imagotipo

Migrante se reunió con su familia luego de 5 años

CIUDAD JUÁREZ, Chih.- Después de más de cinco años no ver a su esposa y sus cuatro hijos, al fin Armando Arvizu logró abrazar a su familia en el cauce del río Bravo en un evento llamado Derribando Muros.

La más pequeña de sus hijas de 13 años lloraba de emoción esperando el momento de poder abrazar a su papá, mientras que Armando -su padre- a seis metros de distancia bromeaba haciendo movimientos corporales de felicidad y aliento para tratar de distraer a su pequeña hija para no verla llorar.

Finalmente cuando dieron el aviso de reencontrarse, inmediatamente se dirigieron a sus seres queridos sin contener las lágrimas de Armando al abrazar a su esposa y sus cuatro hijos.

Armando Arvizu comenta que es un dolor muy fuerte tener a su familia en Estados Unidos, luego de que las autoridades migratorias lo deportara sin saber los motivos.

Originario de Cuauhtémoc, Chihuahua, Armando señaló que toda su familia está en Estados Unidos y este evento es una oportunidad y una bendición por estar estos cuatros minutos con su familia.

Vale la pena venir desde Cuauhtémoc, donde sea pero estar con la familia aunque sea un minuto, tres o cuatro minutos, es una gran bendición, comentó el padre de familia.

“Me voy muy triste, es muy difícil superar este distanciamiento, la separación con mis hijos y mi esposa, así como están estas personas en esta situación, yo no lo he podido superar, pero tenemos que echarle ganas”, dijo con lágrimas en los ojos.

El mayor de los hijos de Armando que lo superaba en estatura y peso, se balanceó hacia él, quien cargó a su hijo por unos segundos sin dejar de decirle lo tanto que lo ama y lo extrañaba.

Su esposa no dejaba de contemplarlo y abrazarlo una y otra vez, mientras Armando le acariciaba su rostro, limpiándole las lágrimas de los ojos que eran cubiertos por lentes oscuros.