/ lunes 18 de diciembre de 2023

Depresión navideña es real y sus consecuencias son agudas para tu salud

Estos padecimientos se han convertido ya en un foco rojo en tema de salud, señalan especialistas

Morelia, Michoacán.- Con el inicio de diciembre y las fiestas de fin de año, la depresión y el suicidio son los males humanos que llegan, sin discriminar edades, pues desde las infancias hasta los adultos mayores pueden atravesarlo.

Aunque la población podría relacionar tanto a la depresión como al suicidio principalmente al tema de la añoranza, a la soledad, o a una pérdida, lo cierto es que son distintos factores los que se ven inmiscuidos para afectar de tal manera a las personas, distintos contextos y vidas de cada individuo.

Foto: Carmen Hernández | El Sol de Morelia

Estas situaciones son focos rojos necesarios para atender de emergencia, así lo confirmó en entrevista a El Sol de Morelia, el director del Hospital Psiquiátrico, Roberto Carlos Tapia Martínez.

“Además del factor bipolar, otros están relacionados a temas reactivos, situaciones adversas que hacen tomar una decisión precipitada y no tiene que ver con una enfermedad mental, también el consumo de sustancias, síndromes de abstinencia, trastornos por estrés post traumático, en sí, son muchos factores que lleven a la persona a pensar en quitarse la vida o hacerse daño, no todo es acabar con su vida, algunos se cortan, o colocarse en situaciones destructivas. El suicidio es un tema muy amplio”.

Especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) a nivel nacional, han señalado que los periodos de la Navidad y del Año Nuevo, son los momentos en que más se experimenta la depresión, la cual está considerada como un trastorno del estado de ánimo grave, causante de sufrimiento mental, por lo que no debe ser ignorada como un estado pasajero, pues debe ser tratada por especialistas de manera oportuna.

¿Cuáles son los detonantes de la depresión?

El director del Hospital Psiquiátrico, Roberto Carlos Tapia Martínez, afirmó que aunque los posibles detonantes varían de persona en persona por sus condiciones, se debe tomar en cuenta que de manera natural, todos los humanos en diciembre tienen ciertas conductas relacionadas con el clima.

“Hay menos sol, los días son más cortos, nuestro ánimo baja. No por eso quiere decir que todo el mundo se deprima, sino que quienes tienen otro factor que se sume, como alguna enfermedad mental de tipo afectiva, son los que más riesgo tienen”.

El experto explicó que los meses de frío, llámese diciembre, enero o febrero, son las temporadas en las que incrementan el tema de la depresión, las consultas y las hospitalizaciones.

Foto: Carmen Hernández | El Sol de Morelia

Aumentan también los episodios de ansiedad, y en algunos temas en la gente aumenta el pensamiento de ya no querer vivir, pero en cuestión del suicidio hay otras épocas del año en los que aumenta la frecuencia de los intentos o riesgos suicidas, no en diciembre como se cree.

Diciembre y el mito del incremento de los suicidios

Tras haber señalado que diciembre no es el mes donde incrementan los intentos o concretar los suicidios, el médico afirmó que esto se ha convertido en un mito que ha rodeado al último mes del año.

“La época de suicidios aumenta de hecho más en la época de calor, además de que también se deprimen las personas que padecen otras enfermedades como el trastorno bipolar, este tipo de padecimientos también aumentan los episodios de suicidio”.

En el Hospital Psiquiátrico de Morelia, explicó su director, se cuenta con un de paidopsiquiatría, para la atención de los infantes.

Este equipo se enfoca en atender a niñas y niños hasta los 16 años, y por supuesto que también atendemos a adultos de todas las edades. El tema de la depresión y el suicidio se da en personas de 20 a 40 años, en el sector de las personas adultas productivas.

Al afectar principalmente este tema al sector productivo de la sociedad, aumenta su impacto social y económico.

Foto: Carmen Hernández | El Sol de Morelia


“Si bien se cree que en diciembre incrementan los suicidios, lo cierto es que no. Aumentan en la época de calor, desde marzo y se extiende todo el verano en nuestra región”.

