/ lunes 6 de noviembre de 2023

Librerías de viejo y su resistencia al paso del tiempo 

Pese a la llegada de la tecnología, en Morelia permanecen espacios independientes con un mar de conocimiento que puede ser adquirido a través del papel

Morelia, Michoacán.- “Leer un libro es conocer a una persona, es hablar con ella, tener su conocimiento, vivir en su época, y es hermoso”, comentó el encargado de la librería Luz de Morelia, espacio con más de 35 años de existencia que se encuentra a unas cuadras de la Catedral y que pese al paso del tiempo y con la llegada de la tecnología, ha resistido el embate de los años.

Este rincón donde la lectura, historias y variedad de temas está al alcance de las manos, podría pasar desapercibido para los ojos de los morelianos muchas ocasiones, pero desde su entrada arroja ese olor único que solo los libros, nuevos o usados, entregan a través del papel.

Localizada en la calle Eduardo Ruiz número 365, a espaldas del Cinépolis Centro, esta antigua edificación, como la mayoría que se ubica cercana al primer cuadro de la ciudad, se caracteriza desde su fachada pues se observan diversos estantes con infinidad de libros, algunos en buenas condiciones, otros más que ya muestran haber sido usados o dañados por los años.

Foto: Carmen Hernández | El Sol de Morelia

En su interior y pasando diversos estantes, se encuentra Maximiliano Regalado, artista visual que labora en este espacio desde hace más de cinco años, y quien es el encargado de encontrar el libro, tema o interés de la persona que ingresa a la librería.

También puedes leer: De templo de San Juan de Dios a Woolworth, conoce su historia

Con un tono de voz suave, pero firme, paciente, pero determinante, el joven de 31 años ha visto como cada vez los libros han ido disminuyendo en el interés de las personas, lo cual él lo atribuye a la rapidez con el que la vida y los deberes absorben a la ciudadanía en su día.

Libros viejos y llenos de conocimiento

Con una estimación de más de 200 mil libros en su interior, la librería Luz de Morelia, se mantiene firme al paso de los años y al retiro de lugares que le ayudaban a tener un mayor movimiento y por ende, una mejor recepción económica, es decir, la antigua Central de Autobuses y el edificio del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

“Sí ha cambiado, lo que hizo que esta librería funcionara por mucho tiempo era la Antigua Central Camionera que estaba a solo dos cuadras. Con el cambio de este tipo de puntos estratégicos en la ciudad, se afectó a muchos negocios, tal y como pasó con el Seguro que estaba en la Avenida Nocupétaro. Aunque no se ha acabado el negocio, sí se vende muy poco”.

Foto: Carmen Hernández | El Sol de Morelia


Aunque no está del todo de acuerdo que a un libro maltratado se le llame viejo, pues además este término puede variar de persona en persona por condiciones de vida o percepción, para Max, estas marcas de los ejemplares también cuentan la historia que ellos han atravesado, ya sea en el tiempo o por las manos que alguna vez los hojearon.

“El término viejo es extraño pues suena demeritativo. Aunque para algunos puede ser que viejo sea a partir de los 10 o 20 años para atrás, pero para mí que estoy aquí, un libro viejo es previo a 1900. Si se refiere a que está descuidado o desgastado, eso otro tema y el término estaría mal usado”.

A esos ejemplares maltratados, externó, él se encarga de hacerles una intervención para apoyarles a que tengan más tiempo de vida, “y son de todo, arte, medicina, filosofía, fotografía, cine, administración”.

Si bien, muchas veces se ha afirmado la gente no lee, y la venta ha disminuido, este espacio es una muestra que aún existe un nicho de mercado bien marcado para el tema de la adquisición de libros antiguos, dañados o ya usados.

“Sí batallamos para llegar a fin de mes, le sufrimos y excavamos de donde sea para llegar al cliente indicado a través de remates o distintos aspectos”.

Foto: Carmen Hernández | El Sol de Morelia


Pero ¿cuál es el cliente indicado que menciona? “Es alguien que sepa valorar la lectura y que sepa todo el trabajo y recurso que se destina para hacer un libro. Algunos optan por libros electrónicos o audio libros y nosotros en algún momento nos adentramos a este tema”.

Colocando una comparativa de hace 10 y cinco años, a la actualidad, Max comentó, “Antes había al menos cada cinco minutos una persona, y ahora ingresa una cada 30 minutos, por decir algo, aunque el número varía”.

Obras desde 1890 a la actualidad

“Esta librería no es como las normales, nosotros no tenemos cajas con el mismo libro”, afirma categóricamente Max.

Buscando en sus recuerdos, compartió, actualmente dentro del acervo que tienen, se cuenta con un ejemplar que data de 1890, “y hay veces que hemos tenido desde 1730, estos libros se la pasan circulando”.

