/ martes 6 de febrero de 2024

La Constitución Mexicana: Educación.

Este 5 de febrero conmemora el CLVII aniversario de la promulgación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPEUM), hecho que consumó la revolución de 1910 y dotó de estabilidad, visión y sentido a México.

Particularmente, en materia educativa, mucho se dicho, pero sigue siendo una de las heridas más dolorosas que no han terminado de generar justicia social en millones de mexicanos, particularmente, aquellos quienes nacieron, crecieron, envejecieron y fallecieron sin haber recibido la oportunidad de ejercer sus derechos educativos.

Un michoacano, el Gral. Francisco José Múgica Velázquez, fue quien encabezó la redacción del Artículo Tercero, el cual establece el derecho a la educación. En su momento, la CPEUM fue considerada sumamente vanguardista, aunque ya ha sufrido muchas modificaciones. Sin embargo, sus factores primordiales siguen inalterados.

Inaceptablemente, los esfuerzos que se han hecho por consagrar los derechos educativos de todos los mexicanos no han sido secundados por políticas públicas, presupuestos y acciones que los honren. Aquel precepto que buscaba “que se eduque por igual al hijo del labrador igual que al del más rico hacendado”, en los Sentimientos de la Nación de José María Teclo Morelos y Pavón, aún no se vive plenamente.

Un siglo después fue voluntad de la ciudadanía representada por los diputados constituyentes que, bajo el imperio de leyes justas y progresistas se desarrollase la vida de los mexicanos. Estamos lejos de alcanzar los ideales constituyentes, pero estamos mucho mejor ahora que sin ley, donde prevalecería la anarquía. Reivindicar la aspiración a la vivencia plena de los derechos humanos es inaplazable.

Por ello, es muy importante tener en cuenta las principales características de la educación nacional, todas consagradas en la CPEUM y en sus leyes reglamentarias. Veamos:

  1. La educación es un derecho humano, que debe de garantizar a todas las niñas, niños y jóvenes en México poder estar, aprender y participar en las escuelas, bajo las mejores condiciones posibles.
  2. La educación debe ser laica, libre de dogmatismos, de fanatismos, de ideologías -políticas, religiosas, electorales, racistas, narcoculturales, delincuenciales, etcétera-, de sectarismos, de pensamiento mágico y de todo intento por sesgar sus contenidos, planes y programas, prevaleciendo la cientificidad y la cultura cívica por encima de cualquier intento de manipulación de las conciencias en formación.
  3. La educación debe ser obligatoria, sin que medie razón o pretexto alguno para excluir a las niñas, niños y jóvenes de ejercer sus derechos educativos.
  4. La educación debe ser inclusiva, respondiendo a las necesidades de cada estudiante, especialmente a quienes se encuentran en riesgo de exclusión.
  5. La educación debe ser equitativa, donde debe de brindar todas las condiciones y apoyos necesarios para que las niñas, niños y jóvenes puedan tener acceso a la educación, sin importar su condición socioeconómica.
  6. La educación debe ser integral, velando por la formación de todas las dimensiones humanas de cada niña, niño y joven.
  7. La educación debe ser de excelencia, buscando sobresalir respecto a la versión previa de sí mismos, hasta alcanzar sus sueños, aspiraciones y desarrollarse plenamente.
  8. La educación debe ser democrática, debiendo ser un modelo de la sociedad futura e impulsando la cultura de la gobernanza desde las aulas.
  9. La educación debe ser nacional, sin que existan feudos, estados de excepción ni territorios fallidos donde este derecho no se ejerza.
  10. La educación debe ser científica, prevaleciendo el estado del arte, los avances investigativos de frontera y la actualización continua tanto de los contenidos programáticos como de las innovaciones pedagógicas que permitan la mejora continua de la educación nacional.
  11. La educación debe ser humanista, poniendo los derechos de las niñas, niños y jóvenes mexicanos al centro.
  12. La educación debe ser pluricultural, existiendo condiciones de apertura y relevancia al conocimiento, estimando la diversidad cultural, evitando discriminaciones e injusticias.
  13. La educación debe ser gratuita, sin que el ejercicio de este derecho humano coarte la economía familiar o constituya barrera alguna para recibir educación.
  14. La educación debe ser universal, sin discriminación ni excepción alguna deben de estar todas las niñas, niños y jóvenes en edad escolar recibiendo la educación básica.
  15. La educación que imparte el Estado mexicano debe ser pública, conjurando cualquier intento de exclusión o privatización del acceso a este derecho humano.
  16. La educación debe ser participativa, donde todos los estudiantes deben de ejercer ese derecho a convivir, a expresarse y a desarrollarse plenamente sin limitación alguna.
  17. La educación debe ser cooperativa, en donde estudiantes y maestros realicen actividades en donde alcancen objetivos comunes en conjunto.
  18. La educación debe ser solidaria, en un proceso permanente de generación de actitudes, conductas y valores de ayuda mutua y compromiso social, especialmente ante los más desfavorecidos.
  19. La educación debe ser sostenible, transmitiendo en los contenidos programáticos y en los hechos una visión de disponibilidad transgeneracional de los recursos ambientales y de respeto a la naturaleza.
  20. La educación debe ser pacífica, anteponiendo los valores cívicos y la cultura de la paz en la formación que reciben los estudiantes.