No toda la gente busca apoyo o atención

Cuestionado sobre los números, y en cuánto porcentaje podría aumentar en diciembre el tema del suicidio y la depresión, el director del Hospital Psiquiátrico, Roberto Carlos Tapia Martínez, fue claro en su respuesta.

“La estadística y la frecuencia no la tenemos tan exacta porque yo puedo hablar de lo que llega al Hospital pero solo llega el 10% de lo que realmente sucede en la vida de la población, pues hay mucho estigma detrás de la enfermedad mental, hay estigma detrás de la atención”

Esos estigmas, explicó el experto, han hecho que las personas se alejen de la atención de los especialistas.

Foto: Carmen Hernández | El Sol de Morelia

“Pues la mayoría de la gente cree que si va al psiquiatra, al psicólogo o al personal de salud mental es porque realmente está loca. Nunca asocian el tema de la atención mental con síntomas como el estrés o la ansiedad. Hace falta más información entre la gente para atenderse”.

En términos de frecuencia, explicó el director del Hospital Psiquiátrico, “un 80% de la consulta que tenemos en este nosocomio para este mes de diciembre es por trastornos afectivos, entre ellos la depresión”.

En el resto del año, señaló, el trastorno bipolar en fase de manía, incrementa en los meses de calor, además de la cefalea, pérdidas de visión y fuerza, problemas gastrointestinales, la hiperacidez, o las hemorroides.

“Aunque la persona llegue a urgencias con síntomas de que se mueren, se les hacen estudios de todo y no tienen nada. Alrededor de la salud mental hay muchas situaciones que médicamente y clínicamente se debe atender”.

Morelia, el municipio con mayor suicidios

Carlos Alberto Bravo Pantoja, director de Salud Mental de la Secretaría de Salud de Michoacán (SMM) detalló que de los 113 municipios que existen a lo largo y ancho de la entidad, Morelia encabeza la lista con el mayor número de casos.

En 2022 y en 2023 los números no son muy distintos. Ya que tenemos los datos finalizados, nuestra tasa de suicidio real es 6.3 individuos por 100 mil ciudadanos.

Foto: Carmen Hernández | El Sol de Morelia

Bravo Pantoja señaló que las edades de personas que más atentan contra su vida son el sector de 15 a 30 años, “el año pasado era la segunda causa de muerte en la entidad y ahora ya pasó al tercer peldaño”.

Aunado a la información anterior, Morelia lidera la lista de municipios con más casos o intentos de suicidios, seguido por Tarímbaro, Jacona, Zamora, Jiquilpan y Sahuayo.

“Tenemos brigadas midiendo en las escuelas en donde hemos encontrado que los números llegan a que el 25% de los estudiantes tienen síntomas depresivos en la educación Media Superior y esto no es un diagnóstico pero sí una alarma que requiere más trabajo para la prevención”, sentenció Carlos Alberto Bravo Pantoja, director de Salud Mental de la Secretaría de Salud de Michoacán (SMM).

El descuido en las infancias y la permisividad del uso de pantallas

Aunque la depresión infantil no es nueva, recordó Roberto Carlos Tapia Martínez, director del Psiquiátrico de Morelia, lo cierto es que no se ha profundizado en ella para entenderla y sobre todo atenderla a tiempo.

Con los cambios sociales y la necesidad de que ambos padres trabajen para llevar el sustento a sus hogares, los afectados en el tema de la atención han sido los hijos, aceptó el especialista, ahondando en ciertos puntos a tomar en cuenta.

“Los que logramos crecer en los espacios abiertos, jugando en la calle y haciendo a través del juego actividad física, también nos alimentábamos distinto, no había tanto alimento procesado. Nuestro organismo depende de muchas cosas como que el entorno sea el adecuado tanto en alimentación, convivencia familiar, y acercamiento al medio ambiente”.

