/ martes 9 de marzo de 2021

Patrimonio e identidad, pérdidas del incendio en Nurío

El Consejo de la crónica de Paracho señaló que también se pierde una evidencia tangible de la música de los siglos XVI y XVII

Morelia, Michoacán (OEM-Infomex).– Una inestimable pérdida para el patrimonio artístico y cultural michoacano, así como la destrucción de un lugar simbólico para la comunidad, es lo que trajo consigo el incendio del templo de Santiago Apóstol en Nurío, municipio de Paracho.

En entrevista para El Sol de Morelia, Adriana Espinoza Saucedo integrante del Consejo de la crónica de Paracho especializada en el periodo colonial, señaló que el siniestro –iniciado alrededor de las 18:30 horas del domingo y controlado un par de horas después– “no dejó nada a su paso”, más que el casco del templo. El artesón, el baptisterio que estaba adentro de la iglesia y varios retablos de la época del siglo XVII, además de los muebles, fueron consumidos por el fuego en pocos minutos.

A decir de la doctorante en historia por el Colegio de Michoacán (Colmich), “se acaba uno de los artesones más emblemáticos del periodo colonial” y con ello –dijo– en lo que concierne a la música “se pierde una evidencia tangible de los siglos XVI y XVII”, puesto que la temática predominante en el artesón de Nurío era la música y los ángeles con representaciones de instrumentos como el arpa, guitarra, vihuela, violín, sacabuche y el órgano.

Además de dichos motivos, la historiadora dijo que en el artesón fue representado el obispo Francisco de Aguiar y Seijas, posible promotor de la obra, y la figura de María Magdalena, entre otras representaciones de arcángeles. “El artesón de Nurío, junto con otras parroquias, era caracterizado por su peculiar construcción de techo hacia el interior porque está pintada –lo compartían iglesias de Tupátaro, Zacán y Naraxan–, por lo que es propiamente una arquitectura michoacana”, destacó.

En ese sentido, Espinoza Saucedo dijo que la pérdida no sólo debe observarse desde el punto de vista patrimonial, ya que el templo “más allá de la feligresía” es un referente simbólico al interior de la comunidad.

“Una de las principales afectaciones tiene que ver con la propia comunidad al ser un espacio en el cual se generaba sentido de identidad, no solamente desde la parte religiosa, pues al existir desde hace casi 500 años, el inmueble representa al pueblo e incluso es un punto de partida del turismo”, explicó.

Historia y construcción del templo

La investigadora señaló que Nurío cuenta con dos iglesias: Santiago Apóstol y la “huatápera” o capilla en honor a la Virgen de la Purísima Concepción, construidas “posiblemente” por mandato de la orden franciscana.

“No hay una fecha precisa de cuándo se erigió el templo de Santiago Apóstol, pero hacia 1570 se sabe que perteneció al convento de Uruapan –que es uno de los conventos más próximos– y como el convento perteneció a los franciscanos, la mayor parte de historiadores coinciden en que fue hecho por esta orden”, dijo al precisar que la imagen de la Purísima concepción fue muy utilizada por la orden mendicante, razón por la cual –dijo–“suponemos que tuvieron qué ver con la construcción, la congregación y la evangelización del pueblo”.

Foto: Cortesía | @LizbethCaro07

Señaló que hacia el siglo XVII, Santiago Apóstol se convirtió en una parroquia de visita desmarcada del clero seglar de los franciscanos, y perteneció a la parroquia de Aranza, la cual era su cabecera. “No fue hasta el siglo XVIII que logra pertenecer a Paracho”, aseguró.

A pregunta expresa sobre qué deben hacer las autoridades respecto a este siniestro, Espinoza Saucedo reconoció que la restauración no sería una alternativa, dado el daño irreparable que causó el incendio. Sin embargo, señaló que el Instituto Nacional de Arqueología e Historia (INAH) bien puede involucrarse más directamente en la comunidad para proveer de una bomba a fin de estar preparados para otros connatos de fuego e instalar alarmas antiincendios en la “huatápera”, además de reforzar las techumbres con materiales que eviten la combustión.

“Esta perdido algo, pero no está perdido todo, porque está ahí la capilla y creo que nos debe de servir de experiencia –tanto a la comunidad como a las autoridades y al propio INAH– de que ahí está un inmueble presente y que el incendio no se llevó todo”, señaló.

Morelia, Michoacán (OEM-Infomex).– Una inestimable pérdida para el patrimonio artístico y cultural michoacano, así como la destrucción de un lugar simbólico para la comunidad, es lo que trajo consigo el incendio del templo de Santiago Apóstol en Nurío, municipio de Paracho.

En entrevista para El Sol de Morelia, Adriana Espinoza Saucedo integrante del Consejo de la crónica de Paracho especializada en el periodo colonial, señaló que el siniestro –iniciado alrededor de las 18:30 horas del domingo y controlado un par de horas después– “no dejó nada a su paso”, más que el casco del templo. El artesón, el baptisterio que estaba adentro de la iglesia y varios retablos de la época del siglo XVII, además de los muebles, fueron consumidos por el fuego en pocos minutos.

