullo por esa tierra. Es eso para él: un espacio geográfico donde le tocó nacer. Su única patria es su familia.

Foto: Iván Villanueva | El Sol de Morelia

Morelia, Michoacán (OEM-Infomex).- A Isidro la pandemia le jodió todo el plan. Cuando en enero tomó la decisión de dejar Tocamacho, su pueblo natal en Honduras, lo hizo pensando en una sola cosa: llegar sí o sí a los Estados Unidos. Pero el virus se le anticipó a medio camino y no estuvo ni cerca de lograrlo. Ahora vive varado en Morelia, en la incertidumbre, planeando cómo conseguir los 5 mil quetzales que lo lleven de nuevo junto a su esposa y sus cinco hijos.

Viste con una camisa a cuadros color beige, bermudas, calcetines grises y unas sandalias. Se ha tomado unos minutos para descansar debajo de un árbol, no muy alejado de las vías que se encuentran a la altura de Guadalupe Victoria. Ahí se siente medianamente seguro, ha hecho de este espacio una guarida diaria y una oportunidad de movilidad.

Isidro no revela su apellido, tampoco le gustan las fotografías y mucho menos que lo graben. Dice que todo es por una cuestión de seguridad. Pero le gusta conversar, no tiene ningún problema en hablar de las condiciones y circunstancias que lo llevaron a elegir el éxodo como método de sobrevivencia.

Tocamacho es una comunidad rodeada de la riqueza natural que se encuentra a por lo menos 15 horas de la capital de Honduras y a casi nada de la frontera con Nicaragua. Presumen de ser el pueblo más amigable de todo el país, pero también es uno de los más marginados. Con todo y eso, Isidro asegura haber tenido una infancia feliz llena de baloncesto y pesca en el río.

Foto: Iván Villanueva | El Sol de Morelia

Hijo de jornaleros, sabe que en el pueblo no se tienen dificultades para producir sus propios alimentos, pero “también queremos tener algo en la bolsa”. Con 36 años de edad partió porque no hay futuro, porque dice que en su país todo cambió a raíz del golpe de Estado de 2009, cuando las Fuerzas Armadas detuvieron y expulsaron al presidente Manuel Zelaya.

La gasolinera donde trabajaba hizo recorte de personal y fue cuando se quedó con las manos vacías. Lo pensó, le dio vueltas al asunto, tomó como referencia los pocos amigos que lograron hacer vida en los Estados Unidos y se decidió. Abordó el autobús y después de incontables horas, ya se encontraba arriba de “La Bestia”.

Nunca llegó a la frontera. Pasó de estado a estado, pero siempre en el sur. Coincidió con Michoacán, primero en Uruapan y luego en Morelia. Vende dulces para sacar las monedas del día y aunque sus referencias del mexicano son mayoritariamente positivas, también relata las veces que ha sido objeto de discriminación: “¡Vete a tu país!” y “¡Ponte a trabajar!”.

Asegura que todos los días paga un hotel de muy bajo costo, pero el cuarto donde vive tiene un televisor y eso ya es ganancia. Ha aprendido algunas palabras mexicanas y gusta de decir “chingón”. Bromea sobre el picante y afirma que ya no puede comer nada sin chile. “Cuando regrese a mi país, ése va ser un serio problema”.

Foto: Iván Villanueva | El Sol de Morelia


Es un convencido de que la economía mexicana es más privilegiada que la de Honduras. Habla de cosas materiales en todo momento y ejemplifica que suena más realista hacerse de un automóvil aquí que en Centroamérica.

El Instituto Nacional de Migración (INM) no dice tener datos al respecto. Ni cuántos son, cuál es su situación, cómo se les apoya y sobre todo por qué están varados en Morelia. Es una fuente interna de la dependencia quien desglosa un poco más el asunto: “No se les deporta porque cuentan con una visa humanitaria que se les entrega en las oficinas del estado de Chiapas, pero es complicado tener un número preciso de los migrantes que actualmente se encuentran en la capital”.