Estas modificaciones en los sistemas laborales y sociales, han orillado a que los hijos permanezcan más tiempo en las guarderías, o estar solos en casas de 4 por 4 con poco espacio para su movilización, así como los medicamentos procesados ha hecho que el organismo ya no produzca las sustancias que le ayudan a estar bien.

“Es importante señalar que para que no molesten al papá, a la mamá, o al adulto, lo que se hace es darle el celular o la tablet al pequeño para que se entretenga, pero esto no debería ser así . Lo recomendado es que se les dé uno hasta los 16 años para que el cerebro logre hacer conexiones, solucione problemas y no se les dé todo en la mano, generando así un cerebro ocioso, esos niños se van a deprimir y se va a frustrar, a diferencia del niño que hace deportes aunque pierda, ellos tendrán más herramientas y tolerancia a la frustración ante la vida”.

Esta recomendación, dijo, va relacionada al tema de que el uso de pantallas está relacionado a síntomas depresivos, más el daño al neurodesarrollo.

Foto: Iván Arias | El Sol de Morelia

“Con esto quiero decir que no solo se deprimen, sino que su cerebro no se desarrolla como debería. Todo lo anterior señalado genera una neurotoxicidad y eso hace que se amplíe el proceso de la depresión”.

Aunque dijo, las infancias no deberían tener un celular, si es que ya se tiene, lo máximo al día que deberían estar frente a la pantalla de un móvil, televisor o cualquier otro aparato es de no más de una hora.

La tecnología y la depresión

Con el desarrollo de la tecnología, el Internet y las redes sociales han avanzado de manera voraz día a día, interviniendo e influyendo en la vida de las personas.

“Nuestro organismo, nuestro cerebro se guía por mecanismos de recompensa, así se llaman, mecanismos neuronales de recompensa. Es decir, cuando el novio dice el te amo por primera vez y se sienten mariposas en la panza. El celular activa de manera constante estos mecanismos con los likes, ver fotos y videos que generan un mundo falso”.

Foto: Cortesía | SSM

A lo anterior agregó: “Eso hace que se genera una adicción. El cerebro humano no está adaptado para tener tantas recompensas simuladas, pues cuando se sale a la realidad y se voltea a las cuatro esquinas se da uno cuenta que no se ha formado nada de manera real”.

Esta vida digital a la que cada vez se le entrega más tiempo e importancia, no es exclusiva de las infancias o juventudes, pues la persona que logre tener o experimentar esos mecanismos de recompensa, los querrá seguir experimentando.

“En realidad son espejismos y cortinas de humo que las personas experimentan. Incluso me pasa a mí, pues me siento aislado porque en redes ya no se habla del Hospital Psiquiátrico, y no debemos depender de un medio digital, sino que exista la interlocución de persona a persona”.

La generación de cristal, y lo que está detrás de su depresión

Con todo lo arriba explicado en lo que respecta a las modificaciones de la vida, de los aspectos sociales, económicos, el querer facilitarles todo, y los mecanismos de recompensa, estos han abonado a crear la llamada generación de cristal.

Que realmente no son de cristal, lo real es que es una generación que lleva un proceso en el que su medio ambiente ha sido modificado. A ellos creímos estructurales todo y entregarles todo, no les permite luchar.

Pese a esto, afirmó, tampoco es malo contar con estos apoyos, pero calificó como una involución estos temas en las nuevas generaciones.

“Porque a la gran mayoría (a los adultos), nuestro cerebro nos ha ayudado a tener reacciones cuando gusta una muchacha, cuando se tiene hambre o cuando uno se siente atacado y sale huyendo, esos son instintos primitivos que han aportado a que nuestra especie sobreviva”.

A lo anterior agregó: “Esos mecanismos se los hemos estado bloqueando, por eso les decimos generación de cristal porque de alguna manera no sacan ese ente primitivo, se quedan inertes ante la adversidad”.

