/ lunes 13 de noviembre de 2023

La tragedia no termina, ¿qué pasa con los huérfanos de los desaparecidos en Michoacán?

Se estima que cada persona desaparecida tiene dos hijos

Morelia, Michoacán.- En México hay más de 152 mil niños, niñas y adolescentes en orfandad a causa de la desaparición de sus padres, de acuerdo con la asociación Tejiendo Redes de Infancia, sin embargo, en el país hay una cifra negra en este tema, ante la falta de denuncias por miedo a represalias.

Dora Gómez afirma que su hermano desapareció hace más de una década, cuando sus hijos tenían menos de 10 años de edad. Para ella, todos aquellos que quedaron en orfandad también quedaron en el olvido social porque no entran en la agenda política de las autoridades.

La también integrante del Comité de Familiares de Personas Detenidas y Desaparecidas (Cofaddem) en Michoacán refiere que este colectivo cuenta con un registro de 25 a 30 niños y niñas que quedaron en orfandad, aunque esta cifra es de larga data, es decir, que ahora ya son mayores, toda vez que entraron en la lista de 2009 a 2013.

Foto: Carmen Hernández | El Sol de Morelia

Ana María García Vega, titular de la Unidad de Derechos Humanos de la Comisión Estatal de Atención a Víctimas (CEAV) en la entidad, indica que a nivel nacional no se cuenta con ningún banco de datos sobre desapariciones, pero las “estadísticas rápidas” indican que en el país desaparecen 14 personas diarias y en Michoacán tres, de los cuales el 70 por ciento son hombres.

“Este delito tiene una característica especial, las víctimas indirectas no denuncias por miedo a temor a las represalias y a ser estigmatizadas por la misma sociedad (…) estamos hablando de una cifra negra, de un problema para detectar cantidades de huérfanos que se han quedado en este rubro”.

Casos de la CEAV

La Unidad de Derechos Humanos de la CEAV atiende 18 casos, de los cuales seis son juicios de ausencia y presunción de muerte, de los cuales se desprenden 12 hijos o hijas en orfandad. A decir de García Vega la mayoría quedan a cargo de los abuelos, cuyo proceso de guarda y custodia se tramita ahí mismo.

Estos casos son recientes, desde que José Alfonso Mejía Pineda asumió el cargo como comisionado, en marzo del 2022; según la directora de Derechos Humanos, previo a su llegada no existían datos. Los huérfanos que atienden oscilan de los tres a los 21 años, en su mayoría varones de los municipios de Apatzingán, Tepalcatepec, Zamora, Ciudad Hidalgo y Morelia.

Ana María García subraya que quienes ejercen la custodia son los abuelos o las tías.

“Curiosamente las personas más activas para la búsqueda y el cuidado de menores siempre recae en el sexo femenino”.

A través de un diagnóstico que hace Trabajo Social se trata de subsanar en el área el juicio de ausencia y presunción de muerte para darles certeza jurídica y que puedan acceder a algún tipo de bien que haya dejado su familiar. Además, en el área de primer contacto se le da atención psicológica, médica y se realiza un estudio socioeconómico para detectar el diagnóstico de necesidad de cada una de las víctimas.

Para iniciar un juicio de ausencia, la o las víctimas deben dejar pasar seis meses desde la desaparición, posteriormente se inicia y se publican los edictos, después se promueve la presunción de muerte, proceso que lleva de ocho meses a un año. En el caso de la guardia y custodia pueden ser provisionales y el tiempo de espera es de tres a seis meses.

La lucha de los colectivos

Al solicitar información a la CEAV, ésta misma admitió que son los propios colectivos de madres buscadoras son los que cuentan con información más precisa, situación que lamenta la integrante de Cofaddem, Dora Gómez, pues asegura que son las dependencias las que deberían estar haciendo este trabajo.

A nivel nacional existen 264 colectivos de madres buscadoras de personas desaparecidas; en Michoacán, son alrededor de cinco en distintos municipios.

Ana María García añade que el reto es trabajar de forma coordinada institucionalmente, ya que la Fiscalía tiene su cúmulo de datos, el DIF otros y tienen que homologar la información que arroje una estadística certera.

Foto: Javier Guerrero | El Sol de Morelia

Sin embargo, Dora Gómez espeta que no hay coordinación institucional entre la Comisión Estatal de Atención a Víctimas, la Fiscalía General del Estado (FGE) ni la Comisión de Búsqueda.