En suma, el Artículo Tercero es un pilar de la educación en México. Para mejorar la implementación de los derechos educativos es necesario hacer cumplir el estado de derecho, es decir, que lo que dice la CPEUM se obedezca. Así también, es indispensable incrementar el financiamiento para la educación, a la par que limpiarla de corrupción, mientras que es urgente mejorar la formación inicial y continua de los maestros, así como sus condiciones de trabajo, debiéndose también formular e implementar programas de apoyo para estudiantes en desventaja y sostener mecanismos continuos de mejora para la política pública educativa en México, que contribuyan a hacerla más inclusiva, garantizando la accesibilidad para todos e impulsando el aprendizaje de excelencia.

En suma, hay mucho por hacer aún para que las generaciones en formación ejerzan sus derechos, cerrando las heridas abiertas de centenares de millones de mexicanos que nacieron, crecieron, vivieron y fallecieron desde hace 107 años sin que pudiesen ejercer a cabalidad sus derechos educativos, lastrándoles de por vida. Es decir: hacer valer el derecho a la educación es honrar el compromiso de justicia social con las generaciones pasadas, presentes y futuras.


Sus comentarios son bienvenidos en eaviles@mexicanosprimero.org y en Twitter en @Erik_Aviles

*Doctor en ciencias del desarrollo regional y director fundador de Mexicanos Primero capítulo Michoacán, A.C.

Este 5 de febrero conmemora el CLVII aniversario de la promulgación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPEUM), hecho que consumó la revolución de 1910 y dotó de estabilidad, visión y sentido a México.

Particularmente, en materia educativa, mucho se dicho, pero sigue siendo una de las heridas más dolorosas que no han terminado de generar justicia social en millones de mexicanos, particularmente, aquellos quienes nacieron, crecieron, envejecieron y fallecieron sin haber recibido la oportunidad de ejercer sus derechos educativos.

Un michoacano, el Gral. Francisco José Múgica Velázquez, fue quien encabezó la redacción del Artículo Tercero, el cual establece el derecho a la educación. En su momento, la CPEUM fue considerada sumamente vanguardista, aunque ya ha sufrido muchas modificaciones. Sin embargo, sus factores primordiales siguen inalterados.

Inaceptablemente, los esfuerzos que se han hecho por consagrar los derechos educativos de todos los mexicanos no han sido secundados por políticas públicas, presupuestos y acciones que los honren. Aquel precepto que buscaba “que se eduque por igual al hijo del labrador igual que al del más rico hacendado”, en los Sentimientos de la Nación de José María Teclo Morelos y Pavón, aún no se vive plenamente.

Un siglo después fue voluntad de la ciudadanía representada por los diputados constituyentes que, bajo el imperio de leyes justas y progresistas se desarrollase la vida de los mexicanos. Estamos lejos de alcanzar los ideales constituyentes, pero estamos mucho mejor ahora que sin ley, donde prevalecería la anarquía. Reivindicar la aspiración a la vivencia plena de los derechos humanos es inaplazable.

Por ello, es muy importante tener en cuenta las principales características de la educación nacional, todas consagradas en la CPEUM y en sus leyes reglamentarias. Veamos:

