/ martes 7 de febrero de 2023

¿Sabes qué había antes de que se construyera la plaza Valladolid?

Esta plaza céntrica e considera como el inico de Morelia

Morelia, Michoacán (OEM-Infomex).- Hoy día, la Plaza Valladolid tiene a paseantes alegres o apresurados, múltiples eventos y es un sitio fuerte para la atracción de turistas; pero no siempre fue así, porque en la época colonial era un espacio rondado por personas tristes o en actitud de rezo, porque se trataba de un cementerio.

Los cementerios estaban, por lo regular, junto a las iglesias y no era la excepción en el caso de este conjunto arquitectónico, pues además del panteón, estaba el templo de San Francisco, el convento y una huerta. Pero lo que hace todavía más especial al sitio, es que se trata de la construcción religiosa más antigua de Morelia, según se expone en el libro “Mi ciudad y yo”, de historiadora especialista en restauración de monumentos, Esperanza Ramírez Romero.

En dicha publicación, Ramírez Romero escribió que en el año de 1543 se hizo una capilla de adobe, la cual tuvo modificaciones con piedra, de tal forma que la estructura quedó lista en 1610. En este punto debemos recordar lo dicho por la historiadora Jaqueline Cortés Cortés, quien añadió que la torre fue finalizada en 1730.

En torno a San Francisco, Ramírez Romero escribió que se trata de una construcción que tiene el diseño típico de los templos del siglo XVI. Además, en la página 39 del mencionado libro se puede leer lo siguiente: “la decoración de la bóveda, el ábside y la cúpula señalan la importancia del recinto. La bóveda es de estilo renacentista y forma una unidad con la fachada. Unidad que tienen las buenas obras de arte”.

Video mapping en el templo de Plaza Valladolid / Foto: Archivo | El Sol de Morelia

Cortés Cortés afirmó también que la plaza, el templo y el convento -donde ahora se encuentra el Instituto del Artesano Michoacano (IAM)- era un conjunto enorme del que ahora sólo se conserva menos del cuarenta por ciento. Entonces, la historiadora comentó que el convento abarcaba todo lo que hoy es la plaza Valladolid, la zona donde actualmente hay un estacionamiento y fragmentos de lo que ahora son las calles Bartolomé de las Casas, Vicente Santa María y María Elizaga.

Respecto al ahora ex convento, Ramírez Romero señaló que en su inició también fue una construcción pequeña hecha en adobe, la cual fue remodelada con madera y que fue levantado para que ahí vivieran los frailes franciscanos. Estos, no sobra decir, fueron los primeros en llegar a la Nueva España para realizar la evangelización.

Entre sus características, expuso Ramírez Romero en su libro, es que se trata de un edificio de dos pisos, donde la planta baja tiene una arquería con cinco arcos. Para mayor claridad, es la zona junto a la plaza donde en ocasiones se hacen bazares artesanales hoy día. Según Ramírez Romero, se le conocía como como “portal de los peregrinos” y era utilizado por los viajeros para descansar.

Además, Ramírez Romero escribió que “entre la planta baja y alta hay diferencia, debido a los usos de cada piso. La planta baja era amplia y acogedora, a ella podía entrar el pueblo, en cambio la planta alta era reservada solo para los franciscanos, como lo señalan las pequeñas ventanas de los dormitorios”.

Eso es lo que podemos apreciar hoy y otras cosas habría que recrearlas con la imaginación, pues como contó Cortés Cortés, donde hoy se paran los camiones que van a Prados Verdes o a la Avenida Pedregal, había una capilla que era “una estructura de grandes dimensiones y la visitaba gente adinerada de la ciudad, eran quienes patrocinaban las construcciones, pues los franciscanos tuvieron mecenas a lo largo de su historia”.

Y es que como se diría popularmente, esos edificios no se iban a pagar solos, entonces los franciscanos recibían donaciones, las cuales eran administradas por un tesorero ajeno al convento, “al que llamaban síndico”.

Pero los tiempos cambiaron y después de la independencia de México, vino la desamortización de bienes de la iglesia. De acuerdo con Cortés Cortés, esto último implicó que el convento fuera expropiado en 1871, mientras que el cementerio fue reemplazado con un mercado.

Fue casi un siglo después de eso, que al convento se le dio el uso que tiene actualmente, dado que en 1972 fue cuando el gobierno instauró el IAM, conocido entonces de manera oficial como Casa de las Artesanías.

Morelia, Michoacán (OEM-Infomex).- Hoy día, la Plaza Valladolid tiene a paseantes alegres o apresurados, múltiples eventos y es un sitio fuerte para la atracción de turistas; pero no siempre fue así, porque en la época colonial era un espacio rondado por personas tristes o en actitud de rezo, porque se trataba de un cementerio.

