/ martes 28 de diciembre de 2021

Necesario, plan ecológico en la ribera para salvar Lago de Pátzcuaro

Ninguno de los 4 municipios clave para salvar el Lago de Pátzcuaro cuenta con un plan ecológico

Morelia, Michoacán (OEM-Infomex).- Para el investigador Arturo Chacón Torres, la única forma de salvar el lago de Pátzcuaro es haciendo un proyecto integral e incluyente, iniciando con la adecuada planificación del territorio. Sin embargo, afirma que hoy en día ninguno de los cuatro municipios de la ribera (Pátzcuaro, Quiroga, Tzintzuntzan y Erongarícuaro) cuenta con un programa de ordenamiento ecológico territorial, documentos que son la guía para el rescate y los proyectos más económicos.

El académico de la Universidad Michoacana, que cuenta con una amplia experiencia en investigaciones ecológicas, expresó en entrevista que impera la desorganización en torno a la recuperación del lago, pues cada institución federal o estatal, los ayuntamientos y las organizaciones civiles “andan por separado” y no hay un programa que unifique esfuerzos para lograr el objetivo.

“Con cada nueva administración surge un programa o una institución que promete salvar el lago, pero hacen proyectos con miles de millones de pesos y luego dejan fuera a las comunidades y organizaciones civiles; así nunca se van a lograr los objetivos”, expresó Chacón Torres.

Te podría interesar: Sanearán río Guani, principal contaminador del Lago de Pátzcuaro

Refirió que en los últimos 30 años este embalse ha perdido dos metros de su profundidad y tres metros de costa o altitud. Pese a que hay trabajos de recuperación, el avance ha sido lento porque los esfuerzos y dinero invertido a la recuperación ha sido muy fragmentado.

“El problema esencial es la falta de trabajo en equipo. Las instituciones de gobierno tienen recursos y las organizaciones civiles tienen voluntad, pero nunca vamos a llegar a buen puerto porque no hay un trabajo horizontal; hay más de 60 organizaciones no gubernamentales que están haciendo una actividad en torno al lago, pero no tienen presupuesto, y quienes tienen el dinero no van a compartirlo”, expuso el investigador.

El trabajo inicial, sugirió, es que cada municipio cuente con un programa de ordenamiento ecológico, al igual que las comunidades, pero la realidad es que no se cuenta con él. Ahí se establece cuáles terrenos deben ser prioridad de conservación; sobre todo los terrenos pegados al lago deben ser considerados zona federal, pues no pueden ser invadidos y deben tener un carácter de restauración ecológica.

“Ordenar el terreno es ordenar la casa, establecer parámetros de crecimiento sin alterar el uso de suelo, y que todas las instituciones, federales, estatales, municipales y hasta las organizaciones civiles, se sujeten a esos lineamientos, esta es la mejor alternativa y no implica mayor inversión”, expresó Arturo Chacón.

El investigador refirió que el Lago de Pátzcuaro ha perdido el 40 por ciento del volumen de agua en los últimos 30 años, detrimento que seguirá en aumento mientras no haya un plan general de rescate, sobre todo para garantizar agua de calidad y no sólo escurrimientos con aguas contaminadas.

Plantas de tratamiento inoperantes

Actualmente existen plantas de tratamiento inoperantes porque están mal planificadas. No son factibles porque gastan mucho en luz o porque contratar personal capacitado es muy caro, así que son abandonadas y se convierten en un elefante blanco.

Por ejemplo, la planta de tratamiento de Quiroga fue construida hace seis años, pero nunca se dejó a salvo la propiedad del terreno, por lo que hoy tiene problemas de tenencia de la tierra y nunca ha funcionado desde que se construyó.

Al respecto, el presidente municipal de Quiroga, Arturo Estrada, declaró que está comprometido a recuperar esta planta y ponerla en marcha muy pronto; “Nosotros estamos comprometidos con hacer lo propio para conservar el lago, pero también requerimos que los municipios de la cuenca se sumen a estas labores”, pidió.

Otra planta de tratamiento inoperante es la de Tzintzuntzan, que fue construida por arriba del nivel donde se colecta el agua residual. Para sanear el líquido, se tiene que bombear terrenos arriba, por eso se dejó inoperante.

Una suerte similar tiene la planta de tratamiento de la isla de Janitzio, que por su tecnología es común que se descomponga constantemente y las aguas negras siguen corriendo al lecho del lago cuando no funciona.

Morelia, Michoacán (OEM-Infomex).- Para el investigador Arturo Chacón Torres, la única forma de salvar el lago de Pátzcuaro es haciendo un proyecto integral e incluyente, iniciando con la adecuada planificación del territorio. Sin embargo, afirma que hoy en día ninguno de los cuatro municipios de la ribera (Pátzcuaro, Quiroga, Tzintzuntzan y Erongarícuaro) cuenta con un programa de ordenamiento ecológico territorial, documentos que son la guía para el rescate y los proyectos más económicos.

El académico de la Universidad Michoacana, que cuenta con una amplia experiencia en investigaciones ecológicas, expresó en entrevista que impera la desorganización en torno a la recuperación del lago, pues cada institución federal o estatal, los ayuntamientos y las organizaciones civiles “andan por separado” y no hay un programa que unifique esfuerzos para lograr el objetivo.