La forma en la que han llegado a estas instalaciones varios de los libros es a raíz del truque, donaciones o incluso por compra.

“En el tema del truque no siempre lo hacemos pues este es un negocio que también tiene necesidades y servicios que pagar. No podríamos mantenernos solamente por el tema de intercambio, porque se colapsaría la librería”.

En su acervo se encuentran libros de todo el mundo y en diversos idiomas que van desde el español, inglés, alemán, japonés, por mencionar algunos.

Foto: Carmen Hernández | El Sol de Morelia

Dentro de esas historias que entregan los libros, Max compartió una para los lectores de El Sol de Morelia, y el cual estuvo relacionado a las artes dentro del negocio que atiende.

“Sí, hay uno en particular pues se me hizo muy especial al ser yo artista visual. En nuestro acervo teníamos un libro que en español se llama ‘Tocados por el fuego’ que habla de una pintora y su acercamiento a la salud mental, mucho se habla de lo cercano que está el arte a la locura pero este tenía un estudio serio sobre el tema, lo leí y lo volví a dejar, pasaron años y ahí se quedó hasta que una joven vino por él. Ella llevaba mucho tiempo buscándolo y no lo encontraba, se lo llevó en inglés pues sabía que no sería fácil de localizar”.

A lo anterior agregó: “Este es el ejemplo claro que cómo sin que las personas se conozcan, tengan los mismos gustos, contextos o circunstancias, la lectura y los libros pueden unir realidades, gustos e intereses, ahí comprende su magia”.

Libros más baratos

A este tipo de librerías independientes, las personas llegan porque encuentran libros mucho más baratos que en otros negocios dedicados también a la lectura, además de que es más fácil ubicar esos libros llamados antiguos.

“Así es, vienen porque aquí es más barato, hay libros desde los cinco pesos, pero el monto varía dependiendo del libro”.

Aunado a lo anterior, agregó: “Además hay gente que tiene el gusto de leer y comprar un libro de segunda mano, pues sabe que ya pasó por unas manos y ahí se encuentran algunas dedicatorias por el antiguo dueño”.

Foto: Carmen Hernández | El Sol de Morelia


Aunque esas intervenciones para algunas personas hace que se demerite el ejemplar o baje su valor, para otras eso lo incremente, afirmó Max.

“Porque eso también narra la historia que ha pasado el libro hasta llegar a ese momento, y muestra de cierta forma a las manos que lo sostuvieron anteriormente. Pues hay veces que uno ve dedicatorios muy bonitas”.

De igual forma explicó, en época escolar son los alumnos de distintos niveles educativos o licenciaturas los que se acercan a buscar determinado ejemplar, “pero también vienen adultos mayores a buscar filosofía, mecatrónica u otros temas”.

Los audiolibros, no del gusto de todos

Aunque a muchas personas se les ha facilitado poder acercarse a los audiolibros para poder escucharlos mientras manejan o van en el transporte, este mercado no es el de esta librería.

“Es que tenemos menos tiempo para nosotros porque trabajamos más, y al tener menos tiempo para uno, es menos tiempo para leer, y así cae en segundo plano el libro físico”.

A lo anterior agregó: “A Amazon le pueden funcionar bien los audiolibros pero a nosotros no, ese no es nuestro mercado pues ya intentamos venderlos y no funcionó. Nosotros nos mantenemos del coleccionismo”.

Respecto a los libros físicos que más se llegan a buscar, la temática, explicó el encargado de esta librería, es la relacionada a la superación personal, “seguidas de novelas, derecho, y medicina”.

Finalmente ante el futuro venidero y los cambios que se han generado a nivel mundial en las formas de vida y en los tiempos de las personas, explicó Maximiliano Regalado, el negocio de los libros y las librerías debe evolucionar y adaptarse a las generaciones.

“Debemos estar a la par de los mercados y a las generaciones sino no valdría la pena hacerlos. Los libros comenzaron siendo papiros de cabra y evolucionaron, no sé bien cuál será el futuro pero debemos evolucionar”, concluyó el joven que se encuentra terminado un cómic de terror y ciencia ficción que sucede en Morelia, el cual se encontrará en la página http://m.webtoons.com.

Morelia, Michoacán.- “Leer un libro es conocer a una persona, es hablar con ella, tener su conocimiento, vivir en su época, y es hermoso”, comentó el encargado de la librería Luz de Morelia, espacio con más de 35 años de existencia que se encuentra a unas cuadras de la Catedral y que pese al paso del tiempo y con la llegada de la tecnología, ha resistido el embate de los años.