“No hay ni a cual irle. No hay intención de sentarse de manera seria y profunda sobre el tema de desaparición y de la niñez, no van a entrar en esa dinámica porque no está dentro de su agenda, no puede entrar ahí las infancias abandonadas, estigmatizadas, criminalizadas y abandonadas, es un olvido social que se tiene”.

Sin confianza en las instituciones

La integrante de Cofaddem afirma que no existe confianza en las instituciones por parte de las víctimas indirectas de los desaparecidos y que la desatención en el tema de los menores es evidente. Reprochó que la CEAV no tenga información más trabajada “porque esa es su chamba” y que las familias no denuncian porque los utilizan en su agenda política.

La mayoría de personas que sufrieron de este delito indirectamente, dice, tienen serias precariedades económicas, es gente humilde que tiene que lidiar con la burocracia de cada institución por la forma complicada de adquirir sus servicios, por ende, la posición política y la dignidad de los familiares los orilla a no realizar dinámicas y procesos que los desgasten, tanto a ellas o ellos y a sus hijos.

Sin programas de ayuda

Dora comenta que la desaparición afecta en todos los sentidos a cualquier familiar y que una de las partes más sentidas además de la emocional es la económica, lo que causa el aislamiento social y es desplazamiento forzado por las características en las que pudo desaparecer el padre, hermano, hijo, tío, etc. También se genera un estigma social, de seguridad, afectación emocional y violación a los derechos humanos.

“En México no se cuentan con programas de apoyo para los niños o acompañamiento a menores para atender la crisis de orfandad, las que salen a incidir, a buscar y exigir son madres, hermanas, tías, padres o hermanos, pero es en una edad adulta”.

Foto: Carmen Hernández | El Sol de Morelia

En las marchas que realiza este colectivo cada 10 de mayo, por parte de las madres buscadoras, en los contingentes hay niños, niñas y adolescentes. Son los hijos o nietos de los desaparecidos que caminan al paso de sus mamás, con playeras con el nombre del familiar, o cartulinas que exigen justicia y el regreso de su desaparecido con vida.

Pérdida de identidad

Al perder a los padres, se pierde la identidad, asegura Dora Gómez. Por ejemplo, detalla una psicóloga atiende el caso de una adolescente que perdió a su papá cuando era una niña y quedó al cuidado de su abuela que actualmente tiene 80 años.

Al sufrir constantes amenazas en Morelia, decidieron mudarse a Uruapan uno de los municipios que sufre por las constantes desapariciones y violencia. La joven que creció sin su papá perdió la identidad paternal y actualmente es difícil contener las emociones de la niña.

Foto: Archivo | El Sol de Morelia

“Su papá desaparece y se queda con su abuela, ella crece y ahora llevamos dos años con una psicóloga directa para que no pierda la línea, porque está influenciada por otras cuestiones como modismos de los narcocorridos”.

Agrega que trabajan con el Centro Comunitario de Desarrollo en Psicología para contener la parte emocional, aunque tienen que hacerlo con ayuda profesional porque el abordaje no es el mismo con una persona adulta que con un infante.

El último informe de la Fiscalía General del Estado (FGE) de Michoacán indica que de enero a octubre de este año se registraron mil 697 eventos de desaparición, en los que se vieron involucrados mil 921 víctimas y fueron halladas mil 269, es decir, que menos de 700 siguen desaparecidas.

Foto: Adid Jiménez | El Sol de Morelia

Evangelina Contreras, vicepresidenta del colectivo Desaparecidos de la Costa y Feminicidios de Michoacán (Decofem), indicó que cada desaparecido, desplazado o asesinado tiene al menos dos hijos, por lo que la cifra es enorme.

Agregó que los niños, niñas y adolescentes en situación de orfandad son un blanco fácil para el crimen organizado, pues reclutan a los infantes desde los 11 años como halcones y las niñas sufren de prostitución, además de utilizarlas para vender droga; “Se llevan a esos niños y ya no regresan”.

Morelia, Michoacán.- En México hay más de 152 mil niños, niñas y adolescentes en orfandad a causa de la desaparición de sus padres, de acuerdo con la asociación Tejiendo Redes de Infancia, sin embargo, en el país hay una cifra negra en este tema, ante la falta de denuncias por miedo a represalias.

Dora Gómez afirma que su hermano desapareció hace más de una década, cuando sus hijos tenían menos de 10 años de edad. Para ella, todos aquellos que quedaron en orfandad también quedaron en el olvido social porque no entran en la agenda política de las autoridades.

