imagotipo

No hay presiones del crimen contra notarios: García Estefan

  • Daniela Osorio Cabrera
  • en local

El presidente de Consejo del Colegio de Notarios de Michoacán, AC, Luis Carlos García Estefan, aseguró que ni en esta administración estatal ni en la anterior se recibieron presiones o amenazas del crimen organizado, como lo manifestaron diversos actores políticos en años anteriores.

En entrevista, el representante de los notarios aseguró que en estos momentos los integrantes del gremio de todo el estado “trabajan bien, muy tranquilos y muy contentos”, y señaló que hasta el momento no ha recibido noticia ni denuncias de situaciones tales como la entrega de parcelas.

“La verdad nunca tuve noticias, ni siendo secretario del consejo en el anterior periodo, ni en este hemos tenido denuncias de presiones contra notarios”, afirmó.

Por otra parte, consideró que la cantidad de notarios que hay en la entidad (alrededor de 190 y una vacante) son suficientes para dar una correcta cobertura a todo el estado, pese a los cuestionamientos realizados en administraciones pasadas en torno al exceso de notarías que hay en Michoacán y a la entrega indiscriminada de notarías en cada cambio de administración.

Explicó que en el caso del Estado de México, con su población e ingreso per cápita, se cuenta con 186 notarios, mientras que en Michoacán hay 190, lo que “es suficiente en este momento y damos cobertura a todo el estado, la situación geográfica de Michoacán es distinta a la del Estado de México y por esa razón, por ejemplo, tiene que haber un notario en Coahuayana, que es el licenciado Guillermo Ruiz, que es el punto más lejano del estado”.

García Estefan recordó que en estos momentos hay dos iniciativas en el Congreso relativas a la Ley Notarial, que están siendo analizadas en comisiones, “y las vemos bien las dos, creo que de ambas puede salir algo, en las dos hemos opinado y nos han tomado en cuenta afortunadamente”.

Descartó que las iniciativas tengan como propósito imponer candados para evitar el reparto de notarías cada fin de sexenio y consideró que “ya está suficientemente amarrada esa parte”. (L)