“Con cada nueva administración surge un programa o una institución que promete salvar el lago, pero hacen proyectos con miles de millones de pesos y luego dejan fuera a las comunidades y organizaciones civiles; así nunca se van a lograr los objetivos”, expresó Chacón Torres.

Te podría interesar: Sanearán río Guani, principal contaminador del Lago de Pátzcuaro

Refirió que en los últimos 30 años este embalse ha perdido dos metros de su profundidad y tres metros de costa o altitud. Pese a que hay trabajos de recuperación, el avance ha sido lento porque los esfuerzos y dinero invertido a la recuperación ha sido muy fragmentado.

“El problema esencial es la falta de trabajo en equipo. Las instituciones de gobierno tienen recursos y las organizaciones civiles tienen voluntad, pero nunca vamos a llegar a buen puerto porque no hay un trabajo horizontal; hay más de 60 organizaciones no gubernamentales que están haciendo una actividad en torno al lago, pero no tienen presupuesto, y quienes tienen el dinero no van a compartirlo”, expuso el investigador.

El trabajo inicial, sugirió, es que cada municipio cuente con un programa de ordenamiento ecológico, al igual que las comunidades, pero la realidad es que no se cuenta con él. Ahí se establece cuáles terrenos deben ser prioridad de conservación; sobre todo los terrenos pegados al lago deben ser considerados zona federal, pues no pueden ser invadidos y deben tener un carácter de restauración ecológica.

“Ordenar el terreno es ordenar la casa, establecer parámetros de crecimiento sin alterar el uso de suelo, y que todas las instituciones, federales, estatales, municipales y hasta las organizaciones civiles, se sujeten a esos lineamientos, esta es la mejor alternativa y no implica mayor inversión”, expresó Arturo Chacón.

El investigador refirió que el Lago de Pátzcuaro ha perdido el 40 por ciento del volumen de agua en los últimos 30 años, detrimento que seguirá en aumento mientras no haya un plan general de rescate, sobre todo para garantizar agua de calidad y no sólo escurrimientos con aguas contaminadas.

Plantas de tratamiento inoperantes

Actualmente existen plantas de tratamiento inoperantes porque están mal planificadas. No son factibles porque gastan mucho en luz o porque contratar personal capacitado es muy caro, así que son abandonadas y se convierten en un elefante blanco.

Por ejemplo, la planta de tratamiento de Quiroga fue construida hace seis años, pero nunca se dejó a salvo la propiedad del terreno, por lo que hoy tiene problemas de tenencia de la tierra y nunca ha funcionado desde que se construyó.

Al respecto, el presidente municipal de Quiroga, Arturo Estrada, declaró que está comprometido a recuperar esta planta y ponerla en marcha muy pronto; “Nosotros estamos comprometidos con hacer lo propio para conservar el lago, pero también requerimos que los municipios de la cuenca se sumen a estas labores”, pidió.

Otra planta de tratamiento inoperante es la de Tzintzuntzan, que fue construida por arriba del nivel donde se colecta el agua residual. Para sanear el líquido, se tiene que bombear terrenos arriba, por eso se dejó inoperante.

Una suerte similar tiene la planta de tratamiento de la isla de Janitzio, que por su tecnología es común que se descomponga constantemente y las aguas negras siguen corriendo al lecho del lago cuando no funciona.

Local

Caso Xitlali: Abogados de Estephany "N" faltan a juicio oral

La defensa legal de la imputada no asistió al desahogo de pruebas por el feminicidio de Xitlali

Policiaca

FGR vincula a 37 implicados en portación de cargadores y cartuchos

Se les detuvo el día 27 de julio en las inmediaciones de las comunidades San Antonio Villalongín y el Caracol

Finanzas

Entre el 50 y 60 por ciento de negocios en Morelia están liderados por mujeres: CCME

La mayoría de los negocios encabezados por mujeres son de maquillaje, ropa o cuidado personal

Cultura

My Life with the Thrill Kill Kult: El arte de salirse con la suya

A propósito del relanzamiento del disco más popular de esta banda, platicamos con sus integrantes, dos personajes que reconocen que su sonido podría sonar viejo, pero afirman: ¿Qué no lo es actualmente?

Mundo

Jóvenes sucumben al fentanilo

La crisis de opiáceos en Estados Unidos ha alcanzado cifras sin precedentes, con más de 80 mil muertes por sobredosis tan solo en 2021

Cultura

Cuestionario Proust: Alan Anaya

Las personas vivas a las que más admira son su madre, su padre y Kanye West

Círculos

Disfrutan de una noche llena de brillo, lujo y sabor

Se lleva a cabo la séptima edición de la tradicional Mystic Party en la Riviera Maya

Gossip

Finalistas de La Academia 20 años comparten sus planes si ganan

Los cinco finalistas de La Academia 20 años comparten que, de ganar el millón de pesos, invertirán en sus estudios y en proyectos personales

Gossip

En serie, muestran a los héroes de la tragedia del huracán Katrina

El guionista y productor Carlton Cuse considera que hacer una producción basada en una tragedia real es un reto mayúsculo