imagotipo

Partidos políticos viven escenarios adversos rumbo al 2018

Algunos corren como aguas broncas, otros agitados por las borrascas, y otros elucubran en presuntos remansos, los partidos políticos viven escenarios adversos rumbo al 2018. El PRI con el “dedazo” y el “tapado” como puntos candentes del debate, el PAN -con todo y el Yunque-, con renovadas divisiones internas en busca del poder y los coqueteos con un PRD, el cual lo mismo anuncia un frente, que implora cariño a una Morena inserta en el caudillaje.

En esa renovada crisis de nuestro modelo de democracia, el politólogo Ulises Corona Ramírez analiza a varios de los institutos político-partidistas.

Sobre “el gran elector”, hoy en tela de juicio, considera que sería “un gran error por parte del CEN del PRI y la cúpula del poder”, que continuara la vigencia de las añejas prácticas del “dedazo” y el “tapado”. Esta praxis “tan denostada incluso por los propios priistas, debe de ser arrancada de raíz”.

Pero, la vieja guardia “hará todo lo posible por mantener sus posiciones de poder, sus cuotas de influencia para que quien le suceda en el Ejecutivo Federal y en las posiciones más representativas les tengan agradecimiento, paternalismo, deuda y al final de cuentas, también complicidad porque habrán de ocultarles sus malos manejos, trapacerías y
corruptelas”.

¿Y en qué estrato sería la fisura?

“Se daría en la cúpula, pues aún no tenemos una cultura política de base militante que pudiese lograr una verdadera transformación, sería una ruptura pactada en donde los propios inconformes buscarían, o tratarían de llegar a un acuerdo”.

Corona Ramírez, catedrático e investigador de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM en su análisis respecto de los escenarios del PRI hacia las elecciones del 2018, dice:

“Sin lugar a dudas es un escenario difícil, ha sido un gobierno con políticas públicas muy exitosas, una economía estancada, procesos inflacionarios a la alza, una muy importante caída de la producción y exportación de nuestro petróleo, altos niveles de violencia social en Estados claves,  económicamente hablando (narcotráfico, robo de combustibles) provocando gran inseguridad social, un dudoso liderazgo internacional para con Centro y Sudamérica y desde luego con los Estados Unidos, así como también, altos niveles de corrupción, impunidad en gobernadores de extracción priista por lo que todo lo anterior ha provocado disfuncionalidad en el Gobierno Federal, crisis de credibilidad, de liderazgo y legitimidad en la institución presidencial”.

EL PAN Y LAS DIVISIONES

Hoy son varios los aspirantes a la candidatura presidencial en el PAN. ¿Cuál sería el escenario para este partido?

Hay crisis de liderazgo, admite, al explicar:no encuentran un camino afable para mantenerse unidos en su cohesión político-partidista. Suponen que su presidente Anaya, por ser joven es inexperto ante un ex gobernador como el de Puebla y viejos liderazgos panistas (los que se denominan químicamente puros, y el propio Yunque). “No ven con buenos ojos la presencia de Felipe Calderón impulsando a su esposa como candidata con una pobre trayectoria partidista y ante los resultados que dejó su sexenio”.

Corona Ramírez, ve “con mucho optimismo” un gran frente del PAN con el PRD.Y resalta que la pulverización partidista en México confunde al electorado, divide el voto y beneficia al sufragio acarreado de los partidos mayoritarios. “No olvidemos que en la propia Constitución ya está establecido (aún falta reglamentar) la existencia de los gobiernos de coalición en donde la primera fuerza para mantener no solamente la legalidad de la elección deba de legitimarse con aquellas fuerzas representativas que le permitan una gobernabilidad de tipo democrática para la manutención y funcionamiento del juego del poder”, especifica.

En relación a las pasadas elecciones, explica que fueron una clara antesala del proceso electoral en
puerta.

Veracruz: “Ya lo había perdido el PRI con el otrora denostado gobernador Duarte y, en la elección pasada no hizo más que refrendar una mayoría panista en los municipios que tradicionalmente tenía el Revolucionario Institucional, no olvidando que es un alto bastión electoral”.

Nayarit: “En donde la corrupción y la impunidad medraron e inhibieron el voto, lo perdió el PRI.

Coahuila:“Aún está en litigio y ante la falta de credibilidad del Instituto Estatal Electoral, los señalamientos de los partidos políticos de oposición en conjunto e incluso el llamado de atención de las autoridades de la Organización de Estados Americanos (OEA) puede haber cambios obligados en el resultado de la elección”.

Estado de México: “Fue una elección atípica. El PRI ganó con un mínimo porcentaje aún y cuando le acompañaban diversas coaliciones, de la misma manera se benefició con la cerrazón de Morena para ir en coalición de izquierda con el PRD. Fue claro el apoyo de gobierno federal, por medio de sus secretarios, en programas federales; mantuvieron un apoyo constante de políticas públicas en municipios claves en donde su voto efectivo (duro) no les ayudó.Aun así, con base a lo anterior, fue una elección muy costosa económicamente hablando y poco efectiva, pues al día de hoy continúan las
impugnaciones”.

LOS AVATARES DEL PRD Y MORENA

Mientras las abyecciones son el pan de cada día de parte de perredistas hacia Morena, el entrevistado señala la oportunidad de la izquierda mexicana de reivindicarse con los mexicanos, “sólo si dejan de lado sus luchas y pugnas, si logran consolidar una ideología de amplio aspecto que les permitan aglutinar todas sus tribus y dejan de lado los intereses de grupos, de sectas y personalismos, pero sobre todo si por parte de Morena, López Obrador abandona esa ambición personal de ser él quien llegue”.

Precisa: “No hacen falta caudillos, tampoco dirigentes, hacen falta liderazgos de base territorial con visión de Estado y sin que abriguen vanidad para encabezar un movimiento que unifique izquierda y derechas teniendo claramente cuáles son los dogmas que en estos extremos no se pueden combinar para lograr no sólo un cambio de gobierno si no un cambio radical en las estructuras del Estado mexicano”.

Hace notar que en septiembre o el próximo año habrá candidatos, pero aclara también que pudiera ocurrir “cuando en Estados Unidos se defina el perfil económico para cierre de año, (toda vez que su banco central aun cuando ya redujo tasas de interés y reacomodó sus compras de petróleo al exterior no beneficiando a México) y se pueda determinar el futuro mediato con la relación tanto con Centro y Sudamérica (Venezuela) así como también en Medio Oriente (Siria y Catar)”.