Los cementerios estaban, por lo regular, junto a las iglesias y no era la excepción en el caso de este conjunto arquitectónico, pues además del panteón, estaba el templo de San Francisco, el convento y una huerta. Pero lo que hace todavía más especial al sitio, es que se trata de la construcción religiosa más antigua de Morelia, según se expone en el libro “Mi ciudad y yo”, de historiadora especialista en restauración de monumentos, Esperanza Ramírez Romero.

En dicha publicación, Ramírez Romero escribió que en el año de 1543 se hizo una capilla de adobe, la cual tuvo modificaciones con piedra, de tal forma que la estructura quedó lista en 1610. En este punto debemos recordar lo dicho por la historiadora Jaqueline Cortés Cortés, quien añadió que la torre fue finalizada en 1730.

En torno a San Francisco, Ramírez Romero escribió que se trata de una construcción que tiene el diseño típico de los templos del siglo XVI. Además, en la página 39 del mencionado libro se puede leer lo siguiente: “la decoración de la bóveda, el ábside y la cúpula señalan la importancia del recinto. La bóveda es de estilo renacentista y forma una unidad con la fachada. Unidad que tienen las buenas obras de arte”.

Video mapping en el templo de Plaza Valladolid / Foto: Archivo | El Sol de Morelia

Cortés Cortés afirmó también que la plaza, el templo y el convento -donde ahora se encuentra el Instituto del Artesano Michoacano (IAM)- era un conjunto enorme del que ahora sólo se conserva menos del cuarenta por ciento. Entonces, la historiadora comentó que el convento abarcaba todo lo que hoy es la plaza Valladolid, la zona donde actualmente hay un estacionamiento y fragmentos de lo que ahora son las calles Bartolomé de las Casas, Vicente Santa María y María Elizaga.

Respecto al ahora ex convento, Ramírez Romero señaló que en su inició también fue una construcción pequeña hecha en adobe, la cual fue remodelada con madera y que fue levantado para que ahí vivieran los frailes franciscanos. Estos, no sobra decir, fueron los primeros en llegar a la Nueva España para realizar la evangelización.

Entre sus características, expuso Ramírez Romero en su libro, es que se trata de un edificio de dos pisos, donde la planta baja tiene una arquería con cinco arcos. Para mayor claridad, es la zona junto a la plaza donde en ocasiones se hacen bazares artesanales hoy día. Según Ramírez Romero, se le conocía como como “portal de los peregrinos” y era utilizado por los viajeros para descansar.

Además, Ramírez Romero escribió que “entre la planta baja y alta hay diferencia, debido a los usos de cada piso. La planta baja era amplia y acogedora, a ella podía entrar el pueblo, en cambio la planta alta era reservada solo para los franciscanos, como lo señalan las pequeñas ventanas de los dormitorios”.

Eso es lo que podemos apreciar hoy y otras cosas habría que recrearlas con la imaginación, pues como contó Cortés Cortés, donde hoy se paran los camiones que van a Prados Verdes o a la Avenida Pedregal, había una capilla que era “una estructura de grandes dimensiones y la visitaba gente adinerada de la ciudad, eran quienes patrocinaban las construcciones, pues los franciscanos tuvieron mecenas a lo largo de su historia”.

Y es que como se diría popularmente, esos edificios no se iban a pagar solos, entonces los franciscanos recibían donaciones, las cuales eran administradas por un tesorero ajeno al convento, “al que llamaban síndico”.

Pero los tiempos cambiaron y después de la independencia de México, vino la desamortización de bienes de la iglesia. De acuerdo con Cortés Cortés, esto último implicó que el convento fuera expropiado en 1871, mientras que el cementerio fue reemplazado con un mercado.

Fue casi un siglo después de eso, que al convento se le dio el uso que tiene actualmente, dado que en 1972 fue cuando el gobierno instauró el IAM, conocido entonces de manera oficial como Casa de las Artesanías.

Doble Vía

Youtuber camina sobre lago seco de Pátzcuaro, y muestra efecto de la sequía

En redes sociales “El Purepeche” demuestra cómo el Lago de Pátzcuaro está secándose permitiéndole caminar con rumbo a la Isla de Janitzio

Policiaca

Caja de tráiler se incendia en la Morelia-Salamanca

El chofer de la pesada unidad resultó lesionado 

Elecciones 2024

Piden licencia tres regidores de Morelia para participar en elecciones

El Cabildo Municipal dio el visto bueno a las licencias de los tres regidores de Morelia que buscan participar en la contienda electoral

Local

Carta de antecedentes no penales: cómo solicitarla y cuál es su vigencia

Te compartimos todo lo que tienes que saber sobre las cartas de no antecedentes penales

Policiaca

Asesinan a dueño de tienda de materiales en Uruapan

El hecho ocurrió cuando el dueño se disponía a abrir su local

Local

Empresa extractora de agua demandará a manifestantes de San Miguel del Monte

La empresa Bicentenario S.A. de C.V emprenderá acciones legales en contra de manifestantes de San Miguel del Monte