/ viernes 11 de marzo de 2022

En Tlaxcala las cantinas desaparecieron 

La única cantina con la que contaba Tlaxcala ya no existe así que los pobladores acuden a otros establecimientos para consumir alcohol

Con la nueva dinámica de vida social las cantinas dejaron de ser una opción para quienes consumen alcohol el fin de semana, la siguen o buscan rehabilitarse. Para los crudos., pues.

Te puede interesar: Chef se hizo viral por llevar comida a los rincones del mundo que más lo necesitan

El problema es que desaparecieron en la ciudad de Tlaxcala pero eso sí, muchos las buscan. Ahí, tras una megafiesta, las personas hallaban la forma de “reactivar” la vida. Había bebidas de todo tipo y a bajo precio, además de botonas.

En Tlaxcala la fiesta de los ahora llamados antros comenzó a partir de 1994. Suena increíble pero en ese año el restaurante de mayor prestigio se llamaba el Tirol, sigue vigente pero ahora como salón de fiestas.

Una de las principales cantinas en la ciudad capital tlaxcalteca era el bar de "Richard". Operaba las 24 horas del día, pero el dueño, Ricardo Salazar, no sólo ofrecía bebidas sino que cantaba “Me parto el alma”, de Cuco Sánchez, complacía a sus clientes, se emborrachaba con ellos y lloraba… hasta que murió de un infarto fulminante.

Hay otro lugar que llaman el Cheroki que sigue vigente y aunque no es una cantina lo atiende un karateca retirado, ofrece cerveza de barril y botana.

Con la nueva dinámica de vida social las cantinas dejaron de ser una opción para quienes consumen alcohol el fin de semana, la siguen o buscan rehabilitarse. Para los crudos., pues.

Te puede interesar: Chef se hizo viral por llevar comida a los rincones del mundo que más lo necesitan

El problema es que desaparecieron en la ciudad de Tlaxcala pero eso sí, muchos las buscan. Ahí, tras una megafiesta, las personas hallaban la forma de “reactivar” la vida. Había bebidas de todo tipo y a bajo precio, además de botonas.

En Tlaxcala la fiesta de los ahora llamados antros comenzó a partir de 1994. Suena increíble pero en ese año el restaurante de mayor prestigio se llamaba el Tirol, sigue vigente pero ahora como salón de fiestas.

Una de las principales cantinas en la ciudad capital tlaxcalteca era el bar de "Richard". Operaba las 24 horas del día, pero el dueño, Ricardo Salazar, no sólo ofrecía bebidas sino que cantaba “Me parto el alma”, de Cuco Sánchez, complacía a sus clientes, se emborrachaba con ellos y lloraba… hasta que murió de un infarto fulminante.

Hay otro lugar que llaman el Cheroki que sigue vigente y aunque no es una cantina lo atiende un karateca retirado, ofrece cerveza de barril y botana.

Policiaca

Atacan con bombas molotov tres tiendas Oxxo en Uruapan

Debido a estos hechos, otros establecimientos de ese tipo cerraron sus puertas para evitar más ataques

Municipios

Niega edil que existan problemas de inseguridad en Paracho

Pese a que dos inspectores de EU fueron retenidos y se colocara supuesta narcomanta

Local

Tres colonias de Morelia, las más afectadas por fuertes lluvias

Las colonias morelianas que se vieron afectadas son Prados Verdes, Carlos Salazar e Ignacio Zaragoza

Local

Denuncia directora de Investigaciones Económicas falta de insumos de higiene

Aseguran que los salones están sucios, huelen mal y no tienen personal de limpieza

Cultura

Elaboración de guitarras en peligro por falta de interés de jóvenes: Artesanos

El presidente de Paracho negó que haya pérdidas en dicho sector