A decir de la doctorante en historia por el Colegio de Michoacán (Colmich), “se acaba uno de los artesones más emblemáticos del periodo colonial” y con ello –dijo– en lo que concierne a la música “se pierde una evidencia tangible de los siglos XVI y XVII”, puesto que la temática predominante en el artesón de Nurío era la música y los ángeles con representaciones de instrumentos como el arpa, guitarra, vihuela, violín, sacabuche y el órgano.

Además de dichos motivos, la historiadora dijo que en el artesón fue representado el obispo Francisco de Aguiar y Seijas, posible promotor de la obra, y la figura de María Magdalena, entre otras representaciones de arcángeles. “El artesón de Nurío, junto con otras parroquias, era caracterizado por su peculiar construcción de techo hacia el interior porque está pintada –lo compartían iglesias de Tupátaro, Zacán y Naraxan–, por lo que es propiamente una arquitectura michoacana”, destacó.

En ese sentido, Espinoza Saucedo dijo que la pérdida no sólo debe observarse desde el punto de vista patrimonial, ya que el templo “más allá de la feligresía” es un referente simbólico al interior de la comunidad.

“Una de las principales afectaciones tiene que ver con la propia comunidad al ser un espacio en el cual se generaba sentido de identidad, no solamente desde la parte religiosa, pues al existir desde hace casi 500 años, el inmueble representa al pueblo e incluso es un punto de partida del turismo”, explicó.

Historia y construcción del templo

La investigadora señaló que Nurío cuenta con dos iglesias: Santiago Apóstol y la “huatápera” o capilla en honor a la Virgen de la Purísima Concepción, construidas “posiblemente” por mandato de la orden franciscana.

“No hay una fecha precisa de cuándo se erigió el templo de Santiago Apóstol, pero hacia 1570 se sabe que perteneció al convento de Uruapan –que es uno de los conventos más próximos– y como el convento perteneció a los franciscanos, la mayor parte de historiadores coinciden en que fue hecho por esta orden”, dijo al precisar que la imagen de la Purísima concepción fue muy utilizada por la orden mendicante, razón por la cual –dijo–“suponemos que tuvieron qué ver con la construcción, la congregación y la evangelización del pueblo”.

Foto: Cortesía | @LizbethCaro07

Señaló que hacia el siglo XVII, Santiago Apóstol se convirtió en una parroquia de visita desmarcada del clero seglar de los franciscanos, y perteneció a la parroquia de Aranza, la cual era su cabecera. “No fue hasta el siglo XVIII que logra pertenecer a Paracho”, aseguró.

A pregunta expresa sobre qué deben hacer las autoridades respecto a este siniestro, Espinoza Saucedo reconoció que la restauración no sería una alternativa, dado el daño irreparable que causó el incendio. Sin embargo, señaló que el Instituto Nacional de Arqueología e Historia (INAH) bien puede involucrarse más directamente en la comunidad para proveer de una bomba a fin de estar preparados para otros connatos de fuego e instalar alarmas antiincendios en la “huatápera”, además de reforzar las techumbres con materiales que eviten la combustión.

“Esta perdido algo, pero no está perdido todo, porque está ahí la capilla y creo que nos debe de servir de experiencia –tanto a la comunidad como a las autoridades y al propio INAH– de que ahí está un inmueble presente y que el incendio no se llevó todo”, señaló.

Local

Bronco celebra cumpleaños 481 de Morelia

Esta noche miles de voces inundaron de furor las calles del primer cuadro de la ciudad

Policiaca

Pese a operativo de seguridad, matan a hombre en pleno Centro

Se trata del empresario Mario García; el homicidio ocurrió esta tarde en las calles 20 de Noviembre y Pino Suárez

Deportes

Canarios toman ventaja en el Campeón de Campeones

Atlético Morelia se impone 1-0 a Potros del Atlante en juego de ida

Mundo

#SOY Aceptación hacia la comunidad se estanca

Países Bajos, que se caracterizaba por proteger los derechos LGBT+ al ser el primer país en legalizar el matrimonio igualitario en 2001, ahora mantiene una tendencia cada vez más reacia  a los gestos públicos de los miembros de esta comunidad

Gossip

Hay nuevas secciones en SmartFilms, concurso de cortometrajes realizados con celular

El concurso de cortometrajes realizados con celular se acerca al género del melodrama y a la publicidad

Sociedad

Caducan 100 mil cajas de medicinas en Tabasco

Entre ellas destacan las que son usadas para tratar la hipertensión, el cáncer, el VIH, asma y diabetes

Gossip

¿Quién mató a Sara? Se devela el misterio en su última temporada

Un experimento psiquiátrico está detrás del enigma que plantea la exitosa serie ¿Quién mató a Sara?

Círculos

La Universidad Anáhuac crea alianzas con Fundación Monte Fénix

El doctor Cipriano Sánchez y el doctor Jorge Larrea firman la Cátedra Coorporativa en contra de las adicciones de jóvenes estudiantes y la sociedad

Mundo

#SOY Bajo Observación | La otra gran pandemia de nuestro tiempo

La otra gran pandemia de los últimos 50 años, la del SIDA, sigue activa