La también integrante del Comité de Familiares de Personas Detenidas y Desaparecidas (Cofaddem) en Michoacán refiere que este colectivo cuenta con un registro de 25 a 30 niños y niñas que quedaron en orfandad, aunque esta cifra es de larga data, es decir, que ahora ya son mayores, toda vez que entraron en la lista de 2009 a 2013.

Foto: Carmen Hernández | El Sol de Morelia

Ana María García Vega, titular de la Unidad de Derechos Humanos de la Comisión Estatal de Atención a Víctimas (CEAV) en la entidad, indica que a nivel nacional no se cuenta con ningún banco de datos sobre desapariciones, pero las “estadísticas rápidas” indican que en el país desaparecen 14 personas diarias y en Michoacán tres, de los cuales el 70 por ciento son hombres.

“Este delito tiene una característica especial, las víctimas indirectas no denuncias por miedo a temor a las represalias y a ser estigmatizadas por la misma sociedad (…) estamos hablando de una cifra negra, de un problema para detectar cantidades de huérfanos que se han quedado en este rubro”.

Casos de la CEAV

La Unidad de Derechos Humanos de la CEAV atiende 18 casos, de los cuales seis son juicios de ausencia y presunción de muerte, de los cuales se desprenden 12 hijos o hijas en orfandad. A decir de García Vega la mayoría quedan a cargo de los abuelos, cuyo proceso de guarda y custodia se tramita ahí mismo.

Estos casos son recientes, desde que José Alfonso Mejía Pineda asumió el cargo como comisionado, en marzo del 2022; según la directora de Derechos Humanos, previo a su llegada no existían datos. Los huérfanos que atienden oscilan de los tres a los 21 años, en su mayoría varones de los municipios de Apatzingán, Tepalcatepec, Zamora, Ciudad Hidalgo y Morelia.

Ana María García subraya que quienes ejercen la custodia son los abuelos o las tías.

“Curiosamente las personas más activas para la búsqueda y el cuidado de menores siempre recae en el sexo femenino”.

A través de un diagnóstico que hace Trabajo Social se trata de subsanar en el área el juicio de ausencia y presunción de muerte para darles certeza jurídica y que puedan acceder a algún tipo de bien que haya dejado su familiar. Además, en el área de primer contacto se le da atención psicológica, médica y se realiza un estudio socioeconómico para detectar el diagnóstico de necesidad de cada una de las víctimas.

Para iniciar un juicio de ausencia, la o las víctimas deben dejar pasar seis meses desde la desaparición, posteriormente se inicia y se publican los edictos, después se promueve la presunción de muerte, proceso que lleva de ocho meses a un año. En el caso de la guardia y custodia pueden ser provisionales y el tiempo de espera es de tres a seis meses.

La lucha de los colectivos

Al solicitar información a la CEAV, ésta misma admitió que son los propios colectivos de madres buscadoras son los que cuentan con información más precisa, situación que lamenta la integrante de Cofaddem, Dora Gómez, pues asegura que son las dependencias las que deberían estar haciendo este trabajo.

A nivel nacional existen 264 colectivos de madres buscadoras de personas desaparecidas; en Michoacán, son alrededor de cinco en distintos municipios.

Ana María García añade que el reto es trabajar de forma coordinada institucionalmente, ya que la Fiscalía tiene su cúmulo de datos, el DIF otros y tienen que homologar la información que arroje una estadística certera.

Foto: Javier Guerrero | El Sol de Morelia

Sin embargo, Dora Gómez espeta que no hay coordinación institucional entre la Comisión Estatal de Atención a Víctimas, la Fiscalía General del Estado (FGE) ni la Comisión de Búsqueda.

“No hay ni a cual irle. No hay intención de sentarse de manera seria y profunda sobre el tema de desaparición y de la niñez, no van a entrar en esa dinámica porque no está dentro de su agenda, no puede entrar ahí las infancias abandonadas, estigmatizadas, criminalizadas y abandonadas, es un olvido social que se tiene”.

Sin confianza en las instituciones

La integrante de Cofaddem afirma que no existe confianza en las instituciones por parte de las víctimas indirectas de los desaparecidos y que la desatención en el tema de los menores es evidente. Reprochó que la CEAV no tenga información más trabajada “porque esa es su chamba” y que las familias no denuncian porque los utilizan en su agenda política.