En lo que se refiere a la ansiedad o a la depresión que muchos de estos jóvenes dicen tener tanto a familiares o principalmente en sus redes sociales, en post en Facebook, en historias en Instagram o en los lives a través de TikTok, el médico comentó: “Todo esto viene de cómo han ido creciendo. No debemos olvidar que tenemos una pandemia la cual fue eclipsada por el COVID-19, pero esta pandemia de depresión y todos los síntomas que desencadena como la ansiedad, hacen que las personas se sientan mal y débiles. Muchas veces las personas mencionan que tienen colitis nerviosa pero esa entidad no existe en la medicina, eso realmente tiene el nombre de síndrome del intestino irritable que viene del estrés emocional y mental”.

Foto: Carmen Hernández | El Sol de Morelia

Tapia Martínez, enfatizó, uno de los elementos que se requieren para combatir o atender estos males es la escucha, la verdadera atención y prestar atención a las personas.

“El escucharnos es la principal medicina, el 80% de las enfermedades que llegan a primer nivel tienen que ver con un tema emocional, con un trasfondo mental, desde la migraña, dolor de estómago o fatiga. Y los médicos muchas veces les dan medicina para el síntoma pero no para el problema de origen que es un trastorno depresivo o ansiedad, y así se la puede pasar el paciente, de médico en médico sin ser escuchado”.

Finalmente el director del Hospital Psiquiátrico, Roberto Carlos Tapia Martínez señaló, la atención o el foco rojo es para toda la sociedad, desde las infancias, las juventudes, adultos y adultos mayores, “si un adulto no se atiende, maltratará a sus hijos, si un hijo no se atiende, será un adulto con problemas. Sino se atiende un adulto mayor se está sentenciando él mismo, pues no se educará a las generaciones a que se respete a los mayores”.

Morelia, Michoacán.- Con el inicio de diciembre y las fiestas de fin de año, la depresión y el suicidio son los males humanos que llegan, sin discriminar edades, pues desde las infancias hasta los adultos mayores pueden atravesarlo.

Aunque la población podría relacionar tanto a la depresión como al suicidio principalmente al tema de la añoranza, a la soledad, o a una pérdida, lo cierto es que son distintos factores los que se ven inmiscuidos para afectar de tal manera a las personas, distintos contextos y vidas de cada individuo.

Foto: Carmen Hernández | El Sol de Morelia

Estas situaciones son focos rojos necesarios para atender de emergencia, así lo confirmó en entrevista a El Sol de Morelia, el director del Hospital Psiquiátrico, Roberto Carlos Tapia Martínez.

“Además del factor bipolar, otros están relacionados a temas reactivos, situaciones adversas que hacen tomar una decisión precipitada y no tiene que ver con una enfermedad mental, también el consumo de sustancias, síndromes de abstinencia, trastornos por estrés post traumático, en sí, son muchos factores que lleven a la persona a pensar en quitarse la vida o hacerse daño, no todo es acabar con su vida, algunos se cortan, o colocarse en situaciones destructivas. El suicidio es un tema muy amplio”.

Especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) a nivel nacional, han señalado que los periodos de la Navidad y del Año Nuevo, son los momentos en que más se experimenta la depresión, la cual está considerada como un trastorno del estado de ánimo grave, causante de sufrimiento mental, por lo que no debe ser ignorada como un estado pasajero, pues debe ser tratada por especialistas de manera oportuna.

¿Cuáles son los detonantes de la depresión?

El director del Hospital Psiquiátrico, Roberto Carlos Tapia Martínez, afirmó que aunque los posibles detonantes varían de persona en persona por sus condiciones, se debe tomar en cuenta que de manera natural, todos los humanos en diciembre tienen ciertas conductas relacionadas con el clima.

“Hay menos sol, los días son más cortos, nuestro ánimo baja. No por eso quiere decir que todo el mundo se deprima, sino que quienes tienen otro factor que se sume, como alguna enfermedad mental de tipo afectiva, son los que más riesgo tienen”.

El experto explicó que los meses de frío, llámese diciembre, enero o febrero, son las temporadas en las que incrementan el tema de la depresión, las consultas y las hospitalizaciones.

