/ lunes 7 de septiembre de 2020

Entrevista con Manuel Aguilar, premio Eréndira 2020

El artífice de 72 años afirmó que no esperaba ganar este importante reconocimiento

Morelia, Michoacán (OEM-Infomex).- Recién honrado con el Premio Estatal de las Artes Eréndira, el maestro artesano Manuel Aguilar Magaña, originario de San Juan Nuevo Parangaricutiro, habló para este medio sobre su formación y también rememoró algunas transformaciones que ha sufrido la danza de los “kúrpites”.

En entrevista para El Sol de Morelia, el artesano mascarero Aguilar Magaña reconoció que no esperaba el premio –dijo– “y la satisfacción intensa me vino”. A sus 72 años, aseguró que lleva realizando máscaras e imágenes religiosas en su taller de San Juan Nuevo hace más de cuarenta años.

“Solito me nació la idea de hacer las máscaras porque me gustaba mucho salir de ‘kúrpite’ y como no tenía suficientes recursos para mandar a hacer mi propia máscara, yo la elaboré con una técnica personal”, dijo al explicar que desde entonces –a los 16 años– amigos y familiares le mandaron a hacer máscaras y así encontró su vocación.

Sin precisar con exactitud, dijo que la tradición puede haber comenzado alrededor de 1850 en “San Juan Viejo”, el pueblo habitado ahora por el volcán Paricutín, y que su padre, don Basilio Aguilar Chávez era asiduo a participar en las danzas como “tarepeti”.

“En un principio no era con máscaras de gente, sino con máscaras de diferentes animales –gallinas, puercos, tecolotes, lobos–, pero eso fue hace muchos años y luego se cambiaron a las máscaras de gente y dejaron las de animal”, dijo luego de comentar que la danza alude, entre otras cosas, al proceso de evangelización en esa región.

Foto: Cortesía | Nuevos Danzantes

En purépecha “kúrpite” significa “los que se juntaron” o “los que se juntan”. Don Manuel explicó que con anterioridad la danza era una, pero después se dividió “por causas de una mujer y se hicieron dos cuadrillas”.

Asimismo, dijo que hace muchos años podían participar las mujeres, pero debido a la resistencia que exigen los tres días de duración, se optó por hacerla sólo de varones y representar a la mujer –a la virgen María– con una máscara.

Don Manuel trabaja en su taller de San Juan Nuevo y hace un par de semanas, sus hijos –que, a su vez, siguen sus pasos en la artesanía– abrieron una página de Facebook para difundir el trabajo familiar, reconocido por cuatro años consecutivos (2015-2019) con el Premio del Tianguis Artesanal del “Domingo de Ramos”, en Uruapan.

Anécdota del éxodo por el Paricutín

Al mascarero su padre le contó también una anécdota que se transmite de generación en generación en el pueblo fundado tras la erupción del volcán Paricutín:

“Cuando llevaban al Señor de los milagros de San Juan a Uruapan, dicen que en Uruapan los recibieron muy bien y hasta el Ejército estuvo ahí para proteger al cristo, porque había jóvenes que querían arrebatar al cristo, pero la policía intervino y ya no pudieron lograr su cometido… eso me contó mi papá”, dijo al precisar que ese acontecimiento pasó en 1944, “cuando ya había llegado la lava al pueblo” y tuvieron que desalojar a los habitantes que, entre otros lugares, se establecieron en San Juan Nuevo, Angahuan y Caltzontzin.

Foto SILVIA HERNÁNDEZ GONZÁLEZ

Morelia, Michoacán (OEM-Infomex).- Recién honrado con el Premio Estatal de las Artes Eréndira, el maestro artesano Manuel Aguilar Magaña, originario de San Juan Nuevo Parangaricutiro, habló para este medio sobre su formación y también rememoró algunas transformaciones que ha sufrido la danza de los “kúrpites”.

En entrevista para El Sol de Morelia, el artesano mascarero Aguilar Magaña reconoció que no esperaba el premio –dijo– “y la satisfacción intensa me vino”. A sus 72 años, aseguró que lleva realizando máscaras e imágenes religiosas en su taller de San Juan Nuevo hace más de cuarenta años.