La mayoría de personas que sufrieron de este delito indirectamente, dice, tienen serias precariedades económicas, es gente humilde que tiene que lidiar con la burocracia de cada institución por la forma complicada de adquirir sus servicios, por ende, la posición política y la dignidad de los familiares los orilla a no realizar dinámicas y procesos que los desgasten, tanto a ellas o ellos y a sus hijos.

Sin programas de ayuda

Dora comenta que la desaparición afecta en todos los sentidos a cualquier familiar y que una de las partes más sentidas además de la emocional es la económica, lo que causa el aislamiento social y es desplazamiento forzado por las características en las que pudo desaparecer el padre, hermano, hijo, tío, etc. También se genera un estigma social, de seguridad, afectación emocional y violación a los derechos humanos.

“En México no se cuentan con programas de apoyo para los niños o acompañamiento a menores para atender la crisis de orfandad, las que salen a incidir, a buscar y exigir son madres, hermanas, tías, padres o hermanos, pero es en una edad adulta”.

Foto: Carmen Hernández | El Sol de Morelia

En las marchas que realiza este colectivo cada 10 de mayo, por parte de las madres buscadoras, en los contingentes hay niños, niñas y adolescentes. Son los hijos o nietos de los desaparecidos que caminan al paso de sus mamás, con playeras con el nombre del familiar, o cartulinas que exigen justicia y el regreso de su desaparecido con vida.

Pérdida de identidad

Al perder a los padres, se pierde la identidad, asegura Dora Gómez. Por ejemplo, detalla una psicóloga atiende el caso de una adolescente que perdió a su papá cuando era una niña y quedó al cuidado de su abuela que actualmente tiene 80 años.

Al sufrir constantes amenazas en Morelia, decidieron mudarse a Uruapan uno de los municipios que sufre por las constantes desapariciones y violencia. La joven que creció sin su papá perdió la identidad paternal y actualmente es difícil contener las emociones de la niña.

Foto: Archivo | El Sol de Morelia

“Su papá desaparece y se queda con su abuela, ella crece y ahora llevamos dos años con una psicóloga directa para que no pierda la línea, porque está influenciada por otras cuestiones como modismos de los narcocorridos”.

Agrega que trabajan con el Centro Comunitario de Desarrollo en Psicología para contener la parte emocional, aunque tienen que hacerlo con ayuda profesional porque el abordaje no es el mismo con una persona adulta que con un infante.

El último informe de la Fiscalía General del Estado (FGE) de Michoacán indica que de enero a octubre de este año se registraron mil 697 eventos de desaparición, en los que se vieron involucrados mil 921 víctimas y fueron halladas mil 269, es decir, que menos de 700 siguen desaparecidas.

Foto: Adid Jiménez | El Sol de Morelia

Evangelina Contreras, vicepresidenta del colectivo Desaparecidos de la Costa y Feminicidios de Michoacán (Decofem), indicó que cada desaparecido, desplazado o asesinado tiene al menos dos hijos, por lo que la cifra es enorme.

Agregó que los niños, niñas y adolescentes en situación de orfandad son un blanco fácil para el crimen organizado, pues reclutan a los infantes desde los 11 años como halcones y las niñas sufren de prostitución, además de utilizarlas para vender droga; “Se llevan a esos niños y ya no regresan”.

Salud

Come saludable, sin complicaciones estos las recomendaciones más sencillas

La nutrición es la base para el correcto funcionamiento del cuerpo y aunque a veces parece complicado o caro hay algunas cosas baratas y sencillas para comer saludable

Local

Únete a la descarga de árboles en Cuitzeo, te decimos cómo

La descarga de árboles no contempla una reforestación inmediata, pues se considera que el tiempo apropiado para esta sea después de las primeras lluvias

Turismo

¿En qué municipios de Michoacán avistan las tortugas?

Estos ejemplares marinos llegan desde junio, y hasta octubre se presencia el nacimiento y liberación de tortugas

Doble Vía

¡Quítate el calor con una nieve casera! Te decimos cómo hacerla

Aunque no lo parezca, hacer nieve en casa es muy fácil te decimos cómo puedes hacerla

Gossip

¿La cerveza se quema? Conoce los tips para evitar que se amargue tu "chelita"

Se tiene la creencia de que la cerveza se quema, sin embargo, lo que ocurre es que uno de sus componentes es el responsable de este sabor, pero puedes evitarlo 

Local

Nayely, la maestra trans e indígena a la que han querido encarcelar por defender su identidad

Todos los días es señalada y cuestionada por portar vestimenta tradicional y ser trans, dice