Foto: Carmen Hernández | El Sol de Morelia

Aumentan también los episodios de ansiedad, y en algunos temas en la gente aumenta el pensamiento de ya no querer vivir, pero en cuestión del suicidio hay otras épocas del año en los que aumenta la frecuencia de los intentos o riesgos suicidas, no en diciembre como se cree.

Diciembre y el mito del incremento de los suicidios

Tras haber señalado que diciembre no es el mes donde incrementan los intentos o concretar los suicidios, el médico afirmó que esto se ha convertido en un mito que ha rodeado al último mes del año.

“La época de suicidios aumenta de hecho más en la época de calor, además de que también se deprimen las personas que padecen otras enfermedades como el trastorno bipolar, este tipo de padecimientos también aumentan los episodios de suicidio”.

En el Hospital Psiquiátrico de Morelia, explicó su director, se cuenta con un de paidopsiquiatría, para la atención de los infantes.

Este equipo se enfoca en atender a niñas y niños hasta los 16 años, y por supuesto que también atendemos a adultos de todas las edades. El tema de la depresión y el suicidio se da en personas de 20 a 40 años, en el sector de las personas adultas productivas.

Al afectar principalmente este tema al sector productivo de la sociedad, aumenta su impacto social y económico.

Foto: Carmen Hernández | El Sol de Morelia


“Si bien se cree que en diciembre incrementan los suicidios, lo cierto es que no. Aumentan en la época de calor, desde marzo y se extiende todo el verano en nuestra región”.

No toda la gente busca apoyo o atención

Cuestionado sobre los números, y en cuánto porcentaje podría aumentar en diciembre el tema del suicidio y la depresión, el director del Hospital Psiquiátrico, Roberto Carlos Tapia Martínez, fue claro en su respuesta.

“La estadística y la frecuencia no la tenemos tan exacta porque yo puedo hablar de lo que llega al Hospital pero solo llega el 10% de lo que realmente sucede en la vida de la población, pues hay mucho estigma detrás de la enfermedad mental, hay estigma detrás de la atención”

Esos estigmas, explicó el experto, han hecho que las personas se alejen de la atención de los especialistas.

Foto: Carmen Hernández | El Sol de Morelia

“Pues la mayoría de la gente cree que si va al psiquiatra, al psicólogo o al personal de salud mental es porque realmente está loca. Nunca asocian el tema de la atención mental con síntomas como el estrés o la ansiedad. Hace falta más información entre la gente para atenderse”.

En términos de frecuencia, explicó el director del Hospital Psiquiátrico, “un 80% de la consulta que tenemos en este nosocomio para este mes de diciembre es por trastornos afectivos, entre ellos la depresión”.

En el resto del año, señaló, el trastorno bipolar en fase de manía, incrementa en los meses de calor, además de la cefalea, pérdidas de visión y fuerza, problemas gastrointestinales, la hiperacidez, o las hemorroides.

“Aunque la persona llegue a urgencias con síntomas de que se mueren, se les hacen estudios de todo y no tienen nada. Alrededor de la salud mental hay muchas situaciones que médicamente y clínicamente se debe atender”.

Morelia, el municipio con mayor suicidios

Carlos Alberto Bravo Pantoja, director de Salud Mental de la Secretaría de Salud de Michoacán (SMM) detalló que de los 113 municipios que existen a lo largo y ancho de la entidad, Morelia encabeza la lista con el mayor número de casos.

En 2022 y en 2023 los números no son muy distintos. Ya que tenemos los datos finalizados, nuestra tasa de suicidio real es 6.3 individuos por 100 mil ciudadanos.

Foto: Carmen Hernández | El Sol de Morelia

Bravo Pantoja señaló que las edades de personas que más atentan contra su vida son el sector de 15 a 30 años, “el año pasado era la segunda causa de muerte en la entidad y ahora ya pasó al tercer peldaño”.

Aunado a la información anterior, Morelia lidera la lista de municipios con más casos o intentos de suicidios, seguido por Tarímbaro, Jacona, Zamora, Jiquilpan y Sahuayo.