“Solito me nació la idea de hacer las máscaras porque me gustaba mucho salir de ‘kúrpite’ y como no tenía suficientes recursos para mandar a hacer mi propia máscara, yo la elaboré con una técnica personal”, dijo al explicar que desde entonces –a los 16 años– amigos y familiares le mandaron a hacer máscaras y así encontró su vocación.

Sin precisar con exactitud, dijo que la tradición puede haber comenzado alrededor de 1850 en “San Juan Viejo”, el pueblo habitado ahora por el volcán Paricutín, y que su padre, don Basilio Aguilar Chávez era asiduo a participar en las danzas como “tarepeti”.

“En un principio no era con máscaras de gente, sino con máscaras de diferentes animales –gallinas, puercos, tecolotes, lobos–, pero eso fue hace muchos años y luego se cambiaron a las máscaras de gente y dejaron las de animal”, dijo luego de comentar que la danza alude, entre otras cosas, al proceso de evangelización en esa región.

Foto: Cortesía | Nuevos Danzantes

En purépecha “kúrpite” significa “los que se juntaron” o “los que se juntan”. Don Manuel explicó que con anterioridad la danza era una, pero después se dividió “por causas de una mujer y se hicieron dos cuadrillas”.

Asimismo, dijo que hace muchos años podían participar las mujeres, pero debido a la resistencia que exigen los tres días de duración, se optó por hacerla sólo de varones y representar a la mujer –a la virgen María– con una máscara.

Don Manuel trabaja en su taller de San Juan Nuevo y hace un par de semanas, sus hijos –que, a su vez, siguen sus pasos en la artesanía– abrieron una página de Facebook para difundir el trabajo familiar, reconocido por cuatro años consecutivos (2015-2019) con el Premio del Tianguis Artesanal del “Domingo de Ramos”, en Uruapan.

Anécdota del éxodo por el Paricutín

Al mascarero su padre le contó también una anécdota que se transmite de generación en generación en el pueblo fundado tras la erupción del volcán Paricutín:

“Cuando llevaban al Señor de los milagros de San Juan a Uruapan, dicen que en Uruapan los recibieron muy bien y hasta el Ejército estuvo ahí para proteger al cristo, porque había jóvenes que querían arrebatar al cristo, pero la policía intervino y ya no pudieron lograr su cometido… eso me contó mi papá”, dijo al precisar que ese acontecimiento pasó en 1944, “cuando ya había llegado la lava al pueblo” y tuvieron que desalojar a los habitantes que, entre otros lugares, se establecieron en San Juan Nuevo, Angahuan y Caltzontzin.

Foto SILVIA HERNÁNDEZ GONZÁLEZ

Local

Procesan a mujer acusada de prostituir a su sobrina de 13 años

Le fijan prisión preventiva por trata de personas en la modalidad de explotación sexual

Local

Valora edil retomar edificación de puente en Villas del Pedregal

Alfonso Martínez señaló que el descuido en el que se encontraban las áreas verdes de la zona habitacional representaban un peligro para los menores de edad

Local

Michoacán en semáforo verde ¿qué sí y qué no se puede hacer?

El próximo lunes 18 de octubre, en la entidad no habrá restricciones de tránsito y el uso de cubrebocas es recomendado

Local

Procesan a mujer acusada de prostituir a su sobrina de 13 años

Le fijan prisión preventiva por trata de personas en la modalidad de explotación sexual

Local

Valora edil retomar edificación de puente en Villas del Pedregal

Alfonso Martínez señaló que el descuido en el que se encontraban las áreas verdes de la zona habitacional representaban un peligro para los menores de edad

Mundo

Bill Clinton presenta mejoría tras ser hospitalizado por una infección

El expresidente de Estados Unidos, hospitalizado desde el martes, se encuentra en la unidad de cuidados intensivos por motivos de "seguridad y privacidad"

Local

Hospital de Uruapan, al 51.35% de su capacidad por Covid-19

Son 5 instituciones de salud en el estado las que presentan mayor ocupación de la red IRAG

Cultura

Cervantino 2021: Rinden homenaje a tres grandes compositores del siglo XIX

La Orquesta, considerada el grupo residente del FIC, se prepara para celebrar en 2022 su 70 aniversario, que coincidirá con la edición 50 de la fiesta del espíritu

Local

Comités y comisiones de Congreso, precedente de reconciliación: Fidel Calderón

El presidente de la Junta de Coordinación Política aseguró mantener la unidad de fuerzas políticas