Por una lógica de defensa natural, los centroamericanos no suelen acercarse al INM, pero si han llegado a pedir apoyo a través de la Secretaría del Migrante. El titular de la dependencia estatal, José Luis Gutiérrez, explica que cumplen con darles orientación, informarles sobre sus derechos y ofrecerles hospedaje por un máximo de tres días en un albergue que es propiedad del Instituto de Asistencia Privada Cáritas.

“En nuestro módulo de bienvenida e inclusión, también cabe la atención a los migrantes centroamericanos, pero no tenemos mayores facultades, los contactamos con su consulado y embajada y es todo, no nos gusta meternos más porque es un tema del Gobierno Federal” refiere el funcionario, quien asegura que durante la pandemia mundial por Covid-19 se ha registrado una disminución considerable de casos de extranjeros que acuden a pedir ayuda.

Foto: Iván Villanueva | El Sol de Morelia

El albergue de Cáritas que se ubica cerca del Hospital de la Mujer está a la disposición en el tema de movilidad humana, pero a decir del sacerdote y coordinador pastoral social de la organización, Miguel Gaona, el uso que se le ha dado para dar hospedaje a migrantes centroamericanos ha sido esporádico. “Se les da una sola noche, solamente cuando son casos extremos podemos dejarlos hasta tres noches y no más”.

Con un temple firme y mirada desgastada, Isidro considera que la paciencia y la cabeza fría son sus cartas fuertes. Cuando se puede, se comunica con su esposa y le hace saber que todo estará bien, la convence de que ahora mismo no es el momento de regresar. Argumenta que los costos de viaje son elevados y ni siquiera son seguros.

Lo deja claro. Va a volver a Tocamacho pero sólo para intentarlo de nuevo. El destino ahora será Colombia y espera tener una mejor suerte. “En una de ésas y la pego allá, hermano” expresa entusiasmado. Desde ahora habla de Honduras en pasado y confiesa que ya no siente amor ni orgullo por esa tierra. Es eso para él: un espacio geográfico donde le tocó nacer. Su única patria es su familia.

Foto: Iván Villanueva | El Sol de Morelia

Local

Sí habrá fiestas patrias en Morelia: Raúl Morón

Imposible “encerrar a la ciudadanía”; contingencia podría durar meses o hasta años, dice el alcalde

Local

Critican derroche de 1 millón de pesos por macetones

Sólo causaron contaminación visual; municipio erró en la inversión en la avenida Solidaridad: legislador

Local

Sin avisar, trabajadores de asilo abandonan adultas mayores por miedo al Covid-19

El albergue presentó seis infectadas por coronavirus, las cuales no han podido ser trasladadas al hospital

Sociedad

Estudiantes tendrán crisis de aprendizaje, advierte Banco Mundial

Cierre de las escuelas bajará puntajes de las pruebas promedio de niños de primaria y secundaria

Política

Fiscalización, reto de las campañas: Espadas Ancona

Uuc-Kib Espadas Ancona señala que urge regular los recursos que ingresan a campañas sin pasar por bancos o registros fiscales

Sociedad

A seis años del derrame en río Sonora, afectación persiste

Contaminación de pozos aqueja a municipios afectados por el vertido de sulfato de cobre acidulado

Finanzas

Disruptores | Las transnacionales digitales meten el acelerador en México

El país tenía un atraso en las compras en línea, pero la pandemia obligó a acelerar la adopción de pagos digitales y empujó al país tres años hacia el futuro, asegura Juan Luis Bordes, director general de PayPal para México

Mundo

Cosen peluches para sobrevivir en Gaza

Una pareja de discapacitados palestinos se mantiene apenas a flote con la venta de disfraces y muñecos de felpa durante la pandemia

Local

En un día, 20 personas fallecieron por Covid-19 en Michoacán

Hasta el momento la ocupación hospitalaria destinada para tratar la enfermedad en el estado se mantiene en 35.75 %