“Tenemos brigadas midiendo en las escuelas en donde hemos encontrado que los números llegan a que el 25% de los estudiantes tienen síntomas depresivos en la educación Media Superior y esto no es un diagnóstico pero sí una alarma que requiere más trabajo para la prevención”, sentenció Carlos Alberto Bravo Pantoja, director de Salud Mental de la Secretaría de Salud de Michoacán (SMM).

El descuido en las infancias y la permisividad del uso de pantallas

Aunque la depresión infantil no es nueva, recordó Roberto Carlos Tapia Martínez, director del Psiquiátrico de Morelia, lo cierto es que no se ha profundizado en ella para entenderla y sobre todo atenderla a tiempo.

Con los cambios sociales y la necesidad de que ambos padres trabajen para llevar el sustento a sus hogares, los afectados en el tema de la atención han sido los hijos, aceptó el especialista, ahondando en ciertos puntos a tomar en cuenta.

“Los que logramos crecer en los espacios abiertos, jugando en la calle y haciendo a través del juego actividad física, también nos alimentábamos distinto, no había tanto alimento procesado. Nuestro organismo depende de muchas cosas como que el entorno sea el adecuado tanto en alimentación, convivencia familiar, y acercamiento al medio ambiente”.

Estas modificaciones en los sistemas laborales y sociales, han orillado a que los hijos permanezcan más tiempo en las guarderías, o estar solos en casas de 4 por 4 con poco espacio para su movilización, así como los medicamentos procesados ha hecho que el organismo ya no produzca las sustancias que le ayudan a estar bien.

“Es importante señalar que para que no molesten al papá, a la mamá, o al adulto, lo que se hace es darle el celular o la tablet al pequeño para que se entretenga, pero esto no debería ser así . Lo recomendado es que se les dé uno hasta los 16 años para que el cerebro logre hacer conexiones, solucione problemas y no se les dé todo en la mano, generando así un cerebro ocioso, esos niños se van a deprimir y se va a frustrar, a diferencia del niño que hace deportes aunque pierda, ellos tendrán más herramientas y tolerancia a la frustración ante la vida”.

Esta recomendación, dijo, va relacionada al tema de que el uso de pantallas está relacionado a síntomas depresivos, más el daño al neurodesarrollo.

Foto: Iván Arias | El Sol de Morelia

“Con esto quiero decir que no solo se deprimen, sino que su cerebro no se desarrolla como debería. Todo lo anterior señalado genera una neurotoxicidad y eso hace que se amplíe el proceso de la depresión”.

Aunque dijo, las infancias no deberían tener un celular, si es que ya se tiene, lo máximo al día que deberían estar frente a la pantalla de un móvil, televisor o cualquier otro aparato es de no más de una hora.

La tecnología y la depresión

Con el desarrollo de la tecnología, el Internet y las redes sociales han avanzado de manera voraz día a día, interviniendo e influyendo en la vida de las personas.

“Nuestro organismo, nuestro cerebro se guía por mecanismos de recompensa, así se llaman, mecanismos neuronales de recompensa. Es decir, cuando el novio dice el te amo por primera vez y se sienten mariposas en la panza. El celular activa de manera constante estos mecanismos con los likes, ver fotos y videos que generan un mundo falso”.

Foto: Cortesía | SSM

A lo anterior agregó: “Eso hace que se genera una adicción. El cerebro humano no está adaptado para tener tantas recompensas simuladas, pues cuando se sale a la realidad y se voltea a las cuatro esquinas se da uno cuenta que no se ha formado nada de manera real”.

Esta vida digital a la que cada vez se le entrega más tiempo e importancia, no es exclusiva de las infancias o juventudes, pues la persona que logre tener o experimentar esos mecanismos de recompensa, los querrá seguir experimentando.

“En realidad son espejismos y cortinas de humo que las personas experimentan. Incluso me pasa a mí, pues me siento aislado porque en redes ya no se habla del Hospital Psiquiátrico, y no debemos depender de un medio digital, sino que exista la interlocución de persona a persona”.