Este rincón donde la lectura, historias y variedad de temas está al alcance de las manos, podría pasar desapercibido para los ojos de los morelianos muchas ocasiones, pero desde su entrada arroja ese olor único que solo los libros, nuevos o usados, entregan a través del papel.

Localizada en la calle Eduardo Ruiz número 365, a espaldas del Cinépolis Centro, esta antigua edificación, como la mayoría que se ubica cercana al primer cuadro de la ciudad, se caracteriza desde su fachada pues se observan diversos estantes con infinidad de libros, algunos en buenas condiciones, otros más que ya muestran haber sido usados o dañados por los años.

Foto: Carmen Hernández | El Sol de Morelia

En su interior y pasando diversos estantes, se encuentra Maximiliano Regalado, artista visual que labora en este espacio desde hace más de cinco años, y quien es el encargado de encontrar el libro, tema o interés de la persona que ingresa a la librería.

También puedes leer: De templo de San Juan de Dios a Woolworth, conoce su historia

Con un tono de voz suave, pero firme, paciente, pero determinante, el joven de 31 años ha visto como cada vez los libros han ido disminuyendo en el interés de las personas, lo cual él lo atribuye a la rapidez con el que la vida y los deberes absorben a la ciudadanía en su día.

Libros viejos y llenos de conocimiento

Con una estimación de más de 200 mil libros en su interior, la librería Luz de Morelia, se mantiene firme al paso de los años y al retiro de lugares que le ayudaban a tener un mayor movimiento y por ende, una mejor recepción económica, es decir, la antigua Central de Autobuses y el edificio del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

“Sí ha cambiado, lo que hizo que esta librería funcionara por mucho tiempo era la Antigua Central Camionera que estaba a solo dos cuadras. Con el cambio de este tipo de puntos estratégicos en la ciudad, se afectó a muchos negocios, tal y como pasó con el Seguro que estaba en la Avenida Nocupétaro. Aunque no se ha acabado el negocio, sí se vende muy poco”.

Foto: Carmen Hernández | El Sol de Morelia


Aunque no está del todo de acuerdo que a un libro maltratado se le llame viejo, pues además este término puede variar de persona en persona por condiciones de vida o percepción, para Max, estas marcas de los ejemplares también cuentan la historia que ellos han atravesado, ya sea en el tiempo o por las manos que alguna vez los hojearon.

“El término viejo es extraño pues suena demeritativo. Aunque para algunos puede ser que viejo sea a partir de los 10 o 20 años para atrás, pero para mí que estoy aquí, un libro viejo es previo a 1900. Si se refiere a que está descuidado o desgastado, eso otro tema y el término estaría mal usado”.

A esos ejemplares maltratados, externó, él se encarga de hacerles una intervención para apoyarles a que tengan más tiempo de vida, “y son de todo, arte, medicina, filosofía, fotografía, cine, administración”.

Si bien, muchas veces se ha afirmado la gente no lee, y la venta ha disminuido, este espacio es una muestra que aún existe un nicho de mercado bien marcado para el tema de la adquisición de libros antiguos, dañados o ya usados.

“Sí batallamos para llegar a fin de mes, le sufrimos y excavamos de donde sea para llegar al cliente indicado a través de remates o distintos aspectos”.

Foto: Carmen Hernández | El Sol de Morelia


Pero ¿cuál es el cliente indicado que menciona? “Es alguien que sepa valorar la lectura y que sepa todo el trabajo y recurso que se destina para hacer un libro. Algunos optan por libros electrónicos o audio libros y nosotros en algún momento nos adentramos a este tema”.

Colocando una comparativa de hace 10 y cinco años, a la actualidad, Max comentó, “Antes había al menos cada cinco minutos una persona, y ahora ingresa una cada 30 minutos, por decir algo, aunque el número varía”.

Obras desde 1890 a la actualidad

“Esta librería no es como las normales, nosotros no tenemos cajas con el mismo libro”, afirma categóricamente Max.

Buscando en sus recuerdos, compartió, actualmente dentro del acervo que tienen, se cuenta con un ejemplar que data de 1890, “y hay veces que hemos tenido desde 1730, estos libros se la pasan circulando”.

La forma en la que han llegado a estas instalaciones varios de los libros es a raíz del truque, donaciones o incluso por compra.

“En el tema del truque no siempre lo hacemos pues este es un negocio que también tiene necesidades y servicios que pagar. No podríamos mantenernos solamente por el tema de intercambio, porque se colapsaría la librería”.

En su acervo se encuentran libros de todo el mundo y en diversos idiomas que van desde el español, inglés, alemán, japonés, por mencionar algunos.

Foto: Carmen Hernández | El Sol de Morelia

Dentro de esas historias que entregan los libros, Max compartió una para los lectores de El Sol de Morelia, y el cual estuvo relacionado a las artes dentro del negocio que atiende.