  1. La educación es un derecho humano, que debe de garantizar a todas las niñas, niños y jóvenes en México poder estar, aprender y participar en las escuelas, bajo las mejores condiciones posibles.
  2. La educación debe ser laica, libre de dogmatismos, de fanatismos, de ideologías -políticas, religiosas, electorales, racistas, narcoculturales, delincuenciales, etcétera-, de sectarismos, de pensamiento mágico y de todo intento por sesgar sus contenidos, planes y programas, prevaleciendo la cientificidad y la cultura cívica por encima de cualquier intento de manipulación de las conciencias en formación.
  3. La educación debe ser obligatoria, sin que medie razón o pretexto alguno para excluir a las niñas, niños y jóvenes de ejercer sus derechos educativos.
  4. La educación debe ser inclusiva, respondiendo a las necesidades de cada estudiante, especialmente a quienes se encuentran en riesgo de exclusión.
  5. La educación debe ser equitativa, donde debe de brindar todas las condiciones y apoyos necesarios para que las niñas, niños y jóvenes puedan tener acceso a la educación, sin importar su condición socioeconómica.
  6. La educación debe ser integral, velando por la formación de todas las dimensiones humanas de cada niña, niño y joven.
  7. La educación debe ser de excelencia, buscando sobresalir respecto a la versión previa de sí mismos, hasta alcanzar sus sueños, aspiraciones y desarrollarse plenamente.
  8. La educación debe ser democrática, debiendo ser un modelo de la sociedad futura e impulsando la cultura de la gobernanza desde las aulas.
  9. La educación debe ser nacional, sin que existan feudos, estados de excepción ni territorios fallidos donde este derecho no se ejerza.
  10. La educación debe ser científica, prevaleciendo el estado del arte, los avances investigativos de frontera y la actualización continua tanto de los contenidos programáticos como de las innovaciones pedagógicas que permitan la mejora continua de la educación nacional.
  11. La educación debe ser humanista, poniendo los derechos de las niñas, niños y jóvenes mexicanos al centro.
  12. La educación debe ser pluricultural, existiendo condiciones de apertura y relevancia al conocimiento, estimando la diversidad cultural, evitando discriminaciones e injusticias.
  13. La educación debe ser gratuita, sin que el ejercicio de este derecho humano coarte la economía familiar o constituya barrera alguna para recibir educación.
  14. La educación debe ser universal, sin discriminación ni excepción alguna deben de estar todas las niñas, niños y jóvenes en edad escolar recibiendo la educación básica.
  15. La educación que imparte el Estado mexicano debe ser pública, conjurando cualquier intento de exclusión o privatización del acceso a este derecho humano.
  16. La educación debe ser participativa, donde todos los estudiantes deben de ejercer ese derecho a convivir, a expresarse y a desarrollarse plenamente sin limitación alguna.
  17. La educación debe ser cooperativa, en donde estudiantes y maestros realicen actividades en donde alcancen objetivos comunes en conjunto.
  18. La educación debe ser solidaria, en un proceso permanente de generación de actitudes, conductas y valores de ayuda mutua y compromiso social, especialmente ante los más desfavorecidos.
  19. La educación debe ser sostenible, transmitiendo en los contenidos programáticos y en los hechos una visión de disponibilidad transgeneracional de los recursos ambientales y de respeto a la naturaleza.
  20. La educación debe ser pacífica, anteponiendo los valores cívicos y la cultura de la paz en la formación que reciben los estudiantes.

En suma, el Artículo Tercero es un pilar de la educación en México. Para mejorar la implementación de los derechos educativos es necesario hacer cumplir el estado de derecho, es decir, que lo que dice la CPEUM se obedezca. Así también, es indispensable incrementar el financiamiento para la educación, a la par que limpiarla de corrupción, mientras que es urgente mejorar la formación inicial y continua de los maestros, así como sus condiciones de trabajo, debiéndose también formular e implementar programas de apoyo para estudiantes en desventaja y sostener mecanismos continuos de mejora para la política pública educativa en México, que contribuyan a hacerla más inclusiva, garantizando la accesibilidad para todos e impulsando el aprendizaje de excelencia.

En suma, hay mucho por hacer aún para que las generaciones en formación ejerzan sus derechos, cerrando las heridas abiertas de centenares de millones de mexicanos que nacieron, crecieron, vivieron y fallecieron desde hace 107 años sin que pudiesen ejercer a cabalidad sus derechos educativos, lastrándoles de por vida. Es decir: hacer valer el derecho a la educación es honrar el compromiso de justicia social con las generaciones pasadas, presentes y futuras.


Sus comentarios son bienvenidos en eaviles@mexicanosprimero.org y en Twitter en @Erik_Aviles

*Doctor en ciencias del desarrollo regional y director fundador de Mexicanos Primero capítulo Michoacán, A.C.

ÚLTIMASCOLUMNAS
lunes 19 de febrero de 2024

La amistad en la escuela

Hablemos de Michoacán

Horacio Erik Avilés Martínez

martes 06 de febrero de 2024

La Constitución Mexicana: Educación.

Hablemos de Michoacán

Horacio Erik Avilés Martínez

viernes 26 de enero de 2024

Educación: hay mucho por resolver.

Hablemos de Michoacán

Horacio Erik Avilés Martínez

viernes 19 de enero de 2024

Educar para una paz duradera

Hablemos de Michoacán

Horacio Erik Avilés Martínez

viernes 05 de enero de 2024

Seguridad Escolar: Asignatura pendiente

Hablemos de Michoacán

Horacio Erik Avilés Martínez

viernes 29 de diciembre de 2023

Tres retos educativos para 2024.

Hablemos de Michoacán

Horacio Erik Avilés Martínez

viernes 22 de diciembre de 2023

Presupuesto educativo: Inconsistencias.

Hablemos de Michoacán

Horacio Erik Avilés Martínez

lunes 18 de diciembre de 2023

Conozcamos la Nueva Escuela Mexicana

Hablemos de Michoacán

Horacio Erik Avilés Martínez

lunes 11 de diciembre de 2023

Consecuencias de la pérdida de aprendizajes

Hablemos de Michoacán

Horacio Erik Avilés Martínez

Cargar Más