La generación de cristal, y lo que está detrás de su depresión

Con todo lo arriba explicado en lo que respecta a las modificaciones de la vida, de los aspectos sociales, económicos, el querer facilitarles todo, y los mecanismos de recompensa, estos han abonado a crear la llamada generación de cristal.

Que realmente no son de cristal, lo real es que es una generación que lleva un proceso en el que su medio ambiente ha sido modificado. A ellos creímos estructurales todo y entregarles todo, no les permite luchar.

Pese a esto, afirmó, tampoco es malo contar con estos apoyos, pero calificó como una involución estos temas en las nuevas generaciones.

“Porque a la gran mayoría (a los adultos), nuestro cerebro nos ha ayudado a tener reacciones cuando gusta una muchacha, cuando se tiene hambre o cuando uno se siente atacado y sale huyendo, esos son instintos primitivos que han aportado a que nuestra especie sobreviva”.

A lo anterior agregó: “Esos mecanismos se los hemos estado bloqueando, por eso les decimos generación de cristal porque de alguna manera no sacan ese ente primitivo, se quedan inertes ante la adversidad”.

En lo que se refiere a la ansiedad o a la depresión que muchos de estos jóvenes dicen tener tanto a familiares o principalmente en sus redes sociales, en post en Facebook, en historias en Instagram o en los lives a través de TikTok, el médico comentó: “Todo esto viene de cómo han ido creciendo. No debemos olvidar que tenemos una pandemia la cual fue eclipsada por el COVID-19, pero esta pandemia de depresión y todos los síntomas que desencadena como la ansiedad, hacen que las personas se sientan mal y débiles. Muchas veces las personas mencionan que tienen colitis nerviosa pero esa entidad no existe en la medicina, eso realmente tiene el nombre de síndrome del intestino irritable que viene del estrés emocional y mental”.

Foto: Carmen Hernández | El Sol de Morelia

Tapia Martínez, enfatizó, uno de los elementos que se requieren para combatir o atender estos males es la escucha, la verdadera atención y prestar atención a las personas.

“El escucharnos es la principal medicina, el 80% de las enfermedades que llegan a primer nivel tienen que ver con un tema emocional, con un trasfondo mental, desde la migraña, dolor de estómago o fatiga. Y los médicos muchas veces les dan medicina para el síntoma pero no para el problema de origen que es un trastorno depresivo o ansiedad, y así se la puede pasar el paciente, de médico en médico sin ser escuchado”.

Finalmente el director del Hospital Psiquiátrico, Roberto Carlos Tapia Martínez señaló, la atención o el foco rojo es para toda la sociedad, desde las infancias, las juventudes, adultos y adultos mayores, “si un adulto no se atiende, maltratará a sus hijos, si un hijo no se atiende, será un adulto con problemas. Sino se atiende un adulto mayor se está sentenciando él mismo, pues no se educará a las generaciones a que se respete a los mayores”.

Elecciones 2024

Xóchitl Gálvez firma carta de compromisos con migrantes en Tarímbaro

Xóchitl Gálvez se comprometió a realizar una serie de acciones en favor a la comunidad migrante de Michoacán

Local

Facultad de Derecho de la UMSNH reconoce a 18 gatos como propios

El director de la Facultad aseguró que a los 18 gatos se les da un seguimiento a su salud

Local

Corrupción merma apoyos a deportistas con discapacidad: Ernesto Núñez

El candidato a diputado del distrito 8, aseveró que se necesitan leyes para garantizar los derechos de las personas con discapacidad

Elecciones 2024

PRD nacional, respetuoso de candidatura del PRI en Morelia

Jesús Zambrano aseguró que “refrendamos la alianza con el PAN para llevar a Alfonso Martínez a la presidencia de Morelia”

Elecciones 2024

Continúan amenazas a candidatos del PRD en Michoacán, ahora en Tocumbo

El dirigente nacional del PRD dijo se han registrado amenazas por la candidatura de Tocumbo

Policiaca

Repunta violencia en Cuitzeo

Durante la presente semana se han registrado cuatro ejecuciones y un enfrentamiento