“Sí, hay uno en particular pues se me hizo muy especial al ser yo artista visual. En nuestro acervo teníamos un libro que en español se llama ‘Tocados por el fuego’ que habla de una pintora y su acercamiento a la salud mental, mucho se habla de lo cercano que está el arte a la locura pero este tenía un estudio serio sobre el tema, lo leí y lo volví a dejar, pasaron años y ahí se quedó hasta que una joven vino por él. Ella llevaba mucho tiempo buscándolo y no lo encontraba, se lo llevó en inglés pues sabía que no sería fácil de localizar”.

A lo anterior agregó: “Este es el ejemplo claro que cómo sin que las personas se conozcan, tengan los mismos gustos, contextos o circunstancias, la lectura y los libros pueden unir realidades, gustos e intereses, ahí comprende su magia”.

Libros más baratos

A este tipo de librerías independientes, las personas llegan porque encuentran libros mucho más baratos que en otros negocios dedicados también a la lectura, además de que es más fácil ubicar esos libros llamados antiguos.

“Así es, vienen porque aquí es más barato, hay libros desde los cinco pesos, pero el monto varía dependiendo del libro”.

Aunado a lo anterior, agregó: “Además hay gente que tiene el gusto de leer y comprar un libro de segunda mano, pues sabe que ya pasó por unas manos y ahí se encuentran algunas dedicatorias por el antiguo dueño”.

Foto: Carmen Hernández | El Sol de Morelia


Aunque esas intervenciones para algunas personas hace que se demerite el ejemplar o baje su valor, para otras eso lo incremente, afirmó Max.

“Porque eso también narra la historia que ha pasado el libro hasta llegar a ese momento, y muestra de cierta forma a las manos que lo sostuvieron anteriormente. Pues hay veces que uno ve dedicatorios muy bonitas”.

De igual forma explicó, en época escolar son los alumnos de distintos niveles educativos o licenciaturas los que se acercan a buscar determinado ejemplar, “pero también vienen adultos mayores a buscar filosofía, mecatrónica u otros temas”.

Los audiolibros, no del gusto de todos

Aunque a muchas personas se les ha facilitado poder acercarse a los audiolibros para poder escucharlos mientras manejan o van en el transporte, este mercado no es el de esta librería.

“Es que tenemos menos tiempo para nosotros porque trabajamos más, y al tener menos tiempo para uno, es menos tiempo para leer, y así cae en segundo plano el libro físico”.

A lo anterior agregó: “A Amazon le pueden funcionar bien los audiolibros pero a nosotros no, ese no es nuestro mercado pues ya intentamos venderlos y no funcionó. Nosotros nos mantenemos del coleccionismo”.

Respecto a los libros físicos que más se llegan a buscar, la temática, explicó el encargado de esta librería, es la relacionada a la superación personal, “seguidas de novelas, derecho, y medicina”.

Finalmente ante el futuro venidero y los cambios que se han generado a nivel mundial en las formas de vida y en los tiempos de las personas, explicó Maximiliano Regalado, el negocio de los libros y las librerías debe evolucionar y adaptarse a las generaciones.

“Debemos estar a la par de los mercados y a las generaciones sino no valdría la pena hacerlos. Los libros comenzaron siendo papiros de cabra y evolucionaron, no sé bien cuál será el futuro pero debemos evolucionar”, concluyó el joven que se encuentra terminado un cómic de terror y ciencia ficción que sucede en Morelia, el cual se encontrará en la página http://m.webtoons.com.

Local

Estas son las carreras con lugares disponibles en la UMSNH 

La segunda convocatoria saldrá el 21 de junio; y los días  12 y 13 de julio de este año se aplicará el examen de admisión

Local

¿Janitzio puede dejar de ser isla? Te contamos qué le da esta denominación

La sequía que atraviesa el lago de Pátzcuaro plasmada en fotos y videos genera la duda sobre si Janitzio es considerado o no una isla

Local

Encuentran restos prehispánicos en isla de Janitzio

Durante los trabajos de desazolve en la isla de Janitzio se localizaron restos prehispánicos, sin embargo no se dieron mayores detalles

Local

Alrededor de 10 mil morelianos visitaron el Panteón Municipal en Día del Padre

No hubo ningún incidente durante la celebración del Día del Padre en el Panteón, señaló el director de Servicios Auxiliares del municipio, Luis Gerardo Barajas Sandoval

Local

Los mercados San Juan e Independencia, los más caros para comprar Canasta Básica

En tanto, el Tianguis de la Feria sigue siendo el lugar barato para surtir los productos

Local

Sin daño estructural en el Acueducto, tras choque de este fin de semana

La Fiscalía está en la espera del dictamen definitivo para realizar la denuncia correspondiente